12 dic. 2011

MARRAKECH. CAPITULO III

Ir a Página Principal   Ir a Capítulo II   Ir a Capítulo IV

Día 3º) Miércoles 07/12/11

Salimos del hotel , caminando como cada día por la Avda. Mohamed V, con dirección hacia los monumentos que teníamos previsto ver hoy, El Museo de Marrakech, La Cúpula Almorávide y La Medersa.

Un inciso: De pronto nos para un chico que dice acordarse de nosotros de la 3ª planta del hotel [casualmente nosotros nos alojábamos en la 3ª planta y del parking (que no habíamos pisado en ningún momento porque no llevábamos vehículo)], no nos acordábamos ninguno pero aprovechamos para preguntarle cual era el mejor camino hacia La Medersa, nos dice que hoy está cerrado todo, todos los museos y palacios, que lo hacen un día a la semana para la limpieza, nos quedamos extrañados pues era la primera noticia que teníamos al respecto, sí sabíamos que el martes cerraban el Museo Dar Si Said, pero nada más. El chico continua diciéndonos que justamente hoy es el único día de la semana que abre una cooperativa de productos artesanales a muy buen precio, ante nuestra negativa, insiste que sólo para ver, además de no tener interés, nos escamó un poco y le dijimos que no queríamos comprar nada. Mis acompañantes le creyeron pero a mi me daba mala espina, eran muchas casualidades y vi claramente que era una encerrona para llevarnos a la tal cooperativa y llevarse su comisión, por lo que a pesar de su insistencia en que todo estaba cerrado, decidimos no hacerle caso y arriesgarnos.

Distancia desde el Hotel La Renaissence hasta la Plaza de Ben Youssef: 3,7 kms. unos 45’

Captura de pantalla completa 14122011 175731

En la plaza 6 de noviembre, tomamos hacia la izquierda por la C/. Naciones Unidas hasta la muralla y entramos en la medina por la puerta Bab Doukkala y callejeamos por los zocos menos turísticos hasta llegar a la Plaza de Ben Youssef, donde se encuentran la Cuba Almorávide y el Museo de Marrakech.

Entramos primero en este, sacamos una entrada triple conjunta para los tres monumentos que costaba 60 Dh, más ventajosa pues sólo el museo y la Madrassa, costaban 50 Dh cada uno.

Museo de Marrakech

El museo de Marrakech, situado junto a la madraza Ben Youssef, es un magnífico palacio construido en una parcela de 2.108 m², dotado de un patio grande y confortable de 709 m², típico del arte morisco, transformado un museo privado y lugar de acogida de actividades culturales.

Se encuentra en el antiguo palacio Mnebbi, que fue construido a finales del siglo XIX por el gran visir del sultán Mulay Mehdi Hassan. El edificio sigue el estilo de la casa marroquí tradicional.

Las colecciones del Museo de Marrakech son testimonios de la historia de Marruecos y están agrupadas en los siguientes conjuntos:
- Objetos arqueológicos, etnográficos, que incluye cerámicas,  objetos de tierra cocida, joyas, armas tradicionales, vestimentas, objetos de culto judaico y mobiliario arquitectural, Documentos históricos y Arte contemporáneo.

Museo de Marrakech-PC070182

Museo de Marrakech-PC070184

Museo de Marrakech-PC070172

Museo de Marrakech-PC070177

Museo de Marrakech-DSC_0172

Museo de Marrakech-PC070173   Museo de Marrakech-PC070178

Museo de Marrakech-PC070176

Museo de Marrakech-PC070174

Museo de Marrakech-PC070175

Museo de Marrakech-DSC_0173

Museo de Marrakech-DSC_0174

Museo de Marrakech-DSC_0177

Museo de Marrakech-DSC_0178

Museo de Marrakech-PC070179

Museo de Marrakech-DSC_0176   Museo de Marrakech-DSC_0179

Museo de Marrakech-DSC_0181   Museo de Marrakech-DSC_0183

Museo de Marrakech-DSC_0182

Museo de Marrakech-DSC_0180

Museo de Marrakech-DSC_0175

Museo de Marrakech-DSC_0184   Museo de Marrakech-DSC_0186

Museo de Marrakech-DSC_0185

Museo de Marrakech-PC070180   Museo de Marrakech-PC070181

Mezquita de Ben Youssef

Desde la Plaza de Ben Youssef, se divisa la mezquita de Ben Youssef, la más antigua de Marrakech y en torno a ella se organizó la medina. Fue construida en el siglo XII en honor a Sidi Ben Youssef Ali, un teólogo sabio proclamado con el tiempo uno de los Siete Santos patronos de la ciudad por su ejemplo de fe inquebrantable pese a estar muy enfermo de lepra.

La mezquita sufrió numerosas restauraciones con el curso del tiempo, por lo cual nada queda de la construcción original. Su minarete de piedra de 40 metros de altura domina en este sector de la medina.

Mezquita de Ben Yussef-PC070185

Mezquita de Ben Yussef--PC070190   Mezquita de Ben Yussef-DSC_0191

Mezquita de Ben Yussef-DSC_0190

Cúpula Almorávide

A continuación, la misma plaza y justo al lado del museo está la Cúpula Almorávide.

La Cúpula Almorávide o Qubba Barudiyne es un monumento de gran valor para la ciudad de Marrakech, no sólo por su antigüedad sino porque constituye además una muestra de las técnicas avanzadas empleadas en la época para aprovisionar de agua a la ciudad. La qubba data del siglo XI y fue construida por el segundo rey almorávide, Ali Ben Yussef

El interior del domo, la parte más espectacular, es de madera de cedro tallada que resistió increíblemente el paso de los siglos. decorado con motivos vegetales  e inscripciones caligráficas, notables además por ser las escrituras en cursiva más antiguas de toda África del Norte.

La cúpula formaba parte de las dependencias de una mezquita hoy inexistente, y su fuente era utilizada para la ablución de los creyentes. El complejo contaba además con otras tres fuentes, las primeras de Marrakech, para el aprovisionamiento de agua potable de la ciudad, que era traída por medio de canalizaciones subterráneas, las khettaras, desde las montañas del Atlas.

Cúpula Almoravide-PC070186   Cúpula Almoravide-PC070195

Cúpula Almoravide-PC070187

Cúpula Almoravide-PC070188

Cúpula Almoravide-PC070189

Cúpula Almoravide-PC070196

Cúpula Almoravide-DSC_0192

Cúpula Almoravide-DSC_0193

Cúpula Almoravide-PC070191   Cúpula Almoravide-PC070192

Cúpula Almoravide-PC070193

Cúpula Almoravide-PC070194

Secando y transportando el cuero

En la Plaza de Ben Youssef, curioso detalle de los artesanos transportando y secando el cuero.

Detalles. Secando cuero-DSC_0188

Detalles. Secando cuero-DSC_0189

Detalles. Carro transportando el cuero-DSC_0218

Medersa de Ben Youssef

Justo a la vuelta de la esquina, se encuentra la Medersa de Ben Youssef, también llamada Madrazza. Una medersa es un colegio o escuela musulmana de estudios superiores. Están especializadas en estudios religiosos.

Es uno de los monumentos más prestigiosos de Marrakech y una verdadera joya de la arquitectura árabo-andalusí. Edificada en la segunda mitad del siglo XVI sobre una antigua escuela creada en el siglo XIV, será hasta mediados del siglo XX centro de difusión del saber y luego patrimonio cultural abierto al público.

La entrada se encuentra junto al muro este de la mezquita, cubierta por una gran cúpula adornada de estalactitas esculpidas en yeso. Una imponente puerta de cedro da paso a un largo vestíbulo que remata en el fondo con un espacio cuadrangular, coronado por una alta cúpula con cielorraso de madera, cubierta por fuera de tejas esmaltadas en verde.

A la derecha se extiende un gran patio con piso de mármol blanco, cuya fuente central aporta la cuota de serenidad necesaria a un espacio creado para el estudio y la meditación. Al otro lado del patio se encuentra la sala de oración, con sus columnas de mármol de Carrara y una cúpula similar a la del vestíbulo, aunque más grande.

A un lado y otro del patio, en la planta baja y el primer piso, se distribuyen las 132 habitaciones que fueran ocupadas por los estudiantes. La popularidad de la escuela fue tal que en sus mejores tiempos llegó a albergar 900 alumnos

Rincones de Marrakech. Al lado de la Medersa-PC070197

Medersa de Ben Youssef-DSC_0217

Medersa de Ben Youssef-DSC_0196

Medersa de Ben Youssef-DSC_0197   Medersa de Ben Youssef-DSC_0202

Medersa de Ben Youssef-DSC_0198   Medersa de Ben Youssef-DSC_0199

Medersa de Ben Youssef-DSC_0203   Medersa de Ben Youssef-DSC_0207

Medersa de Ben Youssef-DSC_0200

Medersa de Ben Youssef-DSC_0201

Medersa de Ben Youssef-DSC_0204   Medersa de Ben Youssef-DSC_0209

Medersa de Ben Youssef-DSC_0208

Medersa de Ben Youssef-DSC_0210

Medersa de Ben Youssef-DSC_0211

Medersa de Ben Youssef-DSC_0215   Medersa de Ben Youssef-PC070199

Medersa de Ben Youssef-DSC_0213

Medersa de Ben Youssef-DSC_0216

Medersa de Ben Youssef-PC070198

Medersa de Ben Youssef-PC070200   Medersa de Ben Youssef-PC070201

Medersa de Ben Youssef-PC070202

Medersa de Ben Youssef-PC070203

Medersa de Ben Youssef-PC070204

Medersa de Ben Youssef-PC070208   Medersa de Ben Youssef-PC070209

Zocos

Al salir de la Medersa, pasando de nuevo por la puerta del Museo de Marraquech y siguiendo la calle hacia adelante, te encuentras con el zoco, que se extiende desde el norte de la Plaza de Djemaa el Fna y ocupa decenas de laberínticas calles llenas de puestos y tenderetes donde los marroquíes hacen sus compras y donde los tenderos intentan hacer su "agosto" con los turistas.

En él se pueden comprar todo tipo de ropa, especias, comida, artesanía y productos típicos, allí se encuentran los artesanos agrupados por gremios; tintoreros, cesteros y ferreteros son algunos de los oficios que se dan cita en el zoco de Marrakech.

La palabra zoco, souk en árabe, designa 'un gran desorden' y podríamos pensar que el término es más que acertado para definir esta zona tan efervescente y ruidosa donde nada parece seguir ninguna regla. Sin embargo, los zocos fueron desde siempre mercados muy ordenados que respondían a una organización social y geográfica de diferentes corporaciones de artesanos, vigente aún hoy después de más de ocho siglos de existencia.

Fueron primero los tejedores y los curtidores de cueros quienes se instalaron y poco a poco se fueron agregando otras actividades, cada una estableciéndose en una zona bien delimitada para desarrollar su actividad.

Por fin llegamos al temido zoco, y digo temido por que para mí, que no soy aficionada a las compras y aunque estaba tratando de retrasar nuestra visita, era inevitable, había que verlo, tiene su encanto, su bonito colorido sobre todo el de las especias y su look tan pintoresco con  su forma tan particular de vender, atrayéndote hacia sus comercios para ofrecerte el “mejor producto” de toda la ciudad , “original y auténtico”, el resto son falsificaciones o de mala calidad, bien por los propios comerciantes o por los “ganchos”  mezclados entre el público, chapurreándote las cuatro palabras que se conocen en un montón de idiomas o sacándote la sonrisa con expresiones como “más barato que en Carrefour”, “España está en bancarrota” “precios de Ryanair” o como no,  con el tema del futbol, todos son o del Real Madrid o del Barça.

Ya conocía otras ciudades árabes, como Túnez o Egipto y los zocos, son los mismos en todas partes, casi los mismos productos, aunque  tengo que reconocer a pesar de sus insistencia en vender nada más que por acercarte a mirar un artículo, los de Marrakech no son tan “pesados ni tocones” como los de Egipto.

Ahí empezó mi tortura con el regateo, para aquellos que no han visitado nunca un país árabe, deben saber que es “imprescindible” regatear si no queréis pagar un precio por un artículo de más del doble de su valor. Los expertos dicen que la táctica es ofrecerle una contraoferta de 1/4 el valor que te piden, sí, es muy disparatado, pero eso le obligará a ir bajando su precio original y nosotros iremos subiendo de forma que se quede más o menos a la mitad de lo que ofrecieron. Algunos son duros de pelar y ya lo saben y si ten ven interés por algo, más reacios están para bajar los precios, pero siempre bajan algo, el conseguir una buena compra dependerá del arte de cada uno en la negociación.

Después de comprar algunas cosillas, no muchas porque como ya comenté anteriormente, teníamos el problema del peso en el avión, aunque había artículos muy bonitos que hubiera comprado de buena gana, aquellos que vuelen con compañías de low cost, no merece la pena pagar por una maleta más  para venir cargados de artículos que al fin y al cabo, aunque un poco más caros, puedes encontrar en tu ciudad.

Zocos zona norte-DSC_0219

Zocos zona norte-DSC_0221

Zocos zona norte-DSC_0222   Zocos zona norte-DSC_0224

Zocos zona norte-DSC_0223

Zocos zona norte-DSC_0227

Zocos zona norte-DSC_0229

Detalles. Puesto de cestos-DSC_0230

Detalles. Puesto de alfombras-DSC_0231

Zocos zona norte-DSC_0232

Detalles. Puesto de especias-DSC_0233

Saturados por los olores del cuero (que lo curten con excrementos de paloma), las especias y no se cuantas cosas más, decidimos darnos un respiro para tomar algo en el “Café des Epices” también aconsejado por Jaime y Noah, está en Derb Rahba Lakdima más conocida como la plaza de las especias. Allí tomamos un té a la menta, otro de especias, un café y dos zumos de naranja, por 59 Dh. (5,38€)

Al terminar nuestro pequeño break, fuimos a una de la muchas tiendas que hay en la misma plaza de de especias y aceites esenciales entre otros, porque Marina tenía interés en comprar especias y yo el famoso aceite de Argan, con tantas propiedades para la piel  y ambientadores para quemadores. Después de estar regateando un rato con un chico que no era especialmente agradable, probar no se cuantos olores diferentes que a los dos minutos ya no olían nada y no conseguir buenos precios, decidimos irnos a probar suerte en otro, cosa que sentó fatal al vendedor, insultándonos a voces y  acordándose de nuestras madres y no precisamente de la mejor forma, quise morirme de la vergüenza. Dos puestos más adelante conseguimos el aceite por muy buen precio, claro hay que ser un experto  y gran conocedor de la materia para saber si es puro al 100% o está mezclado con otros aceites no esenciales.

Al salir de allí nos fuimos nuevamente para la Plaza Djemaa, no sin antes preguntar un montón de veces como se llegaba a ella y pasando el suplicio nuevamente de caminar por esas calles entre vendedores, turistas, carros, motos, que por cierto recibí un pequeño golpe por una de estas.

De allí nos dirigimos de nuevo hacia el suroeste  de la medina. Teníamos interés en hacer dos cosas que se nos había olvidado el día anterior cuando estuvimos por esa zona, una era ver la puerta “Bab Agnaou”, única puerta de piedra de acceso a la Kasbah en la medina,  y otra acercarnos a ver el Hotel la Sultana, queríamos darnos un día una cena homenaje en un restaurante de esa categoría  (en cada viaje suele caer al menos una de este tipo)

Puerta de Bab Agnaou

La denominada Bab Agnaou es una de las 19 puertas que tiene la Muralla de la Medina de Marrakech, pero sin duda es la que nos muestra una decoración más bella.

Se construyó en el siglo XII, durante la dinastía Almohade,  y es una de las obras maestras del arte almohade. Con una superposición de arcos de medio punto, todos diferentes, la decoración se complementa con adornos florales.

También llama la atención el colorido de la puerta, por la combinación del original gres de color gris azulado con que se construyó y el típico color ocre rojizo que le confiere la arena. En el pasado fue utilizado como lugar de exposición de cuerpos y cabezas de ajusticiados

Puerta de Bab Agnaou-PC070210 Puerta de Bab Agnaou-PC070210Puerta de Bab Agnaou-DSC_0235

Puerta de Bab Agnaou-PC070211

Puerta de Bab Agnaou-DSC_0234

Puerta de Bab Agnaou-DSC_0235

Accediendo por el arco de al lado de Bab Agnaou, llegamos de nuevo a la Kasbash y muy cerquita de allí, pasando las tumbas saadíes, en un callejón estrechito se encontraba El Hotel La Sultana, hotel de lujo que también recomendaban Jaime y Noah.

Detalles en la Kasbah

Detalles. Puesto de sombreros-DSC_0112  

Detalles. Tienda de babuchas-DSC_0171 

 Detalles. Señal de Stop-PC060161

Hotel La Sultana

Llegamos al Hotel la Sultana (en Rue de la Kasbah, 403), para verlo con intención de hacer una reserva para la noche, pero cuando llegamos, nos lo enseñaron hasta la terraza y vimos lo bonito que era y la paz que se respiraba allí arriba después del bullicio donde veníamos, decidimos quedarnos a comer en vez de a cenar. Era un día precioso, el sol apretaba fuerte, a veces incluso demasiado, en el rinconcito donde nos ubicaron a la sombra, además de protegernos con sombrillas, entre el sol cuando giró y el vinito que nos habíamos tomado pase´un calor terrible terminando en camiseta de sisa, increíble en el mes de diciembre por mucho Marruecos que sea..

Hotel La Sultana-PC060146

Hotel La Sultana-DSC_0249   Hotel La Sultana-DSC_0248

Hotel La Sultana-DSC_0247   Hotel La Sultana-DSC_0241

Hotel La Sultana-DSC_0246

Hotel La Sultana-DSC_0242

Hotel La Sultana-DSC_0245

Teníamos unas vistas preciosas, desde lo alto se divisaban las tumbas saadíes y la mezquita de la Kasbah. Al principio había otra pareja más comiendo que enseguida se marcharon y nos quedamos los cuatro solos. Pedimos una ensalada mediterránea, un plato de pescado y verduras que no recuerdo como se llamaba, dos entrecots, una Coca-Cola, tres cervezas, dos botellas de vino y dos postres, todo ello por 1.685 Dh (153,60€), sí os parecerá un poco caro siendo en Marrakech, pero realmente valorando la calidad de la comida, el alcohol que es lo que más encarece la cuentas, el sitio, el entorno y lo a gusto que allí estuvimos no nos pareció elevado.

Después de la frenética actividad de la mañana, donde me había pasado casi de todo, cogerme el culo en la zona de la Medersa, llamarme hija de …. y ser golpeada por una moto, allí nos sentimos como en un oasis donde sólo escuchábamos a los pajaritos.

Comida en la terraza de la plana alta del Hotel La Sultana, con vistas a la mezquita d’el Mansour o de la Kasbah y a las Tumbas Sadíes.

Hotel La Sultana-PC070212

Hotel La Sultana-PC070213

Hotel La Sultana-DSC_0239

Comidas. Hotel La Sultana-PC070215

Comidas. Hotel La Sultana-PC070216

Comidas. Hotel La Sultana-PC070217

Comidas. Hotel La Sultana-PC070218

Después de la velada tan maravillosa que habíamos pasado, sin prisas, quisimos completar el día en uno de los hoteles más lujosos del mundo, el Hotel La Maumonia (merece la pena dar un paseo por link que os pongo).

Hotel La Maumonia

Situado junto a poco más de 1 km. de La Sultana, junto a los muros de la medina y rodeado de un precioso jardín, desde siempre ha sido un lugar de lujo, distinción y glamour, y entre sus huéspedes siempre se encontraron celebridades del espectáculo, importantes políticos, artistas plásticos y escritores.

Por una tarde, aunque solo fuera para tomar un café nos queríamos sentir como ellos. De nuevo el temor de que no nos permitieran el acceso por nuestras zapatillas de caminar (hago hincapié en esto porque ya hemos sentido el rechazo una vez por este motivo en un restaurante de Edimburgo y no era ni mucho menos lo lujoso de los lugares que estamos visitando en Marrakech).

A la entrada nos hicieron dejar las bolsas de las compras que habíamos realizado por la mañana en el zoco , pero sí nos permitieron entrar con las mochilas y bolsos y por supuesto con las cámaras de fotos aunque sólo nos dejaron tomarlas del exterior, por lo que antes de entrar hicimos algunas a sus bonitos jardines y a la preciosa puerta de entrada.

Después de tontear un poco los altísimos y simpáticos guardias de la puerta ataviados con un uniforme muy bonito, entramos al bar, pedimos tres cafés y un gin-tonic, todo ello acompañado con una buena ración de frutos y aceitunas, nos costó 420 Dh (38,28€), sí una pasta pero de vez en cuando nos gusta sentir el placer de los ricos, tomar nuestras consumiciones en un lujoso lugar sin la presión del tiempo.

Hotel La Maumonia-DSC_0253

Hotel La Maumonia-DSC_0254

Hotel La Maumonia-DSC_0256

Hotel La Maumonia-DSC_0255   Hotel La Maumonia-DSC_0258

A la salida, nos fuimos de nuevo hacia la plaza, por el camino nos pusimos a negociar con un taxista  para hacer una excursión al valle de Ourika, ya nos habíamos informado previamente por agencias que te abordaban por la calle que costaba 30€ o 130 Dh por persona (520 Dh los cuatro), nada más que nos paramos aparecieron 4, todos queriendo negociar y lo que comenzó en 600 Dh, terminamos cerrando el trato en 450 Dh (41€) estoy segura que hubiera conseguido mejor precio negociando con otro taxista pero mis acompañantes no me dejaron, prefieren pagar un poco más y no pasar el mal rato del regateo. Lógicamente todos los intermediarios que surgieron para “ayudarnos” a negociar con el taxista, al terminar pidieron su “merecida”propina. Acordamos que nos recogería a las 9:00 en la puerta del hotel.

Continuamos hacia la plaza y por la calle peatonal, que después de haber pasado tantas veces no he llegado a quedarme con su nombre, había en la puerta de un comercio un vendedor de pañuelos al montón, después de un rato escogiendo pañuelos, compramos 10 por 90 Dh.(a 1,21€ cada pañuelo), son bonitos lo que no se si resistirán un par de lavados.

Calle peatonal hacia la Plaza DjemaaDSC_0259

Detalles. Bullicio de gente  zona de Djemaa-DSC_0260

Detalles. Bullicio de gente en puesto de bolsos-DSC_0261

Detalles. Bullicio de gente en puesto de bolsos-DSC_0262

Paseamos nuevamente por la Plaza Djemaa, ésta era nuestro punto final después de la finalización de cada visita ya fuera de noche o de día procediendo del norte o  sur de la medina. Compramos frutos secos en los coloridos y bien ordenados puestos y disfrutamos nuevamente de su ambiente, cada vez que íbamos encontrábamos detalles diferentes, curiosidades que no habíamos visto el día anterior o que no estaban. Me pregunto si siempre estará la plaza tal cual la vimos o nos llevamos una imagen más “moderada” por estar allí instalada la pantalla gigante del Festival de Cine plagada de policías en su alrededor.

Plaza Djemaa-DSC_0268

Detalles. Comprando frutos secos en la plaza Djemaa-DSC_0270

Y ya emprendimos nuestro camino de vuelta al hotel, paseo relajado de algo más de un km. y medio por la Avda. Mohamed V, cervecitas en La Brasserie y cena como la noche anterior en el hotel con nuestros aprovisionamientos.

Ir a Página Principal

Ir a Capítulo II

Ir a Capítulo IV

2 comentarios:

Maria Rodriguez dijo...

Gracias,ha sido sumamente util
Necesito el capitulo 4
Gracias

CARMEN RODRÍGUEZ dijo...

María, gracias por leerlos. El capítulo IV y V estaban escritos sólo que el link del IV desde el capítulo III había olvidado ponerlo, ya está arreglado, gracias por avisar. Si hubieras entrado desde la página principal lo hubieras podido leer. Saludos.