2 ene. 2010

ARGENTINA: Nov-Dic/2009 - CAP. XII

DÍA 12º. JUEVES-  03/12/09 - Buenos Aires 

Después del desayuno, en una mañana fresquita (un poquito más de lo que yo esperaba y no había querido coger chaqueta porque sabía que más tarde me estorbaría), tempranito, nos fuimos caminando por calle corrientes abajo hasta Florida a la izquierda hasta llegar a Galerías Pacifico que teníamos interés en ver más que nada el edificio que nos habían dicho que era muy bonito.

 

Llegamos justo a las 10:00 cuando abrían sus puertas al público, el edificio ciertamente era grandioso con unas pinturas en la cúpula central. En cuanto a los comercios me decepcionaron un poco pues yo me esperaba que era un estilo a nuestro Corte Inglés que hay de todo y de todos los precios y en G.Pacífico, es cierto que hay de todo pero sólo de firmas caras "cosas de marca", no tenían comercios de precios populares. Después de allí reparamos en que debíamos comprar una camisa para ir al espectáculo de tango de por la noche para ir un poco más arreglado. No es que haya que ir de etiqueta pero nos dijo Roberto que al menos no con zapatillas de deporte como se le habían presentado algunos turistas.

Bueno pues como iba diciendo, entramos en un comercio  y se compró Jose la camisa, que al final, para ser de marca, la podíamos a haber comprado en G.Pacífico y así nos beneficiábamos de tax refound o devolución del IVA, así que ya sabéis como tenemos esa oportunidad comprad donde veáis el letrero de tax refound.

Después de allí nos fuimos a una sucursal cercana de un Banco de la Nación para cambiar dinero y nos dicen que hoy no cambian moneda extranjera, que vayamos a otra sucursal, fuimos caminando por Paseo de Colón hasta Plaza de Mayo donde había otra oficina enorme de este Banco, supongo que sería la oficina principal, hoy cambiamos a: 5,68 pesos /euro.

Tras contemplar otro rato a la que sería nuestra última visita a a Plaza de Mayo así como a sus edificios significativos, tomamos la c/Defensa adelante hacia el Barrio de San Telmo y en la confluencia con Chile nº 371, se encuentra una pequeña escultura de Mafalda, homenaje a Quino su creador, lugar donde residió así como una placa con el letrero"Aquí nació Mafalda", nos paramos lógicamente a contemplar y fotografiar la simpática escultura y continuamos hacia el Barrio de San Telmo.



Llegamos a la C/ Estados Unidos y entramos en el mercado de San Telmo, que a parte de ser mercado normal de frutas, verduras y comida en general, había una enorme extensión del mercado dedicado a antigüedades, una especie de rastrillo para coleccionistas. Allí había cosas interesantes para ver y también compramos algunas cosillas, una caja de  cerillas del Sevilla de la liga del año 81-82, una revista española del año 1953, etc. caminando un poco más por el barrio llegamos de nuevo al Paseo Colón para volver a ver y fotografiar (porque ya habíamos pasado la otra vez en autobús), los grandiosos edificios de la "Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca (nº 922), la Facultad de Ingeniería (nº 850) y el monumento al "Canto al Trabajo" (nº 800).


Tras pasear un poco más por la calle Humberto1º (primo, dicen los argentinos), llegamos a la Plaza Dorrego, plaza muy animada llena de puestos de artesanía y como en Caminito,  muchos veladores de los bares de alrededor y una pareja bailando tango.


Como ya nos dio la hora de comer por allí, aparte de que íbamos buscando el Restaurante El Balcón que está en la misma esquinita de la Plaza Dorregocon Humberto 1º, que nos había recomendado una forera, pero estaba cerrado y nos dijeron que sólo abría por la noche, con lo cual al dejarnos un poco descolocados comimos en el Restaurante que está justo debajo del Balcón, se llama: Todomundo un lugar con encanto instalado en un edificio italiano de 1913.




Allí tomamos unas Quilmes, un plato de rabas enorme, que pena sobró tanto no pedirlo si no tenéis mucha hambre, un lomo al champiñón y una milanesa napolitana, todo ello por 159 pesos (=28,39 €)bueno, nada estaba para tirar cohetes pero si el bar tiene tanta fama, igual no acertamos con lo que pedimos (o a lo mejor no tiene nada que ver con el bar de arriba el balcón).

Nos fuimos de vuelta por la calle Bolívar, paralela a C/. Defensa, hasta pasar por la puerta del Cabildo y adentrarnos en Avda.de mayo con dirección al Café Tortoni, que hoy, aunque hubiera cola estaba dispuesta a esperarla pues era nuestro último día en Buenos Aires y no me quería ir sin verlo.

Cuando llegamos, aunque no había cola, era más temprano que el otro día, nos hicieron esperar los primeros en la puerta a esperar que saliera alguien.

Por fin entramos, es un café clásico muy muy bonito y además enorme, posee también salón donde se imparten clases de tango. Una vez dentro observamos que había mesas libres pero las van limpiando con mucha tranquilidad, esa gente no se estresa, la mayoría de los camareros entraditos en años, lo mismo lo hacen adrede para que la gente se aglomere en la puerta formando una fila (como le llaman ellos a nuestra cola) porque eso les dará más caché.
Por cierto, por toda la avenida de mayo hacia el congreso nos encontramos una manifestación, no se, pero creo que era algo relacionado con el juramento de cargos de los senadores que lo hacían esa misma tarde a las 17:00h., ruidosa sí que era, llevaban una escandalera tremenda formada por tambores y otros artilugios.


Al salir del Tortoni que ya estaba la manifestación en 9 de Julio, nos fuimos andando hasta el hotel, a descansar un poquito, descargar fotos en el notebook, ducharnos y arreglarnos que a las 20:00 horas nos recogían para llevarnos a ver un espectáculo de tango.

Inciso:   Queríamos ir a ver un espectáculo de tango clásico pero había tantos... que no sabíamos por cual decidirnos, unos nos hablaban de uno, otros de otro, etc, el que nos recomendó Roberto, era el "Café de los Angelitos" nos dijo que a  él particularmente era el que más le gustaba. El día anterior cuando nos recogió del aeropuerto nos preguntó si queríamos ir para hacernos la reserva, costaba 300 pesos con traslado de ida y vuelta. Nosotros de entrada no le dijimos que sí, pues queríamos informarnos de cuanto costaba si íbamos por libre, nada más llegar al hotel, lo miramos por Internet y salía igual por 300 pesos, pero claro, en ese caso el traslado corría por nuestra cuenta, así que sin dudarlo llamamos a Roberto y le reservamos las plazas. Ahí me di cuenta de que no siempre yendo por libre sale más barato que por agencia.

http://www.cafedelosangelitos.com/home.htm

 Avda. Rivadavia, 2100, esquina Rincón. Barrio de Balvanera, Buenos Aires. Tfno.: (54) 11 4952-2320


El conductor que nos recogió también era una persona que se tomaba las cosas con mucha calma, eso hizo que llegáramos con el tiempo muy justo al "Café de los Angelitos" y, aunque había sitio delante, nos pusieron casi atrás del salón, cosa que como siempre tengo que protestar para reclamar unos asientos delanteros que estaban libres, sin éxito, después pude comprobar que daba lo mismo, el escenario estaba en alto y se veía bien de todas partes.

Habíamos elegido cena-show, la cena estuvo muy bien, dos primeros y dos segundos platos a elegir, tomamos crema de champiñones y salmón y pechuga rellena y el postre... no me acuerdo pero esta  riquísimo, bebida toda la que quisiéramos, venían continuamente a llenar la copa, estaban muy pendientes, el personal atento y agradable, quitando la primera disputa por los asientos al llegar. No se si fue para compensar eso, fuimos los únicos a los que nos dieron una copa de champán.

El espectáculo como show fantástico. Actuaron cinco parejas bailando tango. ¡que maravilla! y no se le reliaron las piernas ni una vez, además había cinco músicos, un cuarteto de chicas vestidas de angelitos tocando instrumentos y dos cantantes, un hombre y una mujer, en total 21 personas en el escenario, , la pena es que solo cantaron un tango clásico y los cantantes no eran demasiado buenos, pero la coreografía de los bailarines superó con creces mis expectativas.

Al terminar el show nos recogió nuestro chofer y nos llevó al hotel.


Ir a página Inicio
Ir a capítulo anterior: Capítulo XI - Buenos Aires
Ir a capítulo siguiente: Capítulo XIII - Buenos Aires-Iguazú



No hay comentarios: