25 dic. 2009

ARGENTINA: Nov-Dic/2009 - CAP. IX

DÍA 9º. LUNES -  30/11/09 - El Calafate



Me levanto pesadísima, me parece que la noche anterior me había comido un cordero entero en vez de una porción, incapaz de desayunar, me preparo (a escondidas, claro, porque eso no le gusta a ningún hotel) un pequeño bocadillo por si mejoraba a lo largo de la mañana.
Nos recogen a las 8:00 y emprendemos la ruta de 80 kmts. que separan el Perito Moreno de El calafate (el pueblo más cercano), ya la travesía nos anunciaba que iba a ser un día de impresiones. Por el camino, lindos paisajes de los Andes y el Lago Argentino, divisamos guanacos, cóndores, etc. Alguna parada técnica de toilette y la próxima “ta chan …..” a la vuelta de una curva, primera  imagen del Perito Moreno, yo creo que todo el malestar del estómago y de cabeza que llevaba, se me pasó de golpe, primera fotito, uff muchísimo frío y continuación hasta el embarcadero.Los catamaranes en los que se realiza la navegación son grandes, amplios y cómodos, con ventanas enormes desde las que se contempla perfectamente el paisaje. Dentro no se pasa frío. Fuera ya es otra cosa, pero es preferible estar fuera y pasar frío para no perderte el maravilloso espectáculo que tienes delante de los ojos.

Esta excursión era opcional, no recuerdo exactamente cuánto nos costó pero no era cara, no la teníamos incluida en nuestro circuito y nos pareció interesante hacerla para irnos con el avistaje de todas las caras del Perito Moreno, pero mañana descubriríamos que realmente esta excursión no merecía mucho la pena pues en la navegación todo glaciares del día siguiente divisábamos la cara Norte, ya que no se puede llegar a los glaciares Upsala y Onelli por los desprendimientos y prácticamente es casi igual.
Un poquito de información para ponernos al corriente:
El glaciar Perito Moreno debe su nombre al naturista y explorador argentino Perito Francisco Pascasio Moreno (1852-1819) quién entre otros méritos donó las tierras para la creación del primer P.N. de Argentina, sin embargo nunca conoció el glaciar que hoy lleva su nombre. El primer hombre blanco que avistó este glaciar fue Juan Tomás Rodgers, capitán inglés de la armada chilena en 1879, pero no fue hasta principios del siglo XX cuando empezó a ser conocido. Hay muchos glaciares en el planeta pero ninguno con las  características del Perito Moreno. Principalmente hay tres características que lo diferencia del resto: Acceso, estado y fenómeno de la ruptura.
Acceso: porque pocos glaciares del mundo tienen un acceso tan fácil como este que se puede caminar encima y está a 185 m. sobre el nivel del mar.
Estado: porque desde 1917 se encuentra estable, mantiene todas sus dimensiones, esto indica que la ganancia de nieve en su zona de acumulación, compensa a la que pierde en la zona de pérdida principalmente por derretimiento.
Ruptura: este fenómeno es tan espectacular como único desde 1940. El proceso de ruptura se inicia cuando el glaciar toca la península de Magallanes, aumentado el nivel del Brazo Rico del Lago Argentino.
Datos técnicos: Superficie, 254 Km2 – largo, 30 kms. – altura media de las paredes sobre el nivel del lago, 55 mts. – altura de las paredes bajo el nivel del lago, 120 mts.
Continúo pues. La excursión sale desde el embarcadero "Bajo de las Sombras", ubicado a 6 km del Mirador del Glaciar. Se navega en barco por el Brazo Rico del Lago Argentino, mientras se aprecian los témpanos de hielo provenientes del Glaciar.
Al llegar hasta el extremo sur del Canal de los Témpanos, el barco se ubica a una distancia prudencial de la pared del glaciar (aproximadamente a 200 metros), permitiendo contemplar los desprendimientos que se producen.
Fue alucinante, el barco era grande y estaba lleno de turistas y sólo se escuchaba un enorme silencio, quedamos mudos, con la boca abierta, impactados por lo que estábamos viendo y eso que lo mejor estaba por llegar. La duración de la excursión era de 1 hora y como el punto donde habíamos tomado el barco estaba cerca, casi todo el tiempo nos lo llevamos delante del Perito Moreno, el barco giraba continuamente para que todo el mundo tuviera la oportunidad de contemplarlo desde su situación.
Acabado nuestro pequeño crucerito, de nuevo en el microbús, 6 kmts. más y llegamos a la explanada donde comienza el tour a pie. Estaba empezando a nevar, por suerte no se llegó a poner el suelo blanco pero luego abrió el día y entre tanta ropa y las caminatas, llegamos a tener incluso calor.  Allí hay un restaurante donde previamente nos compramos unos bocatas por si nos entusiasmábamos con el paisaje y no nos quedaba tiempo para volver al mismo y comer antes de que nos recogieran.
Hay una excursión opcional, que toda la gente que la ha hecho ha venido encantada pero a Jose no le apetecía demasiado, es un  minitrekking caminando con grampones por la nieve del mismísimo Perito Moreno, es de 2 horas de duración. A mi se me ha quedado la espinita de no hacer esta excursión, pero bueno algo se tiene que quedar siempre pendiente para una próxima visita, ese tiempo lo aprovechamos para contemplar más tiempo el Perito y hacer el recorrido completo de las pasarelas.Era algo cara, rondaba los 400 ppp ( =71,42 €).
Había dos rutas a seguir, hacia la derecha, que  fue la que tomamos primero, mucho más cómoda y creo que más corta, después pudimos apreciar que también la más bonita pues se divisaba el glaciar durante más tiempo y era todo en descenso. Era una locura, no parábamos de hacer fotos, todas tan similares, como si plasmándolo en muchas fotos pudiera perdurar más el recuerdo con el tiempo, ahora aquí, ahora allí, ahora ponte tú, ahora me pongo yo, aquél trozo que se va a caer, mira aquel puentecito, escucha el crujido…… Al terminar esta ruta hay un servicio gratuito de microbuses que te lleva de nuevo al punto de partida, este detalle tenemos que agradecérselo a nuestra guía, pues nos encontramos con mucha gente de otras excursiones que desconocía este servicio.

Una vez allí iniciamos la segunda ruta, la de la izquierda, no deja de ser una maravilla, pero es algo más cansada, tiene muchas más subidas y bajadas, aunque las pasarelas son anchas y cómodas de andar.

Siendo un sitio tan turístico, yo me esperaba muchísima gente y que habría tortas para tirar una foto en algún punto estratégico, pero no era así, aunque sí había mucha gente pero como había kilómetros de pasarelas la gente no se concentraba ni se agolpaba en un solo sitio estaba muy repartida y en cuanto al punto estratégico para la foto, daba igual, cualquier punto era maravilloso y se divisaba bien desde cualquier parte..
Bueno, bueno fue alucinante no se puede uno imaginar cómo es hasta que no lo tiene delante, yo creo que hasta ahora es el fenómeno natural más impactante que he visto en mi vida. Creo que el sueño de todo turista que visita el glaciar, incluyéndonos nosotros los primeros, es ver caer algunos de los puentes que se forman al chocar el glaciar con la península y pasar el agua por debajo, pero claro eso sería una suerte bárbara que sólo unos pocos lo pueden disfrutar, de hecho la última vez que ocurrió creo que fue en 2006. Pero nos tuvimos que conformar con la caída de algunos trozos más pequeños, no sé con qué frecuencia caen, evidentemente no es matemático, supongo que dependerá de tantas cosas, la temperatura, los vientos, …pero hoy sí que hemos tenido la suerte de ver caer dos o tres trozos de nieve compactada llamados témpanos que luego se quedan flotando a todo lo largo del Lago Argentino durante bastante tiempo, uno de ellos de un tamaño considerable, eso sí que impresiona sobre todo por el ruido, el estruendo que suena al desprenderse avisa y llama la atención antes de caer al agua.
Nos hicimos el recorrido completo, salvo el pequeño tramo del  sendero del bosque que era interior y no teníamos mucho interés ya que no se divisaba el glaciar, cuando terminamos, nos sentamos delante del Perito en uno de los bancos habilitados para ello a tomarnos el bocata que habíamos tenido la precaución de traernos, así disfrutamos un rato más de esa maravillosa vista que se ha grabado a fuego en mi retina y que no puedo, ni quiero, ni debo olvidar.
Estaríamos de vuelta en El Calafate aproximadamente sobre las 16:30 y teniendo en cuenta lo tarde que anochece, aprovechamos para decirle a la guía que llamara a la oficina a ver si quedaban plazas para unirnos a una excursión que comenzaba a las 18:00 horas. Suerte que quedaban libres algunas,  con lo cual nos recogerían a dicha hora en el hotel. Mientras tanto aprovechamos para dar un paseo por la calle Libertador o calle comercial principal.
La excursión se llama “El balcón de Calafate” nos costó 160 ppp (=28,57 €) y es de 3 horas de duración y un recorrido de 15 kmts. Llegaron a recogernos con un camión especial todo terreno, un estilo a los que hay en Doñana y  comienza la aventura… subidas y bajadas por las montañas, llegando a ascenderse hasta 1100 mts. sobre el nivel del mar y alcanzamos  lugares de acceso imposible para otros medios de transporte, por la cara Este del Cordón Huyliche y llegamos hasta las terrazas naturales desde donde se domina unas vistas panorámicas del Calafate, Lago Argentino y los cerros Fit Roy en Chaltén y Torre. Luego llegamos al laberinto de piedras az Anita formación del cretácico de 85 millones de años.


Hicimos tres  paradas, la primera en uno de los puntos más altos con la panorámica al fondo del Lago Argentino y El Calafate, uff que frío hacía allí íbamos a volar con el viento pero el cielo estaba azul y el sol fuera, preciosa estampa. La segunda parada fue para caminar entre las piedras formaciones geológicas con unas formas muy raras y no tan raras según la imaginación de cada uno, llegamos andando hasta una zona donde tenían unas carpas-iglúes y nos estaban esperando para darnos café, té o chocolate calentito con madalenas, fue un puntazo, entre el frío que hacía y el iglú parecía que estábamos en el Polo Norte.
Continuamos  un poco más adelante con el todoterreno hasta la tercera y última parada para ver la piedra de los sombreros, una especie de sombreros mejicanos, (tapatíos) en unas rocas, formados por tener gran abundancia de hierro y al ser las rocas porosas, la erosión va eliminando la arenisca de las mismas quedando al descubierto el hierro, caprichosas formas de la naturaleza. La bajada fue mucho más impresionante que la subida, había algunas pendientes impresionantes, nos comentó el guía, Carlos, muy guapo y simpático dicho sea de paso, que hubo momentos en que la pendiente era de 45º, fue divertidísimo, esta excursión que nosotros hicimos por llenar unas horas de la tarde aburridas, lo pasamos estupendamente y vimos cosas muy originales, se la recomiendo a todo el mundo que pueda y tenga tiempo de hacerla.

 A la vuelta de la excursión, nos dejaron en el centro y nos dispusimos a buscar un restaurante para cenar, al final nos metimos en una pizzería llamada" La Lechuza" en Avda. Libertador, 1301 esquina con 1º de Mayo http://www.lalechuzapizzas.com.ar/home.swf   
No fue muy buen acierto, la pizza, regular (de 4 raciones), una ensalada que tampoco estaba para tirar cohetes y 2 cervezas, 90 pesos (=16 €). Como nos cogió hora punta tardaron en servir y venir a cobrar, las mesas excesivamente juntas sin ninguna intimidad. Regreso al hotel que estaba cerca y a la cama pronto que mañana tocaba otro buen madrugón.


Ir a página Inicio
Ir a capítulo anterior: Capítulo VIII - Ushuaia-El Calafate
Ir a capítulo siguiente: Capítulo X - El Calafate II

2 comentarios:

xximo dijo...

Gracias por tu relato, es muy completo y descriptivo.
Este viaje lo tenemos pendiente y de tu relato salen muchas referencias.
He conocido tu blog por un hilo de Los Viajeros-Cruceros.
Hace poco hicimos un crucero por primera vez y coincidimos en tus opinones en bastantes puntos.
Saludos.
http://web.mac.com/xximo

Marina Pascale dijo...

la verdad es que es un diario impecable. Soy argentina y realmente me ha emocionado hasta las lágrimas!
Espero que sigas viajando tal cmo lo haces, esperoo yo hacerlo algún día.
Muchos saludos
Marina Pascale