15 oct. 2010

JORDANIA. CAPÍTULO I – INTRODUCCIÓN Y VIAJE

 

Ir a Página principal   / Capítulo II


INTRODUCCIÓN

Lo que iba a ser un viaje de pareja romántico a la ciudad de Marrakech de mi marido y mío en el Puente del Pilar, más tarde de tres (se incorporó una amiga) y alargándolo hasta la parte sur de Marruecos incluyendo el desierto, que luego por unas determinadas circunstancias decidimos no hacerlo por ahora y posponerlo para otra fecha, terminamos seis personas en un viaje a la Jordania Clásica durante ocho días, de una manera poco usual de decidir un viaje, algo así como pasar el dedo por un mapamundi y donde cayera, allí íbamos.

Todo ello unido a que Petra estaba entre la lista de lugares que teníamos que ver y que algún día iríamos y que además teníamos en nuestro poder una oferta de una agencia (inter-line) a través del trabajo bastante tentadora que aún quedaban plazas y que teníamos la experiencia con ellos de nuestro viaje a Egipto, muy bien organizado.

Nunca habíamos tenido tanta aceptación de que la gente se nos apuntara para acompañarnos a hacer un viaje como en esta ocasión, parece que todo el mundo tenía en su lista el ver una de las nuevas maravillas del mundo in situ, después de haber visto cientos de fotografías, pps, y documentales en TV que nos había abierto el apetito de conocer esa grandeza.

Reunido el grupo, tres hombres y tres mujeres y sólo nosotros de pareja, y con el agravante de que algunos de ellos no se conocían entre sí, nos arriesgamos a emprendernos en una aventura de 8 días que aunque era organizado, no sabíamos cómo iba a salir.

Ahora a la vuelta puedo decir, que ha sido un viaje fantástico en todos los sentidos, hemos tenido mucha suerte con el grupo, con el tiempo, con el guía, con los vuelos, en general con todo.

A vosotros, Jóse, Ana, Rafa, Trini y José Antonio, quiero daros las gracias por vuestro comportamiento de grupo, por vuestro buen humor, por vuestra confianza en mí (ya que yo era la cajera) y por los 8 días tan maravillosos y divertidos que me habéis hecho pasar y que esta experiencia no sea la única, sólo sea el primero de una larga ristra de viajes que emprendamos juntos en el futuro.
Y aquí comienza nuestra aventura……

ITINERARIO
clip_image002

DOMINGO 03/10/2010. DÍA DE VIAJE

El vuelo era con la compañía MIC, la verdad es que nunca antes la había escuchado, pero me aseguraron que era una compañía nueva pero responsable, tenía la salida a las 17:55 desde Madrid, la duración del vuelo era de 5h 30’ aproximadamente, con lo cual la llegada Amman fue a las 00:30 del día 4, hora Jordana, ya que allí es una hora más.
Desde Sevilla, salimos 5 de nosotros en AVE, reuniéndonos en el aeropuerto con el 6º miembro del grupo.
Llegamos a Madrid, eran las 12:30 de la mañana cuando tomábamos dos taxis desde Atocha hacia la Terminal 1 donde teníamos que embarcar.

Hasta la hora del embarque aprovechamos para comer unos bocatas y tomar unas cervecitas que había que hacer reservas pues en la semana siguiente el alcohol estaría escaso y caro. Entre birras, fotos y risas se pasó rápido el tiempo de espera en el aeropuerto y antes de que nos diéramos cuenta ya estábamos despegando en el avión.

Los asistentes de vuelo eran españoles, la cena estuvo bastante bien y aunque el ambiente era caluroso, conseguí dar unas cabezaditas.

Al llegar al aeropuerto Reina Alia de Amman a la hora prevista, lo primero que nos encontramos fue una oficina de cambio de moneda, sabíamos que en el centro encontraríamos mejor cotización pero necesitábamos algún efectivo en moneda local para atender las primeras necesidades (propinas, agua, baños, etc.). el cambio estaba a 0,90 incluida la comisión en realidad a 0,92 Dinares Jordanos (DJ)/€, luego me enteraría que abajo, en el propio aeropuerto hay otra oficina que el cambio estaba a 0,93 pero en fin, es poca la diferencia.

A continuación, la persona de la agencia que nos estaba esperando con el cartelito, se hizo cargo de todos nuestros pasaportes y nos envió abajo a recoger nuestras maletas y reunirnos con nuestro guía, dijo que allí nos entregarían nuestros pasaportes. Tras recoger la maletas, vivimos escasos minutos de incertidumbre pues cuando llegas a un país nuevo no conoces sus costumbres y para empezar te choca que un señor se quede con 200 pasaportes sin comprobar la fotografía con la persona portadora de él. A mi particularmente cuando viajo a un país extranjero no me gusta desprenderme de mi pasaporte ni un solo minuto, no me hace ni mucha gracia cuando se lo quedan en los hoteles para registrarte.

Al subir al autobús se presenta Nizar, que junto con el conductor, Zamir, nos acompañarían durante todo el recorrido por Jordania, enseguida vino otro señor que nos entregó nuestros pasaportes, ya respiré tranquila. Nizar, que hablaba un español bastante bueno (siete años en Cuba y casado con una cubana) al principio me pareció un poco serio pero según fueron pasando los días y cogió confianza era un guasón de mucho cuidado, buen guía, conocedor bien de su historia, buen comunicador y estuvo en todo momento pendiente de nosotros, desde aquí aunque no lo lea, le mando un saludo.

Nizar nos comentó el orden por el que iba a repartirnos por cada uno de nuestros hoteles, de un total de seis, el nuestro era el último, por lo que esa noche nos acostamos bastante tarde.

Ese es casi el punto más negativo de la excursión que el grupo que nos había tocado nos habían alojado en muchos hoteles diferentes con el inconveniente de perder mucho tiempo cada día en el autobús recogiendo o soltando gente y más con el tráfico de Amman, con lo cual desde el primero hasta el último podía haber casi una hora de diferencia. Por el camino nos llamó mucho la atención que eran cerca de las 3’00 de la mañana y había muchas tiendas abiertas.

Llegamos a nuestro hotel, el ARENA SPACE de Gardens Street. 4* aunque como suele pasar en la mayoría de los hoteles cuando sales de España, yo lo dejaría en un 3* raspado de los nuestros.

La situación, aunque está un poco retirado del centro, sobre unos 5 kmts. en un taxi (entre 2 y 4 DJ dependiendo lo buen negociante que seas), te plantas allí en un rato. La zona del Hotel si está muy bien, la Calle Gardens está muy animada, llena de soportales en ambos lados repletos de tiendas que si te sobra un rato puedes pasarlo muy entretenido mirando escaparates y paseando tranquilamente.

El personal no es especialmente agradable, cualquier jordano que hemos encontrado por la calle, en los taxis, tiendas, etc. son mucho más simpáticos.

Las habitaciones son espaciosas y con cómodas camas, pero poco iluminadas y los cuartos de baño un poco viejos, eso sí, con un buen kit de aseo y que reponen a diario. Y procurad que os den una habitación de planta baja, pues como sea muy alta no llega el agua.

Tiene Wi-Fi gratis en el Lobby y de pago en las habitaciones. Expenden alcohol pero a precio de oro. En cuanto a las comidas son muy cortitas principalmente el desayuno.

La tienda de suvenires tiene muy buenos precios, al contrario de lo que suele pasar, que en casi todas partes las tiendas de los hoteles son más caras que en las ciudades.

Otra de las características negativas es que tiene muchos escalones y es muy incómodo subirlos o bajarlos con las maletas, no está precisamente pensado para personas mayores o con movilidad reducida.

En la mayoría de los hoteles principalmente los de 5* a los clientes además de hacerles entrar por el arco de seguridad, tenían que pasar los bultos por un escáner y el acceso en vehículo a la puerta del hotel estaba controlado por barreras manipulado por personal, en el Arena Space sólo teníamos el arco de seguridad y muchas veces o no había nadie controlándolo o no ponían ninguna pega aunque pitara, debe ser un mero formulismo que les obliguen a colocarlo.

2 comentarios:

Irene dijo...

Aqui me tienes de nuevo, leyendo tu nuevo diario de Jordania. A ver que tal... lo mismo me resulta tan interesante y atractivo que me animo el año que viene!!!!!!!!

Muchas gracias por tus aportaciones de viajes. Son valiosisimas.

CARMEN dijo...

Gracias a ti Irene por leerme. A ver si lo termino y te animas a ir pronto a mi me ha encantado el viaje. Ya me contarás que tal te ha ido en el crucero.
Saludos