5/8/2010

CRUCERO POR EL MEDITERRÁNEO. CAPÍTULO VIII - EXCURSIONES: 4 - POMPEYA Y NÁPOLES

 
       


POMPEYA Y NÁPOLES - Miércoles 16.06.2010

A las 8:00 de la mañana llegábamos al Puerto de Nápoles, hoy desembarcábamos por la cubierta 4. Al bajar del barco nos dirigimos hacia el control de policía portuaria que se encuentra a unos 80 mts. a mano izquierda. De todos los puertos que desembarcamos éste era el más cercano a la ciudad, estaba justamente pegado al centro. Allí encontramos al guía esperándonos con el cartel.
Nos dirigimos al autobús que desde el Molo Berverello nos llevaría hasta Pompeya en 34' aproximadamente a unos 27 Kmts.


Pompeya fue una ciudad de la antigua Roma ubicada en la región de Campania. La violenta erupción del Vesubio en el año 79 d.c. hizo que quedara enterrada, aunque esta fue la segunda desgracia  que cayó en un corto espacio de tiempo sobre Pompeya. Anteriormente, en el año 62 un terremoto  hizo que sufriera bastantes daños.
Nada más bajarnos del autobús ya pudimos comprobar a que se debe el exquisito limonchelo oriundo de esa región italiana, que luego a la salida tuvimos la ocasión de degustar y también de comprar quien quiso, es por culpa de los gigantescos limones que da esa tierra, jamás había visto limones tan grandes, como podréis apreciar en la foto:
DSC_0348 348 – Gigantescos limones en Pompeya.

Entramos por Puerta Marina, intenté recoger el dinero de todo el grupo para sacar todas las entradas juntas y, suponía que tendría descuento de grupo, pero no fue así nos dijo el guía que no había ese tipo de descuentos (¿?) y después de abonar la entrada de 11 € y recoger nuestros auriculares que habíamos alquilado por 2 €, que por cierto vaya invento más bueno, fantástico, no tienes que estar pegado al guía, puedes ir a tu aire haciendo fotos y a la vez estás escuchando las explicaciones. Iniciamos nuestro pequeño recorrido de 1 h 45' aproximadamente de duración y digo pequeño con respecto a la inmensa extensión del recinto arqueológico y eso que aún no tienen toda la zona excavada, la zona que visitamos se encuentra en el cuadrante inferior izquierdo del mapa de abajo.
 
image

Menos mal que esta visita la hicimos a primera hora de la mañana ya que hacía un sol tremendo y casi todo el recorrido es al aire libre en descampado, suerte que llevaba el paraguas pequeño en el bolso (muy útil tanto para el agua como para el sol) y se hizo más llevadera la visita resguardándome de ese sol madrugador.
Aconsejo que quien la visite en verano lleve, paraguas, gorro, botella de agua y sobre todo protección solar principalmente aquellos que vayan con niños y recomiendo hagan su visita lo más temprano posible de la mañana.
Después de atravesar la vía Marina, comenzamos nuestro recorrido:
349 - Vía Marina
Cuadripórtico de los teatros:

Espacio porticado por sus cuatro costados, típico de los teatros griegos


356 - Columnas del cuadripórtico de los teatros I
357 - Columnas del cuadripórtico de los teatros II
360 - Columnas del cuadripórtico de los teatros III




Teatro Pequeño
El Teatro pequeño u odeón, fue construido en el 80 a.c. Estaba destinado a los espectáculos musicales y a recitar poesías. Según las inscripciones poseía una cubierta que le dotaba de una acústica excelente. Tenia una capacidad de 1.500.- espectadores.
363 - Teatro Pequeño I
364 - Teatro Pequeño II
372 - Teatro Pequeño III

















DSC_0367






Dejando fluir un poco la imaginación uno puede hacerse a la idea perfectamente de lo que fue la vida cotidiana en una pequeña ciudad romana del siglo I, las casas de la gente del pueblo, templos, mercados, talleres, termas, prostíbulos... te puedes hacer una idea de la vida de    aquella gente.

 






Sus calles:

366 - Calle pavimentada con piedras elevadas para que la corriente del agua permitiera pasar a los viandantes, es lo que actualmente conocemos como paso de cebra o de peatones
373 - Calle pavimentada de piedra  con hendiduras de los carros

DSC_0376
376 – Calle de Pompeya I

DSC_0378
378 – Calle de Pompeya II

DSC_0389

389 - Calle de Pompeya III

DSC_0391
391 – Calle de Pompeya IV

DSC_0374DSC_0387      









387 - Tuberías                                                        374 - Horno
                        
Lupanar:
El lupanar era el prostíbulo, el más importante de los numerosos burdeles que se encontraban en Pompeya, contiene frescos explícitos de las imágenes carnales que allí se ofrecían. Pequeño edificio de dos plantas, la de abajo era para las clases mas pobres y tenía cinco habitaciones con camas, la segunda planta destinada a las clases más acomodadas.
Se conservan los frescos de las paredes que representan motivos eróticos.

DSC_0380DSC_0381











380 y 381 – Fachada y cartel del Lupanar


DSC_0385385 –Cama del Lupanar

383 - Frescos del Lupanar
384 - Frescos del Lupanar
El Foro:
El foro era el centro cívico y el corazón de la vida comercial de Pompeya. Era un amplio espacio abierto con forma rectangular rodeado en tres de sus lados por una columnata y en el otro por el Templo de Júpiter, con varios edificios públicos importantes en torno a él. Desde él se pueden ver bonitas imágenes del Vesubio al fondo.
392 - Parte del foro con el Vesubio al fondo

393 – Foro II
DSC_0394
394 – Foro III
DSC_0396

396 Templo de Júpiter con el Vesubio al fondo

Apodipterium – Termas Estabianas:
Las termas Estabianas se encuentran en el cruce de la Vía Estabiana  y la de la Abundancia  y son las más antiguas de la ciudad, del siglo IV a. C. Estaban compuestas por una sección masculina y otra femenina. Tenía un sofisticado sistema de calefacción: el aire caliente circulaba bajo el piso y entre las paredes.
Tanto la sección masculina como la femenina estaba compuesta por una sala de vestir (apodyterium), una sala con piscina de agua fría (frigidarium), de una sala templada (tepidarium) y de una sala muy calefaccionada (calidarium), dotada de una bañera para agua caliente y de una fuente para abluciones con agua tibia. 
DSC_0402
402 - Detalles de las Termas I

DSC_0403        DSC_0405
403  y 405 - Detalles de las Termas II
 DSC_0406
 406 - Detalles de las Termas III

 DSC_0407
407 - Detalles de las Termas IV

DSC_0408
408 - Detalles de las Termas V

DSC_0410
410 - Detalles de las Termas VI

DSC_0413
413 - Mosaico en la puerta de entrada de la Casa del Poeta trágico, que representa un perro con la inscripción Cave Canem (cuidado con el perro).

La Casa de Pansa:

DSC_0417 La Casa de Pansa ocupa una manzana entera. El peristilo tenía dieciséis columnas jónicas que sostenían el piso superior.

DSC_0416










  




416  y 415 – La Casa de Pansa



DSC_0415
415 – La Casa de Pansa II


El Granero del Foro u Horrea:
Era el mercado de las frutas y verduras, foro Olitorio. Data del 62 y posiblemente no estaba terminado cuando se produjo la erupción. Actualmente se utiliza como almacén de los restos arqueológicos. 
La repentina erupción del volcán, junto con las emanaciones tóxicas cogieron desprevenidos a los habitantes de Pompeya . Algunas escenas de muerte han llegado a nosotros gracias al calcado en yeso efectuado por los arqueólogos como se puede apreciar en muchas de las figuras que se encuentran a modo de museo en el almacén, así como en el jardín de los fugitivos, lugar que no visitamos.
La técnica consistí­a en coger el “volumen” y la forma de los cuerpos pegando yeso lí­quido en los espacios dejados en la capa de cenizas por la descomposición de la carne. Tal técnica, aplicada en todo tipo de material descomponible, en particular la madera, ha permitido saber el cálculo de las puertas, ventanas y otras partes de las casas Pompeyanas.
419 - El Granero del Foro I














420 - El Granero del Foro II
421 - El Granero del Foro III
422 - El Granero del Foro IV
423 - El Granero del Foro V
424 - El Granero del Foro VI
426 - El Granero del Foro VII
427 - El Granero del Foro VIII
428 - El Granero del Foro IX

El Templo de Apolo:

Frente a la Basílica se encuentra el Templo de Apolo, el edificio religioso más importante de Pompeya. El culto al Dios Apolo importado de Grecia estaba muy difundido en la región de Campania.
DSC_0432-1


DSC_0429      DSC_0431 
   429- El Templo de Apolo (I)              431 - El Templo de Apolo (II)

DSC_0430         DSC_0435  
430 - El Templo de Apolo (III)         435 - El Templo de Apolo (IV)

DSC_0434
434 – Templo de Apolo (V)

La Basílica:

Es la sede de la administración de justicia, y junto con el Foro constituía el edificio más importante de la ciudad. Tenía cinco puertas que abrían hacia el Foro, que daban paso a tres naves internas.
DSC_0437
437 – La Basílica
Acabada nuestra visita a la ciudad renacida entre las cenizas nos dieron un poco de tiempo libre para compras (sólo en el hotel que había al lado), principalmente licores de limón propios de la tierra, así como para tomar algo para reponer los líquidos perdidos en nuestra caminata.
Nos fuimos para el autobús para emprender de nuevo camino a Nápoles

 NÁPOLES

Llegamos a Nápoles sobre las 12’15 del mediodía aproximadamente y enseguida pudimos comprobar lo caótico de la ciudad, desorganizada, su dinamismo, sin ley en el tráfico, obras, bullicio de la gente y motos, muchas motos.
La visita panorámica dejó mucho que desear, subimos por la vía de Victorio Enmanuel, continuamos por la de San Carlos hasta llegar a la Plaza Trieste e Trento, donde dimos la vuelta y bajamos por las mismas calles, todo ello sin apearnos del autobús. Menos mal que antes de volver para el puerto, a la altura del Castillo Nuovo hizo una parada para que se bajara quien quisiera, nosotros lo hicimos porque aún era temprano y lo que habíamos visto de Nápoles nos había sabido a poco, ni siquiera habíamos tomado fotografías. Sólo una pareja más hizo lo mismo, cosa que no entiendo pues el puerto estaba tan cerca que se podía ir caminando perfectamente.
Nápoles es hoy, con cerca de un millón de habitantes, la ciudad más grande del sur de Italia. En ella se conservan, a pesar de sismos y bombardeos sufridos, importantes testimonios de su milenaria historia. Es la capital de la región de Campania y de la provincia de Nápoles.
Su área metropolitana por el número de habitantes es la tercera del país, sólo superada por las de Milán y Roma. Por su riqueza histórico artística, cultural y gastronómica, la UNESCO llegó a declarar su centro histórico Patrimonio de la Humanidad.
Lo primero que vimos fue el Teatro de San Carlo a la izquierda, por fuera y enfrente, subiendo por la Vía de San Carlos, a la derecha nos encontramos con la puerta principal de la Galería Umberto I, muy parecida y del mismo estilo que de la Victorio Enmanuel de Milán construida  8 años más tarde.
Edificio grandioso inundado de luz formando una cruz con altos techos formados por una estructura de hierro acristalados con una cúpula central, típico de la época de su construcción, siglo XIX. Aparte del edificio en sí, no tiene otro atractivo más que muchas tiendas, restaurantes y bancos y el ir y venir de sus ciudadanos utilizándola como pasaje entre las cuatro calles por la que se tiene acceso, aunque no había demasiada gente. Sus suelos también son espectaculares. en el centro, en la cruceta un gran mosaico del zodiaco. 

                    Exterior e interior de la Galería Umberto I











DSC_0452
Plaza de Trieste e Trento

Abajo bocacalle de la Vía Toledo, una de las arterias principales de la ciudad y más famosa de la zona centro donde se encuentran las tiendas de los principales diseñadores. En ella también están ubicados edificios singulares como el Palacio Doria d’Angri, el Colona di Stigliano o la Iglesia Spirito Santo, pero no disponíamos de tanto tiempo para alejarnos y visitar estos monumentos.


De allí nos fuimos para la Plaza del Plebiscito, enorme plaza diáfana en forma de elipse, que actualmente utilizan para conciertos, manifestaciones e incluso óperas en Navidad. Custodiada en un lateral por la  Basílica de San Francisco de Paula y justamente enfrente el antiguo Palacio Real.


Basílica de San Francisco de Paula

La Basílica de San Francisco de Paula está ubicada en el centro de la parte curva de la plaza es una de las iglesias más características y famosa de Nápoles y la más importante de Italia del periodo neoclásico. No pudimos verla por dentro porque estaba cerrada.
El Palacio Real, iniciado en el año 1603 por el virrey de Nápoles, el Conde de Lemos en previsión de una posible visita del rey Felipe III de España a la ciudad que no llegó a hacer nunca. Actualmente desde 1919 alberga la Biblioteca Nacional. 

DSC_0454
Palacio Real, actualmente Biblioteca Nacional en la Plaza del Plebiscito

DSC_0453 DSC_0456

  DSC_0459
DSC_0458
Garitas que custodiaban la entrada de la puerta principal del Palacio Nacional
 DSC_0455
Desde la plaza del Plebiscito tomamos esta foto del Sovereing para que veáis lo cerca que está el Puerto

Como rondaba la hora del mediodía y hacía un calor tremendo, nos sentamos en el famoso Café Gambrinus en la esquina de la Plaza del Plebiscito con la de Trieste a tomar una cervecita. Uno de esos hermosos cafés de la vieja Europa donde se reunían los poetas, los intelectuales y los políticos locales a criticar al gobierno o escribir una novela. En su terraza a la par que descansábamos nos recreábamos en el bullicio de sus gentes, justo pudimos ver en ese rato una manifestación y una discusión por problemas de tráfico, increíble.

En el camino de regreso hacia el puerto nos paramos a contemplar nuestro último monumento en Nápoles, el Castillo Maschio Angioni, o más conocido como Castel Nuovo. 
Este castillo, imagen representativa de la ciudad de Nápoles por su fantástica ubicación enfrente del puerto, fue construido entre 1279 y 1282 por Carlos I de Anjou, posee cinco torres que son los puntos de unión de las gruesas murallas y un arco de triunfo de mármol. Después de verlo, por fuera, porque no daba tiempo a más y tirar las fotos de rigor, sorteando las obras del metro de la Plaza del Municipio nos dirigimos hacia el puerto para embarcar en nuestro Sovereing, que a las 17:00 hora zarpábamos.

DSC_0460



DSC_0461

Castillo Maschio Angioni o Castel Nuovo





2 comentarios:

Irene dijo...

Que gran aporte es este blog. Muchisimas gracias, es de lo mas util que he encontrado en internet para organizar mi crucero y las excursiones.

Un besazo!!!!

Anónimo dijo...

me encantó la persona que subió las fotos y sus comentarios, volví a vivir mi viaje que hice en el mes de sept 2011 a pompeya y nápoles, no cabe duda que nos falta vida para conocer tantos lugares lindos de italia.