19 oct. 2010

JORDANIA. CAPÍTULO II - JERASH, AJLUN Y VISITA PANORÁMICA DE AMMAN



Ir a Página Principal / Capítulo I / Capítulo III

DÍA 2º – LUNES 04/10/2010


Este día no nos hicieron “madrugar demasiado” debido a lo tarde que nos habíamos acostado la noche anterior, eran las 08:30 de la mañana cuando pasaron a recogernos a nuestro hotel.

Nos fuimos directamente para la ciudad de Jerash a unos 58 kmts. aproximadamente al norte de Amman, ya en el camino pudimos comprobar el intenso tráfico de la capital y la mala conducción de los jordanos, bueno eso es un decir, realmente son unos ases del volante y un espectáculo ver cómo se entrecruzan sin intermitentes, sin respetar carriles ni ninguna norma y ya de peatones no digamos, es toda una odisea cruzar una calle sorteando vehículos y jugándote la vida en cada cruce.

JERASH

Es el segundo destino favorito en Jordania después de Petra.
Está considerada como una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo, formó parte de las 10 grandes ciudades romanas. Decápolis. Conquistada en el 63 a.C. cayó bajo el dominio de Roma, durante el cual era conocida como Gerasa.

La ciudad se encuentra en una llanura rodeada de colinas boscosas.
 
El estar enterrada durante siglos bajo la arena ha permitido un estado de conservación excelente, eso y el buen trabajo de restauración realizado. Actualmente, como ocurre en Pompeya el área arqueológica al descubierto es sólo una mínima parte de lo que existe.

Los principales monumentos de la ciudad son el Arco de Adriano, el hipódromo del s. II y III, dos inmensos templos dedicados a Zeus y Artemisa, el impresionante Foro, de forma oval y con 56 columnas jónicas; su Cardo Maximus conocido como la avenida de las columnas de 800 mts. de largo, donde pueden verse las huellas de las ruedas de los carros, dos teatros (el gran Teatro del sur y el más pequeño teatro del norte), la catedral, la ninfea que es una fuente monumental, dos baños, varios templos de menor importancia y unas murallas casi completas.

Fue uno de los días más calurosos de nuestra visita, hacia un sol de justicia y según iba avanzando el día aún peor, recomendable llevar protección solar, agua, gorra y no está de más echar alguna sombrilla o paraguas. Al ser una zona descampada y con escasas sombras (sólo el resguardarse en la estrecha sombra que proporcione una columna hará sentir alivio mientras se escuchan atentas las explicaciones de nuestro guía).
Se comienza la visita por el arco triunfal o Arco de Adriano, construido con motivo de la visita del Emperador Adriano a Gerasa en 129 dC.

DSC_0007
Arco de Adriano. Jerash
DSC_0008
Arco de Adriano. Jerash
P1040265
Detalle capitel Arco de Adriano., Jerash
   
  DSC_0011PA048830

Pegado al Arco de Adriano a la izquierda, se encuentra el hipódromo que se remonta a los siglos II y III d.C. y tenía capacidad para 15.000 espectadores. Por sus dimensiones (254 metros de largo por 51 de ancho) se trata del edificio más grande de Gerasa.

Actualmente, totalmente reconstruido se celebran luchas de gladiadores, así como carreras de caballos y cuadrigas.
 
PA048829
Hipódromo. Jerash

PA048832
Hipódromo. Jerash

SDC12530
Ana, Trini y yo en el hipódro de Jerash
Nada más pasar el hipódromo nos encontramos con la la verdadera puerta de Gerasa, la entrada sur de la ciudad amurallada, construida sobre 130 dC. También está decorada con columnas de estilo corintio inmersas en la propia puerta. Forma parte de la muralla, de la que queda algún resto al lado de la misma (una sección de apenas tres metros), muy poco si tenemos en cuenta que las murallas rodeaban toda la ciudad.
Allí se encuentra un quiosco en el cual se compra la entrada aunque nosotros la llevábamos incluida en nuestra excursión.

DSC_0015
Entrada Sur. Puerta prinicpal de Jerash
PA048834
Trozo de muralla con entrada sur al fondo. Jerash
DSC_0017
Muralla con Plaza oval al fondo. Jerash
Nada más cruzar la muralla aparece ante nuestros ojos el Fórum, una magnífica plaza oval, plaza elíptica en perfecto estado de conservación de 90 m. de largo por 80 de ancho, delimitada por 56 columnas de estilo jónico, cuyo pavimento es de piedras dispuestas en forma concéntrica, siendo este una de las imágenes más distintivas de Jerash

DSC_0018
Plaza oval de Jerash

PA048864
Plaza oval de Jerash

PA048846
Plaza oval de Jeras vista desde el teatro sur

DSC_0034
Plaza oval de Jerash

A partir de aquí y antes de acceder al teatro, entramos en los terrenos del gran Templo de Zeus, también había un pequeño museo con los objetos encontrados en éste pero ahí no nos dio tiempo de entrar.  Sus columnas son corintias de 15 metros de altura como entrada al edificio principal.
PA048836
Desde la plaza oval, al fondo Templo de Zeus y a la derecha el teatro sur. Jerash
PA048837
Templo de Zeus. Jerash
DSC_0020
Templo de Zeus, a la derecha el Teatro sur. Jerash
PA048847
Templo de Zeus visto desde el Teatro Sur. Jerash.
A  continuación cogimos el camino hacia el teatro grande o Teatro Sur, uno de los edificios mejor preservado y más emblemático, desde el cual si te apetece subir los altos escalones de las dos gradas, podrás ver maravillosas vistas tanto del propio teatro como del Fórum o del Templo de Zeus y la nueva ciudad como del resto de la antigua Gerasa y si no te apetece subir te podrás quedar abajo sentado escuchando a unos beduinos animarte con su música de gaita.
 
PA048838
Escenario del Teatro Sur. Jerash

DSC_0026
Parte del escenario del Teatro Sur. Jerash.
 
PA048839
Beduinos tocando la gaita animando con música irlandesa a los turistas. Teatro Sur de Jerash

PA048840
Escenario del Teatro Sur desde las gradas. Jerash

PA048843
Teatro Sur. Jerash

PA048844
PA048848
Detalle de las gradas del Teatro Sur. Jerash

Desde aquí tomamos un camino hacia el norte por un terreno elevado que nos lleva hasta las iglesias de San Teodoro y los restos de la Iglesia bizantina de los Santos Cosme y Damián, con suelo de mosaicos.
 
PA048853
Restos de la Iglesia de San Teodoro. Jerash

PA048854
Otra vista de la Iglesia de San Teodoro. Jerash
DSC_0042
Restos de la Iglesia bizantina de los Santos Cosme y Damián

P1040306
Mosaciso de la Iglesia bizantina de los Santos Cosme y Damián

A continuación dirección norte se encuentra El Templo de Artemisa. Otro de los dos grandes templos de Jerash, bastante bien conservado y cuyas once columnas de estilo corintio que se mantienen aún en pie, impresionan por su tamaño, 15 metros de altura y metro y medio de diámetro.
DSC_0044
Templo de Artemisa. Jerash

DSC_0047
Templo de Artemisa. Jerash

DSC_0048
Templo de Artemisa. Jerash.

PA048856
Aquí están mis amigos tomando un respiro en la sombra de una columna.

Desde la explanada del templo de Artemisa se observan los propileos, un espléndido vestíbulo de grandes columnas y del más puro estilo grandioso romano que servía de entrada hacia la escalinata de subida al Templo.
DSC_0049
Propileos del Templo de Artemisa

DSC_0050
Propileos del Templo de Artemisa. Jerash

DSC_0056
Propileos del Templo de Artemisa. Jerash


PA048858DSC_0059

A la izquierda del templo de Artemisa, según bajas por los propileos, se encuentra el Tretrapylón norte y el teatro norte, que nosotros no pudimos ver por falta de tiempo.

PA048859
El enorme friso caído apilado a la bajada de los propileos esperando a ser reconstruido.


El Ninfeo o Templo dedicado a las Ninfas, es una fuente bastante espectacular. La fuente daba a la calle, a través de siete cabezas de leones que dirigían el agua que caía en cascada de un estanque previo, hacia los desagües de la ciudad.

PA048861
Fuente del Ninfeo. Templo dedicado a las Ninfas. Jerash.
 
P1040317
Fuente del Ninfeo. Templo dedicado a las Ninfas. Jerash.

Por fin llegamos al cardo maximus también conocida como calle de las columnas, desembocando este en el fórum. Conserva las huellas de los carros y las alcantarillas. Es una larga avenida con columnatas de 800 mts. de largo.
DSC_0054
Calle de las Columnas. Jerash

DSC_0055
Calle de las Columnas. Jerash

PA048860
Calle de las Columnas. Jerash

PA048862
Decumanus. Jerash


Aquí el primero de los Decumanus dirección oeste.

PA048863
Decumanus. Jerash

AJLUN

Al terminar nuestra visita de unas 2 horas de duración aproximadamente, emprendimos camino hacia el noroeste de Jerash  y a unos 22 kmts. a través de unos bosquecillos de pinos y olivos llegamos a Ajlun.

Después de atravesar el pueblo, llegamos al monumento más importante, su castillo de “Qala’at–Ar–Rabad”, construido por los árabes para protegerse de los cruzados. El castillo es un ejemplo de arquitectura islámica. La fortaleza dominó el norte del valle del Jordán por su estratégica de la colina. El castillo defendía las rutas de comunicación entre el norte y el sur de Jordania y también entre Jordania y Siria.

DSC_0060
Castillo de “Qala’at–Ar–Rabad”. Ajlun

Posee unas interesantes panorámicas sobre los Altos del Golán y el mar de Galilea. Fue construido en 1184-8 y ampliado en 1214.
 

DSC_0061

 

DSC_0065DSC_0064DSC_0067DSC_0077

P1040332

Interior del castillo de “Qala’at–Ar–Rabad”. Ajlun

 

P1040330P1040336

P1040334



P1040327
Foto del grupo en el castillo de Ajlun
PA048867-1
Beduinos vendiendo café con cardamomo, en la puerta del castillo.

PA048868
Castillo de “Qala’at–Ar–Rabad”. Ajlun

Al terminar nuestra visita al castillo volvimos otra vez hacia Jerash. El guía nos llevó a un restaurante que previamente tenía concertado para todos. No nos incluía la comida en nuestra excursión por lo que hubo que pagarlo aparte.

El Restaurante se llamaba Green Valley Rst & Rest House. No sé exactamente la dirección porque no encuentro la web pero por este nombre lo encontraréis fácilmente. Es altamente recomendable, comimos muy bien además como era nuestra primera comida jordana nos supo a gloria, al final del viaje después de comer casi todos los días lo mismo terminamos un poco cansados. 
Nos sirvieron un montón de platos diferentes con hummus y distintas salsas a base de puré de berenjenas, otras de verduras, yogurt o picantes, las cuales ibas mojando el trozo de pan recién hecho calentito y luego vendría un plato individual de carne, un mix de cordero y pollo, con postre, bebida sin alcohol y té, pagamos poco más de 16€ c/u.

DSC_0078
Restuarante Green Valley Rst & Rest House. Jerash

DSC_0079
Restaurante Green Valley Rst & Rest House. Jerash

SDC12547-2
El grupo en el Restaurante Green Valley Rst & Rest House. Jerash

Después de comer  nos fuimos hacia la capital, Amman,  para realizar la visita panorámica que teníamos incluida.

AMMAN

Amman, llamada originalmente Rabat-Ammon, conocida como Philadelphia por los antiguos griegos y romanos, es una ciudad bastante moderna e incluso occidentalizada en muchos aspectos, se construyó como Roma, sobre siete colinas, aunque en la actualidad se extiende sobre un área de diecinueve colinas.

Amman se divide en tres zonas. La zona oeste que es la parte moderna (ésta la veríamos otro día), el centro que es el casco histórico y la zona este o zona popular. Por sus dimensiones y orografía es algo dificultosa para recorrerla a pie, salvo la zona centro.

Es una ciudad de bastantes contrastes mezcla de lo antiguo con lo nuevo, de casi dos millones de habitantes y cerca de la mitad de la población jordana se concentra en la zona de Amman.

Llama la atención su monótona estética de color beige y blanco por estar toda ella construida con la piedra blanca autóctona, conforme a una ley municipal, que declara que todos los edificios deben ser construidos con piedra local.

Comenzamos por la visita a la mezquita King Abdullah, más conocida como la mezquita azul, es moderna pero construida con buen gusto. Es la única mezquita visitable para los no musulmanes, aunque en esta ocasión, como era la panorámica, sólo nos bajamos para echarle la foto, ya la veríamos por dentro el último día de nuestro viaje.

Fue construida entre 1982 y 1989 por el rey Hussein en honor a su abuelo. Lo que más destaca es su enorme cúpula azul realizada con las piedrecitas de las piscinas.

DSC_0082
Mezquita King Abdullah, más conocida como la mezquita azul. Amman
 
DSC_0083DSC_0085
 
DSC_0086
Mezquita King Abdullah, más conocida como la mezquita azul. Amman
P1040340
Mezquita King Abdullah, más conocida como la mezquita azul. Amman

La siguiente parada sería en la Ciudadela, de camino a ella pasamos por calles llenas de tiendas de lámparas y artículos de electricidad y otras calles repletas de tiendas de muebles, nos dijo el guía que eso era muy típico allí, dedicar calles enteras a un mismo artículo supongo que eso vendrá de la época de los gremios.

Al llegar a la Ciudadela, sólo nos la mostró por fuera, para que viéramos las maravillosas panorámicas que había de Amman desde lo alto de la ciudadela, también la vimos por dentro el último día.

DSC_0090
Vistas de Amman desde la Ciudadela. Amman

PA048869
Vistas de Amman desde la Ciudadela. Amman
 
 
DSC_0095
En este barrio se puede apreciar como han construido las casas apelotonadas unas encima de otras en la colina, sin calles sólo con acceso a través de empinadas escaleras.
Desde aquí también se podía contemplar perfectamente la bandera jordana que domina toda la ciudad.  Es el pendón más alto del mundo con 134 m. de altura (127 m. sin la base).
 
Después de bajar de la ciudadela y pasar por el teatro que se queda en el margen izquierdo, la siguiente parada fue en la famosa Plaza Hachemita, donde nos dieron un poco de tiempo libre para pasear. Tras recoger unos planos en la oficina de turismo que se encuentra en un kiosco en la propia plaza, fuimos a cambiar dinero, , por la zona hay bastantes oficinas de cambio, son las más ventajosas que podréis encontrar debido a la competencia, preguntar en varias, pues varía mucho de una a otra.

Merece la pena un paseo por su mercado de frutas y verduras, pintoresco sitio cuyos vendedores a pesar de lo acostumbrados que tienen que estar a los turistas,  te miran como si fueran los primeros que pasan, sobre todo a las mujeres y eso que íbamos discretamente vestidas (previo aviso del guía).

DSC_0100
Mercado de frutas en la Down Town de Amman
DSC_0101
Mercado de frutas en la Down Town de Amman

P1040356-1
Mercado de frutas en la Down Town de Amman

El intenso colorido, la estética de sus artículos y de sus gentes, hizo que el tiempo se pasara volando.

DSC_0102
Mercado de frutas en la Down Town de Amman

DSC_0099
Mercado de frutas en la Down Town de Amman

P1040355-1
Escaparates con los corderos expuestos para su venta. Zoco de Amman




DSC_0098-1
Escaparates con los corderos expuestos para su venta. Zoco de Amman                      

DSC_0103
Panorámica del Zoco de Amman

DSC_0104
Panorámica del Zoco de Amman  

Otra de las tiendas de artículos "raros" en el zoco. Remates de las cúpulas de las mezquitas.

Llegamos hasta la pequeña plaza donde se encontraba la Gran Mezquita de Hussein, construida por orden del Rey Abdullah con roca rosada y blanca sobre las ruinas de una antigua mezquita Omeya.


Fue reconstruida en 1987 por orden del Rey Hussein. Es un lugar especial, donde se mezclan trabajadores a la espera de un trabajo , tiendas de todo tipo y turistas, muchos turistas.

La mezquita no se puede visitar, pues es un lugar de culto y rezo. Cuando ya nos marchábamos comenzaba a sonar la llamada del muecín a la oración, si bien es cierto que aunque nos llamó la atención, no era la primera vez que lo oíamos, en nuestro hotel estábamos al lado de una mezquita y con los imponentes altavoces que tienen (en los pequeños pueblos o comunidades, voz en directo y en las capitales mediante grabaciones), la llamada de las 5:00, al amanecer, nos despertó a algunos de nosotros manteniéndonos el resto de la noche en vela.

DSC_0106DSC_0108


 

DSC_0109
Gran Mezquita de Hussein. Amman
 
P1040360-1
Detalle de la Gran Mezquita de Hussein. Amman


Al concluir nuestro tiempo volvimos para la Plaza Hachemita donde nos recogió de nuevo el bus para llevarnos a nuestro hotel.


Ir a Página Principal / Capítulo I / Capítulo III

No hay comentarios: