7 may. 2010

CROACIA: Del 16 al 23/04/2010. CAP. IV

PARQUE NACIONAL "LAGOS DE PLITVICE" Y ZADAR. LUNES, 19-04-2010


Nos levantamos muy temprano y nos fuimos a tomar nuestro desayuno, ¡que decepción! no hay buffet. Una chica nos entrega una carta en inglés para que eligiéramos, dentro de lo entendible, pedimos un sandwich mixto que eran dos rebanadas de pan frío con zumo y café. El  mío me lo envuelven en papel de aluminio porque después de la opípara cena de la noche anterior no me quedó el estómago en condiciones para desayunar tan temprano.

Otro de los inconvenientes de este hotel es que como no hay nadie en la recepción, las llavesque son de las antiguas, no de tarjetas, las tienen en una tablilla en el mostrador y confían en la buena voluntad de las personas que cuando entren o salgan las dejen o tomen de la tablilla y aquí como estamos en el país de los chorizos no estamos acostumbrados a eso y por tanto me chocaba, cuando estaba fuera tenía la sensación de que alguien iba a entrar en la habitación. Bueno como fue sólo una noche y no nos alejamos...

Hacemos el Check-out en el hotel, 340 Kn (=47€) y nos dirigimos hacia el Parque.

Plitvice (Plitvicka Jezera en croata), es el segundo de los lugares que visitamos y que ha sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue inscrito en la lista del Patrimonio en 1979 en reconocimiento a su belleza natural y la producción ininterrumpida de travertino (toba) a través de la acción química y biológica.

"Travertino " es ese milagro que convierte el musgo en roca conforme el agua va depositando cal y cal.

Es un parque nacional que posee una extensión de 30.000 Has., es conocido como "el paraíso del agua", ya que cuenta con 16 lagos conectados unos a otros por corrientes de agua que forman cascadas


Viniendo de la parte de Rakovica, pasamos la 1ª entrada y llegamos hasta la 2ª, por pura casualidad nos hubiera dado igual una que otra.

Llegamos al parking y después de sacar el ticket (se paga por hora, 7 kn/hora), nos dijeron que la entrada estaba en el otro lado de la carretera, que se cruzaba a través de un puente peatonal y se compraban los tickets en el Hotel. ¿en el hotel? ¿en cual? había tres, vete a saber lo que nos dijo, eso fue lo que entendimos.

No veíamos ninguna indicación y tras preguntar  a unos chicos en una furgoneta, a unos turistas japoneses y en uno de los hoteles y después de andar un buen trecho hacia abajo, dimos con una casetilla de madera que por fin allí vendían los tickets.

La entrada cuesta 110 kn/persona, en el link que os pongo podéis ver otros precios y horarios en otras épocas el año.

Hay varias rutas la A (2-3 h), la B (3-4 h), la C (4-6 h) la K (6-8 h) y la G2 (3-4 h), esta información la he sacado de Internet porque le pedimos a la persona que nos atendió, un mapa o folleto informativo donde estuvieran bien explicadas cada una de estas rutas, pues no, no tenían nada, sólo en el ticket de la entrada había un pequeño planito, de tamaño minúsculo, como ya me he quejado antes. Después me he enterado que hay buenos planos del parque con explicaciones de las rutas pero están a la venta en el mostrador de las entradas aunque allí no me dijeron nada,o en las tiendas de souvenirs, aunque ni se me ocurrió entrar en una para comprarlo.

La chica nos aconsejó que hiciéramos la ruta C y nos indicó que cogiéramos un barco que había en a la bajada (P1), en Kozjak, el lago más grande y nos cruzaría al otro lado del lago (P2), pero al llegar a este, el piloto del barco nos aconsejó que mejor hiciéramos la ruta larga y tomáramos el barco que nos llevaba al P3, que tenía una duración de unos 20', con lo cual ya nos desviamos de lo que nos habían explicado antes y nos limitamos a dejarnos llevar por los carteles, creo que mezclamos las rutas porque había varios caminos que eran compartidos, pero al final nos daba igual, el caso era ver el parque, y creo que lo vimos si no en su totalidad, al menos un trozo bastante grande, fueron 5 horas las que permanecimos allí.





Al principio, recién cogido el barco, me desanimé un poco yo me decía ¿este es el parque que tiene tanta fama por su color del agua? como era por la mañana temprano y además estaba nublado, y no daba el reflejo del sol, el color del agua era gris no me llamó nada la atención, yo me decía: "espero que la cosa mejore si no...."  y vaya si mejoró, en cuando bajamos del barco y empezamos a caminar tuvimos los primeros impactos visuales, aguas, cascadas, vegetación caminos, pasarelas de madera, .... y según iba entrando el día y el sol iba saliendo, más brillaba el agua y más color verde adoptaban los lagos.




Después de dejarnos el barco en la P3, como había restaurante, baños, souvenirs, etc., aprovechamos para tomar café e iniciamos nuestra visita a pie por el margen derecho de los lagos. 







Después he sabido que el agua cambia de color de hora en hora y de orilla a orilla, dependiendo de muchos factores, como la cantidad de minerales y organismos de las profundidades, las lluvias, el musgo o el ángulo de luz, etc.




Había tramos en los que estaba bastante dificultoso el paso, incluso teníamos que meter los pies completamente en el agua, pero no fue largo y según ibas viendo las primeras aguas corriendo en cascadas, la vegetación dentro y fuera de los lagos y la paz y tranquilidad que se respiraba allí por la ausencia de turistas, más aventura parecía y menos cuenta se le echaba a estas pequeñeces comparado con la grandeza de lo que estábamos viendo. 








Accedimos por caminitos y puentes de madera por todo los rincones viendo los lagos inferiores, que aunque son más pequeños que los superiores, son impresionantes, hasta llegar a la gran cascada, el gran salto de 76 m. de caída libre, donde se forma el principio del río Korana, fantástica, está un poco escondida a la izquierda, hay que tener cuidado de no saltársela tuve que avisar a una pareja que ya estaban dando la vuelta.





 

Si toda aquella zona ya es bonita, según empiezas a subir y la ves desde lo alto, aún más, ahí aprecias bien ese color verde tan extraño en el agua y pudimos ver también un arco iris.




Continuamos por el camino alto hasta llegar al ST1 o  comienzo de la entrada nº 1 que también era la primera estación del bus "tren panorámico". Es un servicio gratuito, igual que el barco, está incluido dentro de la entrada al parque.

Tomamos el bus, que nos llevó a la otra punta del parque al ST4, uff durante un ratito se nos acabó la paz, ahí coincidimos con una excursión de instituto de adolescentes italianos, que ... bueno, luego dicen que los españoles somos escandalosos. Menos mal que acababan de llegar al parque estaban fresquitos, con la boca abierta de todo lo que iban viendo y se paraban mucho. Una foto aquí, otra foto allá y los pudimos adelantar, retomando la paz de la que disfrutábamos.








Seguimos caminando hacia abajo del parque, el recorrido nos lleva haciendo zig-zags por los pequeños lagos, separados entre sí por cascadas de todos los tamaños.

El parque se visita en dos tramos, o sea, la entrada estaba en la parte central más o menos, primero visitamos la parte de la derecha y donde nos dejó el bus comenzamos la parte de la izquierda, hasta llegar a la parte central de nuevo, que desde ahí tomamos otra vez el barco (P2), pero esta vez sólo para que nos cruzara a la otra orilla.






Mi pequeño homenaje al patito que se nos coló dentro del barco.



Creo que las fotos que pongo no necesitan pie con texto explicativo

Aquí dimos por terminada nuestra visita a Plitvice, plenamente satisfechos con lo que acabamos de ver, nos dirigimos al aparcamiento, pagamos nuestro ticket, 35 kn (=4,86€) por 5 horas de estancia y tomamos camino a Zadar.

Recorrido desde el P.N. de Plitvice a Zadar:  146  Kmts.



Ver mapa más grande

Durante 63,2 kmts, aproximadamente 1 hora circulamos por la ctra.1 hasta que enlazamos con la autopista A1/E65.
En un área de servicio de la autopista, paramos a comer en un self service. Tomamos 1 cerveza, una botella de agua y un plato de carne en salsa con arroz blanco cada uno, total 122 kn (16,26 €).
Dejamos la autopista  pagando un peaje de 20 kn (2,66 €) en la salida Zadar - Zapad, pero no recuerdo si era la 17 (Zadar 1) o la salida 18 (Zadar 2), como se suele decir, todos los caminos llegan a Roma, pues llegamos a Zadar, sin ningún problema, con nuestro GPS claro, llegamos a nuestro Hotel.


Hotel Bastión
Bedemi zadarskih pobuna, 13 ZADAR


Es un hotel de 4* en pleno centro histórico construído sobre una antigua fortaleza del s. XIII, Kastela, es el mejor hotel en el que hemos estado en Croacia,  estaba muy bien, sobre todo por su situación, frente al puerto y al lado del Paseo Marítimo y de todos los monumentos importantes de Zadar a los que se puede ir caminando. Nada más hacer el check-in en el hotel y subir las maletas, nos fuimos a visitar la ciudad.

Zadar es una ciudad de tamaño mediano que al igual que otros lugares de la costa como Dubrovnik, Trogir o Primosten por ejemplo, posee un casco antiguo fortificado y encajado en una lengua de tierra rodeada de mar.

Aunque no tienen el encanto de las otras por tener muchos edificios antiguos que han sido sustituidos por otros de nueva construcción. Aún así, es muy agradable pasear por su calles peatonales enlosadas de marmol blanco o tomar un café en una de sus muchas cafeterías de la calle Siroka o compar un recuerdito en los souvenirs de la calle Simuna Kozicika Benje, todas ellas con un buen ambiente tanto de gente local como de turistas, pero sobre todo lo que más me gustó fue su Paseo marítimo o Riva como lo llaman los lugareños, por tener dos de los monumentos más originales que he visto nunca.

Empezamos por el puerto viendo los dos sitios más emblemáticos y de la historia reciente de esa ciudad, como son el Órgano marino y el monumento al Sol.


El órgano marino Morske orgulj, en croata,  es el más grande del mundo, obra del arquitecto croata  Nikola Basic. Se trata de un paseo escalonado artísticamente, realizado con bloques de piedra blanca de la isla croata de Brac (la misma con que fue construida la Casa Blanca de Washington) Su mecanismo subterráneo contiene 35 tubos. El aire, presionado por el agua del mar que entra por el costado de las escaleras, produce acordes que inundan la ronda pública a través de agujeros verticales y suena de forma natural con el mar, con el vaivén de las olas y la entrada del agua y del viento en sus conductos.
(http://www.lacroacia.es/zadar)

Me pareció una auténtica maravilla y un remanso de paz y relajación con ese sonido. Aquí os pongo algunos links que he encontrado y pienso que son interesantes de personas que lo describen mucho mejor que yo por si tenéis más curiosidad en el tema.

El órgano marino de Zadar atrae a personas y ballenas

Varios links de fotos y vídeos



ÓRGANO MARINO
 




El  Saludo al Sol o Pozdrav Suncu en croata, más conocido como Monumento al sol,  es una obra de arte fotovoltaica que consiste en ocho círculos que simbolizan a los planetas del sistema solar, colocados en fila a continuación de uno grande que representa al sol.

Está compuesto de 300 paneles de vidrio de distintas capas colocados al mismo nivel que la ribera, es como una pequeña central eléctrica cuya energía almacenada durante el día emite diferentes colores en movimiento durante la noche, simulando la pista de una discoteca.

En el anillo que rodea al monumento al sol están inscritos los santos de Zadar titulares de actuales y antiguas iglesias, la declinación, altura del sol y duración de la energía solar en cada fecha.





Después del paseo marítimo, nos fuimos haciendo la ruta de sus monumentos.

El monasterio franciscano alberga la iglesia gótica más antigua de Dalmacia

Iglesia de San Francisco y Monasterio Franciscano 



La Catedral de Santa Anastasia, su fachada es el elemento más destacado del conjunto, fue erigida en el s. XIII con la misma influencia toscana que la Iglesia de San Crisógeno.

Catedral románica de Santa Anastasia








Iglesia bizantina de San  Donato

La Iglesia de San Donato  es el monumento más relevante de la ciudad  y en realidad está dedicada a la Santísima Trinidad. Sin embargo, se le conoce con el nombre de san Donato en honor al obispo Donato, de quien se cree que a principios del s. IX, erigió esta iglesia. Fue construida siguiendo los cánones de la tradición bizantina, a principios de la Edad Media. Tiene planta circular pero su apariencia original no ha sido conservada y en la actualidad tiene varios edificios anexados al mismo. Hoy se utiliza como Sala de Conciertos.


 Iglesia y Monasterio de Santa María


The City Sentinel (Gradska Straza) o Edificio de la Guardia Municipal en la Plaza Narodni


 Iglesia de San Simeón

 



La Plaza de los cinco pozos toma su nombre de los pozos que se encuentran perfectamente alineados en el centro. Hasta finales del siglo XIX abastecían una cisterna construída en el s. XVI en un antiguo foso.

Plaza de los cinco pozos



La Puerta de tierra firme, está formada por cuatro columnas que dejan paso a tres vanos: uno más ancho en el centro para el paso de los vehículos y uno más pequeño a cada lado para los peatones. En el arco central hay una estatua de San Crisógeno, uno de los patrones de la ciudad, por cierto, la Iglesia de San Crisógeno no pudimos verla por encontrarse en restauración. La puerta está rematada por el león alado de Venecia, ya que fue concebida por un veneciano, cuando estos decidieron reforzar el perímetro de la ciudad para protegerse contra incursiones turcas.

Puerta de Tierra                                                    Puerto pequeño "Fosa"
 















Después de dar algunos paseos más por la zona del casco histórico, decidimos irnos para el hotel porque ya estábamos muy cansados.

Ir a:  ITINERARIO / CAPÍTULO III / CAPÍTULO V


No hay comentarios: