15 nov. 2019

4 DÍAS EN LA REGIÓN DE OCCITANIA (FRANCIA)-CAPÍTULO IV - TOULOUSE-CARCASSONE-CANAL DU MIDI (LE SOMEIL)-TOULOUSE.


CAPÍTULO   IV - TOULOUSE-CARCASSONE-CANAL DU MIDI (LE SOMAIL)-TOULOUSE.


Página Principal
Capítulo III


Día 4º) Lunes 11/11/2019 

La visita de hoy era a la bonita ciudad medieval de Carcasona. Como hoy ya teníamos nuestro coche de alquiler salimos temprano. Rondarían las 08:30 cuando ya estábamos dejando Toulouse.


Hicimos una pequeña parada en el Port Saint Sauveur para ver un tramo del canal de Midi, canal más antiguo de toda Europa que todavía está en funcionamiento. Está considerado, desde el año 1996, Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Este lugar es uno de los puertos donde parten los barcos que se alquilan para realizar los cruceros fluviales a lo largo de todo el canal, viaje que haremos alguna vez con amigos.







Un poco más adelante en el Boulevard Griffoul Dorval vimos esta fachada de una casa con el lateral decorado.



De Toulouse a la Ciudadela de Carcasona, 95,5 km. 1h 12'


Llegando a Carcasona nos paramos para hacer una foto a la ciudadela completa, ya que cuanto más nos acercáramos menos visión del conjunto tendríamos.




La Ciudad Medieval, todavía habitada, está situada en la ribera derecha del río Aude, consta de 52 torres y 3 km. de murallas. Accesible de día y de noche por la Puerta Narbonesa y la Puerta del Aude, una gran parte de la ciudad se visita libremente.


La restauración llevada a cabo ha sido ejemplar, desde 1853 a 1911. Con ello han devuelto la silueta de la ciudadela real del s. XIII, con sus tejados puntiagudos de pizarra.


Aparcamos en el parking Cité P-0, justo enfrente de la Puerta Narbona. Era de pago, por cierto un poco caro. Llegamos a las 09:53 y nos marchamos a las 12:23 y nos costó 6,50€.

La Puerta Narbona, fue construida hacia 1280 bajo el reinado de Philippe III le Hardi, cuenta con dos enormes torres contrafuertes. Es la entrada principal de la Ciudadela  por el puente levadizo.

Puerta Narbonaise




Nada más llegar a esa puerta, en su lateral derecho, nos saluda una gran estatua del busto de Carca, aunque es una reproducción, porque el original se encuentra totalmente deteriorado.

Os cuento la historia que he leído, de a qué se debe el nombre de Carcasona porque me parece bastante interesante y simpática.

El emperador asedia Carcasona. El rey musulman, Ballak, murió y por consecuencia, lo sucede su esposa "Dama Carcás", la cual decide involucrarse en la batalla. 

Tras cinco años de asedio, el hambre vence a los últimos defensores. Sola, protegida por las murallas, Dama Carcás vigila; coloca muñecos de paja; lanza flechas de ballesta contra el ejercito sitiador para hacer creer que la guardia sigue siendo numerosa. 

En la ciudad, sólo queda un cochinillo y una ración de trigo para dar de comer a toda la población. Entonces Dama Carcás ceba al cochinillo con el resto de trigo y lo lanza desde lo alto de la muralla. 

Una vez llegado al suelo el cochinillo explota y desde sus tripas salen gran cantidad de cereales. En seguida, Carlomagno levantó el sitio ya inútil: ¡Carca-sona tenía tanto trigo que hasta los puercos se lo comían!. 

Antes de que desapareciera el gran ejercito, Dama Carcás hizo mandar a Carlomagno para hacer las paces. Hizo tocar las trompetas "Carca sonne" (Carca suena). Entonces el emperador volvió para recibir su juramento de fidelidad.











Liza o Palestra entre las murallas.








Cruzamos la Puerta y comenzamos nuestro recorrido por el interior de La Cité, siguiendo la via principal, Cros-Mayrevieille.


Esta calle llena de souvenires de cascos y armaduras medievales, de productos de alimentación típicos como dulces y miel, jabones, tiendas "violeta", etc. Asimismo diversos restaurantes ofrecen comidas típicas francesas de la región.


Subiendo la pequeña cuesta de esta calle, en el primer desvío a la derecha está ubicada la oficina de turismo, fue lo primero que visitamos para recopilar información, tanto de la ciudad medieval como de la ciudad nueva de Carcasone y la comarca para las visitas del día.


Nos fuimos directamente para ver el castillo. Hay que comprar la entrada que cuesta 9€ cada uno.

Puerta de acceso al castillo condal, en la parte izquierda de esta foto es donde está la taquilla  para venta de entradas.




Atravesamos el ancho foso  por un puente de piedra que da acceso al patio principal y por una puerta a la izquierda, se accede al interior.








Nos encontramos primero una enorme maqueta de la ciudadela y en el segundo piso por la gran escalera se entra la sala de proyección.

Un documental subtitulado "Sur les traces de la cité" explica durante 11 minutos la historia de la ciudadela.




Cuando salimos de la sala de proyección iniciamos el camino de ronda por la muralla oeste.


Galería que da acceso al patio del Mediodía.













Los Cadalsos o galerías de madera.


Otro lateral que da al patio principal.






En la primera planta del castillo, llegamos al Museo del Lapidario en el que se exponen estatuas, cruces de piedra y sarcófagos descubiertos en el área de la ciudad.

Sala de los Arcos







La Sala abovedada de la Torre del homenaje. Pinturas de finales del s. XII que representan un combate entre jinetes cristianos y sarracenos.




Sala Románica
Fuente de abluciones de mármol blanco del s. XII

Sala antigua
Sarcófago paleo-cristiano de mármol blanco del s. V. Diversas escenas bíblicas rodean el medallón donde aparece representada una pareja de difuntos.












Teatro de la Ciudad Fortificada, Jean Deschamps. Al fondo la Basílica de Saint Nazaire











Basílica de Saint Nazaire. Siglos XI - XIV. Es la "Joya del casco antiguo". Coexistencia entre los estilos románico y gótico, sus vidrieras son las más bonitas de la región del Midi.










Plaza de Auguste Pierre Pont






Seguimos paseando un poco más por sus serpenteantes callejuelas llenas de souvenires y tiendas de artesanía, con bastante más público que cuando llegamos, turistas en su mayoría. Me alegro de haberla visitado en noviembre porque según he leído esto en agosto parece una romería.

Nos fuimos para la animada Plaza Marcou a tomarnos una cerveza y descansar un rato.


Algunos de los souvenires



El tiempo que permanecimos en la Ciudad Medieval fue de unas dos horas y media aproximadamente. 


Tras pasar por el parking y recoger el coche nos dirigimos a la ciudad nueva de Carcasone que aunque ya nos habían dicho en la oficina de turismo de que además de no haber muchas cosas interesantes, era festivo y estaría todo cerrado, nos dirigimos allí.

Del parking Puerta Narbona al parking de la ciudad nueva, 2 km. 7'.

Para llegar se cruza el Puente Neuf, desde el centro de este se obtienen una bonitas vistas de la ciudad medieval pero ahí no se puede parar para hacer fotografías.


Precisamente por ser festivo no tuvimos ningún problema en aparcar en una pequeña placita llamada Eggenfelden, en pleno centro y gratis. Allí se encuentran Les Halles un mercado cubierto de los siglos XVII al XIX, por supuesto cerrado.


Nos dirigimos por la Rue de Albert Tomey hacia el Jardín André Chenier y delante de este vimos el Puerto y el Canal de Midí a su paso por esta ciudad.

Jardín Anmdré Chenier





Puerto de Carcasone y Canal de Midi





Sus calles son muy largas y estrechas, con manzanas totalmente cuadriculadas. Paseamos por algunas del casco antiguo, que efectivamente tal como nos habían comentado estaba todo cerrado y prácticamente sin nadie.


Llegamos a la Plaza Carnot, o antigua plaza de las hierbas, que sólo tenía de interés una bonita fuente y algunos edificios pintados de vivos colores.

Los martes, jueves y sábados puede que esté mucho más animada porque instalan allí un mercado de productos locales pero no tuvimos la suerte de verla en esas condiciones.

Como ya era la una del mediodía, aprovechamos que en la plaza había un restaurante abierto para comer.

Restaurante Meson Bor. Aunque era una confitería de venta de turrones y salón de té especialmente, también ponían comidas.Tomamos tres copas de vino y dos menús compuestos de sopa, muslo de pato y postre por 39,30€ los dos, en general bastante bien relación calidad-precio.




Después de comer tomamos por la Rue Courtejaire, donde se encuentra el teatro municipal hasta llegar a la Puerta de los Jacobinos realizada en 1778, situada sobre otra puerta que daba acceso a la Bastida fortificada y controlaba a las personas y el comercio. 

Es la única que se ha mantenido hasta nuestros días (pues la antigua Bastida tenía tres más).



Cruzando este portal llegamos a la amplia plaza del General De Gaulle.




De regreso hacia el aparcamiento pasamos por la plaza de l'Armistice y de la Capitulation Nazi, donde se encuentra la catedral de San Miguel, de los siglos XVI al XVIII, por supuesto estaba  cerrada.

En esta ciudad tienen dos catedrales, una en la ciudad medieval vieja y otra en la nueva, aunque esta en el año 1801 sustituyó a la Basílica de Sain-Nazaire como catedral de Carcasonna.


En esta plaza también se encuentra la pared con los nombres de los "enfants" muertos por las patria.





Sobre las 14:30 aproximadamente habíamos terminado de ver lo más importante de las dos Carcasonas, la cité y la ciudad nueva y como preguntamos en la oficina de turismo qué podíamos ver más interesante del canal de Midí, nos dijeron sin dudarlo: Le Somail, que es una pequeña aldea con un puerto que se encuentra a unos 50 km. al este de Carcasona, así que en unos 45' estábamos allí.




Al llegar a la aldea nos dirigimos al puerto porque a priori no vimos nada interesante y estaba tan solitaria que encima no podías preguntar a nadie. 

Ya en el puerto, lo cierto es que este sitio no me pareció tan maravilloso, dimos un paseo por el sendero pegado al canal que nos permitía ver los barcos atracados en la orilla, algunos barcos viviendas con sus geranios y todo, otra forma de vivir. 

Le Somail





No nos gustan las masificaciones excesivas pero también cuando te encuentras los sitios sin gente, ni comercios, ni museos, ni restaurantes abiertos, es un poco triste. Está claro que para visitar este sitio, la época ideal debe ser en verano.


















Fotografié todos los carteles para empaparme bien de las rutas y puertos para hacer algún día no muy lejano ya sea solos o con amigos, este bonito viaje de turismo alternativo más bucólico y relajante.









Sobre las 16:15 decidimos irnos para Toulouse y el primer tramo del camino hasta llegar a la autopista, eso si que fue una pasada, se unió la hora del día, la tranquilidad del sitio, los colores de otoño que disfrutamos en el coche de un paisaje espectacular, creo que al menos por deleitarnos de este momento nos mereció la pena llegar hasta allí.






Con un poquito más de tiempo hubiéramos llegado a Narbona, que tiene una impresionante Catedral, la abadía de Fontfroide o el bonito pueblo de Lagrasse, que estaban todos  muy cerca, pero eso lo dejaremos para un próximo viaje que seguro que haremos en un futuro no muy lejano pero de diferente manera, en crucero fluvial, nos han entrado muchas ganas de hacerlo,  después de haber visto estas pinceladas del canal de Midi.


El desplazamiento a Toulouse era de 1h 40' aproximadamente, 145 km. con un tramo de autopista de pago.

Llegamos a la ciudad tan cansados que aunque no era muy tarde y como anochece tan pronto en estos días, ya nos quedamos en el hotel y cenamos de nuestros víveres de reserva.

A la mañana siguiente teníamos que dejar el vehículo de alquiler a las 09:00 de la mañana y a pesar de haber salido con bastante tiempo, el tráfico en Toulouse es tremendo.

El buscar una gasolinera para dejar el depósito lleno, nos hizo perder aún más tiempo que llegamos con unos minutos de retraso y 2 km más del tope contratado.

La hora de entrega tenía 30 minutos de cortesía pero por los dos kms. nos pasaron un cargo de 0,58 ctms.

FIN DE NUESTRO VIAJE

Página Principal
Capítulo III