19 dic. 2009

ARGENTINA: Nov-Dic/2009 - CAP. VI


DÍA 6º. VIERNES -  27/11/09 – Puerto Madryn - Ushuaia


Último desayuno en Hotel Tolosa y vuelta a preparar maletas para hacer el check-out, que por cierto, aquí en Argentina es a las 10,00 de la mañana y dejarlas en recepción hasta por la tarde que nos fuéramos.
Fuimos a cambiar dinero, cerca del Hotel había un Banco de la Patagonia, como nuestros guías nos habían dicho No a las casas de cambio pero al Banco de la Nación o a cualquier otro, pues este, que estaba cerca del hotel y el cambio nos lo hicieron a 5,50 menos comisión, total a 5,48, pensamos, que mala pata ha bajado en dos días ha estado hasta 5,78, pero después lo cotejamos con otros compañeros de viaje que habían cambiado el mismo día en un Banco de la Nación y estaba más alto, así que ya sabéis.
Cuando terminamos, nos salimos a la puerta del hotel y media hora antes ya estaba allí esperándonos, Vicente, nuestro chofer-guía, un tour para nosotros solos.
Iniciamos nuestra excursión tomando hacia el sur de la ciudad por el Boulevard Almirante Guillermo Brown, pasamos por la zona de alto standing de Puerto Madryn, el único hotel de 5* de la provincia de Chubut, “Rayentray”, casi al final de la avenida se encuentra la zona de Punta Cuevas, base del primer asentamiento galés de Chubut, a sólo unos metros y tomando la subida del boulevard está el monumento al indio Tehuelche desde donde se puede apreciar una bonita vista panorámica del Golfo Nuevo y de la ciudad con sus playas y muelles. Un poco más adelante pasamos por el Ecocentro de la ciudad de Puerto Madryn dedicado a la interpretación de los sistemas marinos . 
Continuamos el camino hacia el sur, unos 14 km. de ripio y después de abonar la entrada al Área Protegida Punta Loma (25 pesos por persona = 4,50 €), se accede a un mirador emplazado con vistas sobre el Golfo Nuevo desde donde se observa el apostadero de cerca de 600 lobos marinos de un pelo, se ven bastante cerca solo que un poco alto, suerte que siempre van con nosotros los prismáticos y podemos afinar los detalles.
Nuestro guía, Vicente, nos explica cuanto conoce de estos mamíferos y disfruta haciéndolo como cada persona de la zona orgulloso de tener una fauna única en el mundo. Peculiar la historia de estos animales, cosas de la naturaleza, nos quedamos allí un buen rato observando la actuación de los lobos, el macho dominante, la hembra y sus crías.
Los machos de color pardo oscuro, a diferencia de las hembras poseen melena y alcanzan unos 2,50 mts. y 350 kgs. de peso. En noviembre comienza la época de reporducción y es cuando los machos se pelearán para formar su harén y aparearse, entonces algunos lobos se trasladan al apostadero de Puerto Pirámides. Después de pasar allí un rato mirándolos y ellos tan tranquilamente tumbados al sol sin ni siquiera percatarse de nuestra visita, tomamos rumbo de vuelta para hacer alguna parada más adelante.
También había una colonia fija de cormoranes, la verdad es que estoy descubriendo animales que en mi vida había oído nombrar, claro porque no soy aficionada a los documentales de la 2, creo que por la hora que los ponen a la mayoría sólo nos ayuda a dormir la siesta, pero esto es diferente, verlos en vivo y en directo, en libertad. Creo que a partir de ahora veré más documentales de animales.

 
Como era muy tempranito teníamos el mirador para nosotros solos, a la vuelta nos encontramos un autobús de dos plantas que estaba llegando, cargado de turistas. ¡Menuda suerte! no hay cosa que me de más coraje que llegar a un sitio lleno de gente y sobre todo si son españoles que se les escucha a leguas, rompiendo la paz del momento y del entorno. Que razón tiene quién inventó el refrán de "quién madruga Dios le ayuda".
Por el camino vimos uno de los muchos altares que hay en toda Argentina dedicados al "Gauchito Gil " o a la "Difunta Correa"  o a los dos juntos como en este caso,y paramos para fotografiarlos. Ambos son personas muy veneradas en todo el país, yo diría que los consideran casi santos por los muchos "milagros" que dicen que han hecho. Ambos murieron de forma trágica y en sus lugares de origen les tienen hecho sendos santuarios a los que acuden muchos peregrinos y en todas las carreteras del país le tienen muchos altares del tipo que muestro en las fotos. Las historias que nos contaron nuestros guías son muy interesantes, todos los países tienen sus creencias  y son tan respetables como otras cualquieras. Pongo aquí algunos enlaces por si alguien está interesado en profundizar en alguna de las historias.


Hicimos otra parada en la Playa de Paraná, magnífica, playa de aguas muy transparentes. A unos 300 mts. de la orilla se encuentran hundidos los restos del pesquero "Folias", es un barco que se hundió en los años 80 después de un incendio. En bajamar puede apreciarse muy bien. Por la erosión de las olas se encuentra muy deteriorado, con gran riesgo para los buzos, pero es muy solicitado por estos a través de la escuela de buceo por la cantidad de vida que tienen pegada, hábitat natural de los peces .De hecho, cuando nosotros estuvimos allí había muchos buzos acomodándose sus gruesos trajes de neopremo, por ser en esta época las aguas muy frías, para disponerse a hacer sus inmersiones y otros que ya se encontraban en la barca para sugmergirse al lado del Folias. Me llamó muchísimo la atención que a pesar de no estar lejos de Puerto Madryn, cuando te encuentras en la playa de Paraná, mires a donde mires, derecha o izquierda y pierdes la vista en el horizonte sin divisar nada de civilización y me refiero a nada urbanizado, ni una pequeña casa en los alrededores, afortunadamente por allí aún no ha llegado el soborno a los políticos ni el boom inmobiliario, hasta que empiecen a explotarlo para el turismo.
Prácticamente ya había concluído nuestro tour con Vicente de aproximadamente 1 hora y media de duración. Se ofreció dejarnos donde quisiéramos y aprovechamos que lo hiciera en el muelle Viejo actualmente llamado del "Comandante Luis Piedrabuena", lo recorrimos muy tranquilamente pues teníamos todo el tiempo del mundo hasta por la tarde que nos nos recogían ...queríamos ver los barcos allí atracados y divisar otra perspectiva de Puerto Madryn. Aquí desembarcan durante todo el año los cruceros que visitan la ciudad de Puerto Madryn.

A continuación entramos en una cafetería de la cadena de HAVANNA, concretamente en la de C/. 28 de Julio con Avda. Roca, franquicia que está en todas partes de Argentina y famosa por sus alfajores, nos tomamos 2 cafés sólos más 3 coronitas (bombones de chocolate rellenos de dulce de leche) más un alfajor de chocolate, todo ello superbien presentado con una galletita de regalo y su pequeño vasito de agua con gas (aquí por defecto es el agua que ponen si la quieren sin gas hay que decirlo expresamente). Todo ello 19 pesos (3,40 €).
Después paseamos por el centro comercial que hay justo al lado y más concretamente entramos en una tieda de pieles llamada "Corium" e hicimos algunas compras, un cinturón de vaca y otro de carpincho, una cartera de piel de vaca, 2 portabilletes de viaje... no puedo decir los precios porque algunas de las cosas compradas fueron para regalos pero os puedo asegurar que los mismos cinturones los ví más adelante en Ushuaia y en Calafate mucho más caros.

Seguimos paseando por las calles de Puerto Madryn, calles anchas de un sólo sentido con grandes aceras y edificios que en su mayoría no pasaban de dos plantas y nos sentamos en la plaza de San Martín, con una gran arboleda, la iglesia y edificaciones antiguas. Teníamos que hacer tiempo hasta las 17'30 hora en que nos recogerían para llevarnos al aeropuerto de Trelew para tomar el vuelo de Ushuaia.
Levantados desde tan temprano, el día se hacía un poquito largo porque Puerto Madryn no tiene mucho más que ver, pero en fín eso es lo que ocurre con los circuitos, pero principalmete el no tener muchas opciones de vuelos, o tomábamos el de las 7'00 de la tarde o el de las 7'00 e la mañana, o juan o juanillo, optamos por el de la tarde y nos faltó tiempo en Ushuaia y si hubiéramos optado por el de la mañana nos lo hubiera faltado en Puerto Madryn y nos perderíamos la excursión de la mañana que ha merecido muy mucho la pena.

Fuimos a comer a un restaurante recomendado por un valenciano que coincidió con nosotros en la excursión de Punta Tombo, posteriormente también nos lo recomendó Vicente. Se llama "Restaurante Los Colonos", Avda. J.A. Roca y Alfonsina Storni.
Tel 02965-458486
Es bonito, todo de madera y tiene forma de barco, además tranquilo, bueno supongo que es porque era un día de diario a medio día. Comimos una especie de ensalada de mariscos en escabeche para compartir muy rica, dos abadejos grillé con verduras que estaban ideales, me atrevería a decir que casi más buenas que el pescado y una botella de vino blanco "Postales del fin del mundo", la verdad es que es un nombre un poquito raro para un vino, hace suponer sea oriundo de Ushuaia, un postre para compartir y una botella de agua, todo ello por 158 pesos = 28 €.
Caminando la Avda. de Roca adelante llegamos hasta el "Bonafide", una cafetería especialistas en distintos cafés  con una amplia carta, tipo al Café de Indias. Pedí para no cometer el mismo error de BB.AA., un jarrito le llaman ellos que es una especie de tacita pequeña, café doble pero descafeinado. Pienso que en Argentina aún no le han cogido el punto a los descafeinados, prácticamente era agua sucia. Bueno quiero pensar que yo no di todavía con la forma de pedirlo, probablemente acierte en el tercer intento. Todo ello fue servido con un cuenco de pequeñas galletitas de almendras amargas y el vasito pequeño de agua con gas que pedí me cambiaran a sin gas.
De allí nos fuimos despacio hacia el hotel haciendo tiempo hasta que nos recogieran, un poquito de Internet y a las 17:30 estaban llegando a por nosostros.

Cuando íbamos en el coche camino del aeropuerto de Trelew, llamaron por teléfono al chofer y les dicen que nos hemos dejado una campera en el hotel ¿nosotros? No ¿una campera? No, pero claro,  cuando descubrimos que la famosa campera es mi anorak reversible verde y beig, me quiero echar a morir, todo no podía salir perfecto, estábamos casi llegando y no daba tiempo de rehacer los 60 kmts. que separan el aeropuerto de Puerto Madryn. En contacto telefónico con la agencia barajamos la posibilidad de enviar un remis (una especie de taxi no oficial para viajes concertados)y que nos la llevara al aeropuerto pero no daba tiempo aunque me cobraran unos 150 pesos pero tenía eso o morirme de frío ¡que putada!y precisamente me había olviado del anorak cuando me desplazaba a la zona de frío del país. Como sólo íbamos a estar un día en Ushuaia la agencia se ofreció a enviarlo a El Calafate (siguiente destino en dos días), ese día me pondría toda al ropa de interior que pudiera y me apañaría con el polar de Jose, menos mal que la tendría para los glaciares.
Bueno, llegamos al aeropuerto y nos dicen que por tormentas en BB.AA. el avión lleva una hora de retraso ¡me cahis! hubiera tenido tiempo de que me trajeran mi anorak. Pues nada, a pagar las tasas de embarque 17,55 pesos por persona y a esperar. Esta espera tampoco se hizo muy larga pues estuvimos charlando con Iker e Itziar, una parejita de vascos que iban de viaje de novios y habíamos coincidido en la excursiones del circuito desde que llegamos a Puerto Madryn. Eran muy agradables pero como eran bastante más jóvenes que nosotros y ademas estaban de luna de miel, no quisimos pegarnos a ellos, queríamos dejarlos a su aire, sólo charlábamos cuando se apegaban a nosotros.
Salimos definitivamente a las 20:40 con 1 h 20' de retraso.
Vuelo Trelew – Ushuaia. (Aeropuerto Malvinas)
Aerolíneas Argentinas AR2810 (Operado por Austral Líneas). Avión MC Donnell Douglas MD-88. Incluye "comida ligera", que dadas las horas que llegamos al Hotel, sirvió de cena. Asientos 7D y 7E.
Lo primero que me llamó la atención al llegar a Ushuaia es que a pesar de ocultarse el sol minutos antes de aterrizar, no acababa de anocher seguía habiendo claridad y eran aproximadamente las 23 horas, acabábamos de llegar a la ciudad más austral del mundo.


Hotel Los Naranjos. San Martín 1446 - 9410 Ushuaia. Tel: 91 275 4915
Distancia desde Aeropuerto hasta este Hotel: 5 Kmts. Aproximadamente 15 minutos.
Llegada al hotel, pintoresco, con los techos de pizarra negra a dos aguas, típico de una ciudad de nieve. Nos dan la 5ª planta, pero claro, no da a la bahía, da a la montaña,  nuestras ventanas dan a la calle principal, C/. San Martín, al menos podíamos contemplar los picos nevados.
La habitación es pequeña, sin minibar (tuvimos que pedir una botella de agua), eso sí, el personal muy amable,  sin armario, falta de muebles para poner cosas, todo en el suelo, cuarto de baño diminuto y la calefacción excesivamente alta, pero creo que iba con la luz del baño, al apagarla se desconectaba, con lo cual a medianoche un poco de frío. Ruidosa por el paso de gente y coches por la C/. San Martín, al ser la calle principal y también por el ascendosr del propio edificio. 
Al fin y al cabo nos daba igual, sólo iban a ser dos noches y estábamos tan cansados que caímos rendidos, a las 6'45 sonaba el reloj al día siguiente.


Ir a página de Inicio
Ir al Capítulo anterior: Capítulo V - Puerto Madryn
Ir al Capítulo siguiente: Capítulo VII - Ushuaia
 
 


No hay comentarios: