25 jul. 2019

ESCAPADA DE DIEZ DÍAS A GALICIA Y ZAMORA. CAPÍTULO II - CASTRO CALDELAS-RIBEIRA SACRA-CASTRO CALDELAS



CAPÍTULO II - CASTRO CALDELAS-RIBEIRA SACRA-CASTRO CALDELAS

Página Principal
Capítulo I
Capítulo III

DÍA 2º) MARTES-16/07/2019

Recorrido del día:  124 kms. aproximadamente




El hotel, como ya expliqué en el capítulo anterior bastante bien, teníamos el desayuno incluido, pero no en el propio edifico, sino en un bar de enfrente que era de los mismos dueños, donde nos tomamos la noche anterior las cervezas.


El desayuno, aunque no amplio en variedad, sí en cantidad, sólo había dos cosas para elegir, tostadas o "bica amantecada", como teníamos curiosidad por saber que era eso que estaba anunciado en letras grandes junto al rótulo del bar, pedimos una ración cada uno para probarla.

Era una especie de bizcocho buenísimo muy tierno y para mi gusto demasiado dulce, después nos enteramos que este tipo de bica es la típica de Castro Caldelas, hay otras de otra zona como la "Bica de Trives" y la «Bica de Laza».

Una amiga nos recomendó un obrador de confitería famoso en la comarca, "O forno", muy cerca de allí, donde tienen las mejores bicas, por si queríamos comprar para llevar. Lástima que era nuestro primer día de viaje y la mayoría de los días como íbamos cambiando de hotel teníamos que dejar el equipaje en el coche y por supuesto la bica también, así que por miedo a que se estropeara con el calor, nos quedamos con las ganas de traer alguna para la familia.

Bica amantecada de Castro Caldelas, foto de "La Cocina de Frabisa"


El haber elegido el alojamiento en el pueblo de Castro Caldelas era por hacer hoy el recorrido de la "Ribera Sacra" y estar más cerca de la ruta que tomaríamos al día siguiente, dirección Lugo. 

Previamente hicimos por Internet la compra online de los tickets para hacer el paseo en catamarán por el río Sil.

Como la reserva la habíamos hecho para las 10:30 y somos muy madrugadores, de camino desde el hotel al embarcadero, que estábamos a una distancia de unos 19 kms aprox. (30'), pensábamos que antes nos daría tiempo de pasar por alguno de los famosos miradores que nos cogieran de camino.

Aunque intuíamos que las carreteras eran de montaña, estrechas y sinuosas, con lo que no contábamos era la intensa niebla que hizo que fuéramos más despacio de lo normal y por ello, nos pasmos algún cruce donde debíamos desviarnos y tuvimos que retroceder y desandar parte del camino, con lo cual a pesar de haber salido muy temprano, llegamos con el tiempo justo para tomar el catamarán.


El crucero fluvial lo hicimos con la empresa "Hemisferios", nos costó 22€ (12 el ticket normal + 10 uno jubilado) y tuvo una duración aproximada de una hora y media. Recomiendo que se compre por Internet por lo que más adelante explicaré. 

Hasta que llegamos al embarcadero, todo el camino nos estuvimos preguntando si con esa niebla cancelarían el viaje, ya que al no haber vistas no tenía ningún interés el paseo en barco. 

Pues cual fue nuestra sorpresa que según nos acercábamos se fue despejando la niebla. A pesar de estar nublado y no tener el cielo azul para deleitarnos más con las vistas y sobre todo para las fotos, tuvimos suficiente claridad para disfrutar del recorrido. 


Una vez en el embarcadero hay canjear el ticket de Internet por otro que te dan allí y nos pusimos a hacer cola para subir al barco. 

Gratamente nos sorprendió que iban llamando por nombre según la lista por la fecha de la reserva y como nosotros lo habíamos comprado con bastante antelación nos llamaron de los primeros por lo tanto, pudimos elegir sitio arriba sin perdernos nada de paisaje, ni público delante que nos impidiera tomar buenas fotos.

Embarcadero de Santo Estevo











Las vistas eran impresionantes y casi al final del recorrido, el día abrió y salió el sol, ganó mucho en luminosidad y colorido tanto para alegrar nuestra vista como nuestras fotos, podéis ver el color azul del cielo en las últimas fotos.

El viaje fue muy ameno ya que fue narrado por megafonía por una señora que lo hizo entretenido y divertido con sus descripciones y anécdotas, lo que no se es si era en directo o grabado pero es lo mismo, se escuchaba perfectamente.

   























Al bajar del barco, tras una parada en algún bonito mirador, continuamos hacia el Parador de Santo Estevo




Distancia del embarcadero al Parador de Santo Estevo: 7,9 kms. (15')

El monasterio de San Esteban de Ribas de Sil es un conjunto monasterial católico ya en desuso, se cree que su origen se remonta a los siglos VI y VII, está ubicado en Nogueira de Ramuín. En la actualidad está convertido en Parador de Turismo.​




El Monasterio posee tres maravillosos claustros , de los cuales nosotros sólo vimos el primero "el de portería", llamado también "de los caballeros".


Llama la atención la cristalera que ocupa uno de los laterales, fruto de la restauración de monasterio.

Desde el claustro de portería, se accede al de los obispos, que con la iglesia, es lo más antiguo que se conserva en el monasterio. 

Nosotros no avanzamos más adentro del claustro de portería porque pensábamos que era privado del Parador, gran fallo, nos perdimos el claustro más espectacular, llamado el de los obispos porque en él estuvieron enterrados los nueve obispos que se retiraron a este monasterio hasta que sus cuerpos fueron trasladados a la iglesia. 

Y el tercer claustro y más pequeño, que tampoco vimos, denominado do viveiro, es conocido como el de cocina.

Prácticamente nos quedamos sin ver el Monasterio, nuestro desconocimiento hizo que pensáramos que al haberlo ocupado el Parador habría sido restaurado y no era visitable para los "no clientes del hotel", según he leído en Internet, esto mismo les ha pasado a otras personas.















Nuestro siguiente destino era el Monasterio de San Pedro de Rocas, a unos 16 kms (22'), no llevaba ninguna idea preconcebida, en principio no lo había previsto porque se alejaba un poco de ruta, queríamos centrarnos en el río Sil y sus miradores, pero nos comentaron que no debíamos perderlo y después nos alegramos, nos dejó sorprendidos.

Por el camino al Monasterio tuvimos que pararnos en varias ocasiones porque nos llamaban la atención la cantidad de hórreos que había a pie de carretera, casi cada casa o pequeña "comunidad de vecinos" tenía el suyo, unos mejor conservados que otros, pero me encanta, supongo que ya no se le dará el uso para el que en su momento fueron edificados, pero han sabido conservarlo y mantenerlo generación tras generación para que no se pierda la tradición.





    


Cuando llegamos, vimos que allí mismo se encuentra además del Monasterio, "El Centro de Interpretación de la Ribera Sacra y la Vida Monástica de San Pedro de Rocas"

No nos detuvimos mucho en el Centro de Interpretación, que se encuentra en la Casa Prioral (edificio de finales del s. XVII) y tiene dos plantas, pasamos directamente al Monasterio y sus alrededores.


Si vais con tiempo suficiente, el Centro de Interpretación parecía muy interesante para conocer la vida monástica así como los oficios, paisajes y vinos de la Ribera Sacra, pero nosotros sólo íbamos a estar un día en aquella zona y queríamos ver lo máximo posible. 


Para los que estéis más días y queráis verlo todo, si pincháis en este link os facilitará un colorido mapa de todo lo interesante que ver en la Ribera Sacra (pinchad nuevamente en el mapa para que se amplíe)


Monasterio de San Pedro de Rocas
Dos características hacen de San Pedro de Rocas un lugar único:
Su antigüedad, año 573, por el cual se convierte en la construcción cristiana más antigua de toda Galicia, y una de las más antiguas de todo el estado 
El segundo aspecto es, quizás, lo que más llama la atención. San Pedro nació originalmente de una cueva excavada en la roca, constituyendo así la única iglesia de roca en toda Galicia, y nuevamente una de las pocas que existen en el Estado.

Como ya sabéis otra de mis aficiones además de fotografiar rejas son las flores y aquí lo tenía bastante fácil sobre todo con las hortensias, había por doquier, ese es uno de los recuerdos más vivos que me quedaron de mi primera visita a Galicia hace muchos años, debe ser el clima propicio para que este tipo de plantas crezcan con esa frondosidad que las hay por todas partes y de todos los colores.





Una de las cosas que más me sorprendieron fue que se conservan en suelo de la iglesia y alrededores una serie de sepulcros antropomorfos.








El campanario ha sido y probablemente será el símbolo de este monasterio. Aunque se trata de una espadaña bastante frecuente en Galicia, la hace diferente porque que se encuentra sobre un monolito de roca natural de gran altura.

Se se alza sobre un arco de de piedra natural de 14 metros de altura. Esta, junto con el muro donde se abren las naves excavadas en la roca, son las imágenes más singulares del conjunto monástico.

Tras el arco de piedra unas escaleras permiten acceder a la espadaña ya sin campanas.






De allí nos fuimos para comer al pueblo de Parada de Sil, entre los varios restaurantes que se encontraban allí, optamos por uno llamado O Curtiñeiro, que estaba enfrente de la fuente-lavadero. 

Elegimos el menú y no fue para tirar cohetes, pero tampoco nos gustó mucho que la chica que nos atendió no fue especialmente amable, parecía que tiraba los platos, bueno, siempre no se acierta.


Fuente-Lavadero en Plaza de la Fuente en Parada de Sil



Acabados de comer nos dirigimos a otro Monasterio, esta vez se trata del de Santa Cristina de Ribas de Sil. Aunque está cerca, 4,5 kms. y se puede ir caminando, nos llevamos el coche para tenerlo más cerca para el siguiente destino, sino serían 9 kms. caminando y perderíamos mucho tiempo.


De camino antes de llegar nos paramos en un mirador para, desde arriba, tener otra vista del Sil.




Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil

El monasterio benedictino de Santa Cristina de Ribas de Sil es un conjunto monacal católico, ya en desuso, situado en el municipio orensano de Parada de Sil

Está enclavado en un paraje a la orilla del río Sil, en el castañar de Merilán, por debajo del monte Varona, en la parroquia de Caxide. Su templo, uno de los mejores ejemplos del románico rural gallego, se realizó entre los siglos XII y XIII.








 











Balcones de Madrid

Del Monasterio de Santa Cristina nos fuimos para "Los Balcones de Madrid, uno de los miradores más famosos de la Ribera Sacra.

Estaba a 5,4 kmts. de allí (12'). 

Obtiene su nombre porque era el lugar escogido por las mujeres para ver marchar a sus maridos emigrantes. 

Muchos eran barquilleros e iban con su canción a las verbenas de Madrid y otros puntos de España a vender sus barquillos 

Así se explica también por que en el pueblo hay un monumento al Barquilleiro

 










Hay muchos miradores espectaculares podéis pinchar en este link "un viaje creativo" donde tenéis amplia información sobre ellos, a algunos se puede llegar con el coche y a otros hay que andar un poco para llegar hasta ellos.

Para un solo día no pretendíamos ir a todos los miradores, vimos el de los "Balcones de Madrid" que es de los más famosos y dos o tres más, no tan famosos, y prácticamente son las mismas vistas y quedamos muy satisfechos. No teníamos tiempo para ver más. 

En otra ocasión estaremos más días por esa zona porque es realmente espectacular y hay mucho que ver que por supuesto no da tiempo en un día.

Sobre las 18:00 horas aún quedaba mucha tarde y de camino hacia nuestro alojamiento miramos en el mapa qué podíamos ver en dirección a Castro Caldelas y creímos que podría ser interesante el "Cañón del río Mao".

Tomamos por la serpenteante carretera nacional OU-0605 dirección Albergue Fábrica da Luz, 11,80 kms. (20')



Dejamos el coche arriba en un lado de la carretera y bajamos por un bonito camino pero con una empinada pendiente ya que pensamos que no podríamos continuar con el coche, pero al llegar al albergue vimos que sí , que se puede llegar con él hasta la misma Fábrica de la Luz, donde se inician las pasarelas y punto de partida a la excursión de unos 3 kms. por el cañón del Mao.
Es el llamado Sendeiro Fluvial do Río Mao, que recorre la ribera izquierda gracias a una sucesión de pasarelas suspendidas sobre el desfiladero que permiten observar a vista de pájaro un río que al principio discurre por pequeñas cascadas y pasos estrechos para ir haciéndose más tranquilo hasta remansarse antes de llegar al Sil. La pasarela, fruto de un proyecto de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, se construyó en 2011 con financiación del Ministerio de Medio Ambiente.
Nos encantó este bonito y excitante paseo por lo tranquilo, cómodo y seguro pasando por metros y metros de pasarelas que parecía que no iba a tener fin nunca, de hecho no llegamos hasta el final pero nos dimos la vuelta aproximadamente a medio camino, en un mirador situado en una plataforma donde la pasarela se enancha para continuar de nuevo paralela al río Mao.








Totalmente recomendable para todos los públicos menos personas con movilidad reducida, ya que hay algunos tramos con escaleras. Es ideal para ir con niños y que puedan disfrutar de la naturaleza. Existen varios paneles con juegos, cubos giratorios, en los que explican todo lo referente a la fauna y flora que rodea al entorno.




De allí ya nos fuimos al pueblo de Castro Caldelas, 13,4 kms. (23'), donde teníamos el alojamiento, después de aparcar el coche nos fuimos a dar una vuelta caminando para conocerlo.


Iglesia Parroquial de Ntra. Sra,. de Los Remedios

Se encuentra a la entrada del pueblo desde Orense, en la zona baja frente a la plaza principal. Fue construida en el siglo XIV, y está rodeada de un espacio ajardinado cerc ado con un muro de piedra, donde hay un Crucero.

En su Altar Mayor, ya que en él se encuentra la imagen de la patrona del pueblo: La Virgen de los Remedios, colocada en una hornacina.

  

La plaza del Prado es la principal entrada al Casco Antiguo, caminando por sus estrechas, empedradas y empinadas callejuelas y a través de las casas señoriales con escudos que coronan sus fachadas, nos llevan a la fortaleza, símbolo más visible de la historia de Castro Caldelas.




    


En su interior, en el patio de Armas se encuentran la Biblioteca pública, una oficina de información y turismo, y un Museo Etnográfico. Nosotros no entramos.






Más rincones de Castro Caldelas...



Y de regreso al hotel.....


FIN DEL DÍA

Página Principal
Capítulo I
Capítulo III



No hay comentarios: