21 dic. 2009

ARGENTINA: Nov-Dic/2009 - CAP. VII


DÍA 7º. SÁBADO-  28/11/09 – Ushuaia
javascript:void(0)

Nuestro primer desayuno en Hotel Los Naranjos. Bueno normal, nada de salados, pero no estaba mal.
A las 08:10 nos recogen en un bus que, al ser los primeros, nos toca hacer el tour por todos los hoteles de Ushuaia recogiendo gente.

Vista de Los Andes nevados en Ushuaia desde la ventana de nuestra habitación en Hotel Los Naranjos
Por fin ya estamos todos y emprendemos la ruta hacia el Parque Nacional Tierra del Fuego. Primero vamos viendo casitas individuales de madera, la constrtucción típica de una ciudad de nieve, de hecho la calle San Martín de Ushuaia así como las montañas nevadas al fondo me recordaban mucho a Andorra. Desde el puerto, por la Avda. Maipú, hacia el Suroeste por la Ruta Nacional nº 3, se llega a las afueras de la ciudad hasta llegar a las faldas del monte Susana, donde se encuentra la estación del Ferrocarril Austral Fueguino, a 8 kmts. de la ciudad de Ushuaia.

Llegamos a la estación del Tren del Fin del Mundo. Yo había leído en los foros que no me aconsejaban tomar este tren porque era típicamente turístico ¿y nosostros que somos?, bueno en primer lugar intenté negarme, pero al guía que nos tocó hoy, que no me acuerdo ni de su nombre, parece que no le hizo mucha gracia y la alternativa que nos daba era irnos con el autobús hasta la parada final (porque el tiket del tren era sólo de ida) y esperar allí a que llegaran los que sí tomaban el tren, al final accedimos sin demasiada ilusión, pero no nos arrepentimos, nos gustó mucho el viaje.


Ya nada más que ver el tren , que era bastante bonito y pintoresco, con su pitido al salir y echando el humo, te transportaba al principio del siglo pasado cuando trasladaba a los presos. Es de vía estrecha y sus locomotoras a vapor son rojas y verdes, y los asientos estaban tapizados de pana con el revestimiento de madera.
El ferrocarril austral fueguino está funcionando ininterrumpidamente desde el 11 de octubre de 1994.
Vista del Río Pipo desde el tren del Fin del Mundo
En la estación del fin del mundo, a tope de turistas, sacamos el tiket, nos costó 90 pesos por persona (=16€)  y nos subimos al tren y rondando las 9:30 de la mañana, nada más tocar el silbato partimos hacia la aventura que nos haría revivir a los presos que transportaban la leña, piedras y arena. El recorrido transita por los último 7 kmts. de los 25 que tenía el trazado original que iba desde la Prisión Nacional en Ushuaia al bosque.

Los paisajes eran de una auténtica postal, íbamos dejando atrás las montañas nevadas, el río Pipo hasta llegar en unos 10 minutos a la Estación Macarena, un lugar de interés histórico donde solía detenerse el tren de los presos   para proveer de agua los tanques de la locomotora a vapor utilizando el agua de la Cascada de la Macarena. En esta parada nos dan 15 minutos libres para recorrer los senderos, ver la cascada, una de las orillas del río Pipo así como la reconstrucción de un campamento compuesto por 3 chozas y una canoa de los primeros habitantes de estas tierras, los Yámanas.

Una vez a bordo del tren nuevamente, se continúa recorriendo el P.N. Tierra de Fuego mientras se disfruta de un hermoso paisaje que conjuga ríos, cascadas, montañas y bosques imposible de apreciar por otro medio, también durante el trayecto a ambos lados del tren, se puede observar el llamado "cementerio de árboles" que son remanentes de árboles talados o tacones, restos de los que fueron cortados por los presos a principios del siglo pasado.
Con la explicación que oíamos en el tren de las historias que nos contaban y que algunas yo he narrado aquí se nos hizo muy corto el viaje, llegando al final o Estación Parque.

Una vez concluido nuestro viaje en tren, nos reunimos con el autobús y continuamos por el P.Nacional Tierra de Fuego. Fue creado en el año 1960 y se encuentra ubicado en el suroeste de la provincia de Tierra de Fuego junto al límite con Chile. Protege 63.000 Has. del extremo austral de la Cordillera de los Andes. Se extiende desde la Sierra de Injoo Goiyin (o de Beauvior), al norte del lago Fagnano, hasta la costa del Canal de Beagle en el sur.

La primera parada la hicimos en el Lago Roca, hacía mucho frío y yo.... forrada de ropa por dentro pero luciendo el polar de Jose, la gente pensaría que me había comprado tres tallas más grandes, pero ande yo caliente..... mañana me encontraría con mi anorak, cómo lo añoraba.

Desde el lago Roca fuimos caminando hacia un parador que tenía cafetería, pequeña tienda, aseos. Allí disfrutamos de un café calentito con unos alfajores para entrar un poco en calor.

Tomamos un par de rutas peatonales. La del Paseo del Turbal, donde recorrimos bosques de lengas y una castorera abandonada en que se observa el sistema de diques construído por estos roedores, esto me pareció muy interesante, ver los agujeros hechos en los árboles por los pájaros carpinteros (que yo sólo lo había visto en dibujos animados cuando era chica) y los árboles cubiertos con las "barbas de viejo"....
 

 
Bahía de Lapataia
 























 "Barbas de Viejo" en los árboles  y castoreras en P.N. Tierra de Fuego
A continuación tomamos el paseo del Mirador, donde llegamos al fin de la Ruta nº 3 y a unos 500 mts. llegamos a la Bahía de Lapatahia, donde desde el mirador había una preciosa panorámica de toda la bahía.

Allí nos encontramos una concentración de motos, uff, menos mal que llegaron 10 minutos después de nosotros y pudimos hacer las fotos antes de que llegaran, increiben algunos venían hasta de Brasil, que cantiad de kilómetros....
 















Nos montamos en el autobús y por la ruta núm. 3 hasta la salida  del P.N. encontramos muchas aves llamadas cauquenes, que son pajaros que se alimentan de hierba tierna de las riberas  y lagunas de la patagonia y en invierno se van a la Pampa.

Llegamos de nuevo a Ushuaia a las 13:30, teníamos hasta las 15:00 horas para comer e ir hasta el puerto a tomar el barco para la navegación de Beagle, excursión que  nos iba incluida en el circuito. Entramos en un restaurante, no era de los recomendados pero no queríamos un buffet libre porque no teníamos mucho tiempo para recrearnos en la comida ni llenarnos mucho la barriga para irnos a la navegación. Así que entramos en el Restaurante  Moustacchio en C/.  San Martín, 298 equina con con C/. Godoy.  Queríamos probar el cordero patagónico aunque aquí lo llaman cordero fueguino. Pedimos una ración de cordero asado para dos (fue cortito para los dos), patatas fritas, ensalada, 2 Quilmes y un helado de chocolate, 107 pesos(=19,10 €).  Al final nos sobró un poquito de tiempo y vimos algunos escaparates de souvenires en Avda. de Maipu, camino del embarcadero, incluso entramos en una tienda y compramos algunos regalitos, “El Faro de 1920”, en Maipu, 485. Tenían un 10% de descuento además por lo que pude comprobar los precios eran más económicos que las tiendas de la C/. San Martín
http://www.catamaranescanoero.com.ar/ex1.html
A las 15:00 horas nos dirigimos al embarcadero, nuestro barco era el LM, de la empresa Canonero pero nada más montarnos nos cambian al siguiente catamarán “Máximo” ya que éste primero hacía la ruta larga, llegaba hasta la pingüinera, como nosotros ya habíamos visto una tan fantástica en Puerto Madryn, creo que ninguna otra la mejoraría.Optamos por la ruta corta o clásica hasta el faro
Otros compañeros del circuito que la hicieron nos comentaron que no mereció la pena, pues es mucho más tiempo de navegación para ver los pingüinos desde el barco.Muy buen viaje, guías muy simpáticos, explicándolo todo, lleva incluida invitación de café, pastas, certificado de buen navegante, ticket para tomar un chocolate caliente en Laguna Negra chocolates en C/. San Martín, 513 en el pueblo, en fin toda la parafernalia de un tour turístico
Diversas vistas de Ushuaia y el Canal de Beagle desde el barco  
  Luego de embarcar en el muelle comenzamos la navegación por el canal Beagle observando la panorámica de la ciudad, la bahía y la cordillera desde el mar. Continuando la navegación pasando por las estancias Fique y Tónel y prosiguiendo en dirección al faro de Les Eclaireurs o conocido falsamente con el nombre de Faro del fin del mundo. Este faro ubicado  en la zona marítima sur es el punto de retorno del clásico recorrido de “Navegación al Canal de Beagle con Isla de los Lobos e Isla de los Pájaros”
 
 Isla de Los Pájaros en el Canal de Beagle
De regreso visitamos las islas de los Lobos y de los Pájaros en donde realizamos una aproximación y paramos para poder observarlos y tomar fotografías desde la embarcación. A los lobos los pobres, se les ve ahí tan apretujados, sin mucho espacio para moverse, después de haberlos visto en Punta Loma en Puerto Madryn donde tienen una playa para ellos solos…En la isla de los pájaros se aprecia una colonia de cormoranes imperiales y cormoranes roqueros, estos animalitos son bastante parecidos de lejos a los pingüinos por su combinación de plumaje blanco y negro en las mismas zonas. 
 
A continuación llegamos a las islas Bridges donde nos bajamos del barco e hicimos un minitreking (que está muy de moda hoy día), para ver su flora una vegetación bastante peculiar, aquí fue el momendo donde pasamos más frío y tuvimos que echar mano a gorros,, guantes, todo lo que llevábamos de abrigo, de ahí continuamos hasta el Paso Chico que nos marca la entrada a la bahía de Ushuaia donde finaliza la excursión. Duración aproximada 2’30 horas. (pongo enlace al mapa del recorrido).
El tramo final de vuelta fue bastante ajetreado, el mar estaba algo revuelto y quienes estaban el parte exterior se pusieron chorreando y tuvieron que meterse dentro rápidamente, menos mal que el trozo fue corto. Cuando llegamos al embarque nos fuimos caminando por la calle San Martín, que es larguísima y es la calle comercial,  de restaurantes, bares, hoteles, etc. estaba muy animada, tanto de turistas como de fueguinos, también los hay allí que les gusta dejar sorda a la población poniendo el volumen de los coches a tope. Como decía, fuimos paseando a lo largo de toda la calle viendo souvenires y tiendas de piedras semipreciosas, la  piedra inca, amatista, ambar, lapizlázuli, pero sobre todo la rodocrosita, que es la piedra nacional, había figuritas de todo tipo y todos los tamaños hechas de estas piedras, verdaderas maravillas. Aprovechamos para comprar unas postales y enviarlas a España, dicen que le ponen el matasello del fin del mundo, a ver cuando llegan ...bueno otra pequeña curiosidad.  (Debe ser un timo, hoy día 24/01/2010 estoy terminando el último capítulo de este viaje en el blog y hasta la presente no ha llegado la postal)
Diversas constrtucciones típicas de Ushuaia.
Me hubiera gustado ver El Museo del Fin del Mundo pero es que con 24 horas en la ciudad, no da tiempo a todo y no nos apetecía meternos en un museo y no ver nada más de la ciudad, en este sitio realmente nos hemos quedado cortos de tiempo pero bueno más vale lo que vimos a nada.Por cierto para aquellos que esteis interesados en verlo y hagais el recorrido similar al mío, al volver de la navegación sobre las 17'30, a las 18:00 horas hay una visita guiada en español.
 
A veces uno no es consciente de lo lejos que está de su casa hasta que no ve un letrero de este tipo que te lo recuerda
 
Nos fuimos al hotel a descargar las fotos, ver los resultados del futbol y arreglarnos para salir a cenar. Llegamos al Restaurante Tante - Nina, recomendado por los guías, menos mal que era tamprano, porque no habíamos hecho reserva y más tarde se puso a tope. 
Está en la c/ Gobernador Godoy, 15. Teléfono: 432444. www.tanteninarestaurant.com.ar  
Sitio elegante y con bonitas vistas a la bahía. Allí tomamos centolla al natural y centolla a la americana, botella de vino blanco, agua y un postre, 234 pesos (41,78 €). Aunque la centolla no tiene nada que ver con nuestros mariscos, no sabe lo mismo, estaba muy buena, como te la dan ya troceada y preparada no tienes que trabajar nada con el bicho.Escuhé algún comentario de que estaba malísima, no sabe a nada. los palitos de de cangrejo tienen más sabor que la centolla de Ushuaia, bueno yo no creo que sinceramente fuera para tanto, a nosotros nos gustó. Es una lata para los fumadores y para los que no lo somos lo sufrimos igual, el acabar de cenar y tenerte que marchar rápidamente del restaurante, no se puede disfrutar de la sobremesa pues en todos está prohibido fumar, uff, la ley aún más dura que aquí. Habíamos probado dos de las tres comidas típicas y recomendables de comer en Ushuaia, el cordero, la centolla y nos faltó por comer la merluza negra, pero no nos quedaban más comidas en Ushuaia, lo intentaríamos en El Calafate. Desde allí fuimos caminando hasta el hotel que hacía más frío que pelando rábanos aunque dicen que el clima de Ushuaia no es muy extremo es suave, uff yo noté mucho el cambio, es que era nuestro primer contacto con el frío después de venir de otros climas más cálidos como Buenos Aires y Puerto Madryn, después me acostumbro, espero no pasar tanto frío en el Calafate ya con mi "campera".   
Concluído nuestro día en Ushuaia.   
Ir a página de Inicio 
Ir al capítulo anterior: Capítulo VI - Puerto Madryn-Ushuaia Ir al capítulo siguiente:  Capítulo VIII - Ushuaia-El Calafate

No hay comentarios: