10 nov. 2010

JORDANIA. CAPÍTULO IX - AMMAN


Ir a Página Principal / Capítulo VIII

 
DOMINGO 10/10/10 – AMMAN
 
image
 
 
 
 

 
 


Hoy era nuestro último día en Amman, teníamos que hacer las maletas y dejarlas en recepción ya que a las 12:00 había que dejar el hotel y nuestro avión no salía hasta pasada la media noche o sea ya día 11.
 
Era día libre en Amman y ¿que teníamos que ver en Amman? pues prácticamente todo lo más importante, que habíamos dejamos precisamente para este día. Lo primero que había que visitar era la mezquita de King Abdulah o más conocida como la mezquita azul, la mayor de Jordania y la única abierta a los no musulmanes, que aunque ya la habíamos visto por fuera el primer día en la panorámica, nos aconsejaron que era interesante verla por dentro pero que tenía que ser antes de las 11:00 que comenzaban los cultos.
 
Sacamos la entrada que cuesta 2 Dj y a las mujeres nos hicieron entrar en una sala para ponernos unas túnicas negras y a todos, mujeres y hombres, quitarnos el calzado y dejarlos justo al lado de puerta en una estantería. Lo cierto es que como estaba muy nueva, toda enmoquetada de rojo y azul y se veía muy limpia era un gustazo andar con los calcetines por esa gran explanada redonda.
 
El edificio es octagonal con adornos e inscripciones en mosaico azul, ciertamente era muy bonita, con su gran cúpula azul tanto en el interior como en el exterior, claro que muy moderna, nada que ver con la mezquita de alabastro de El Cairo o la de Santa Sofía de Estambul que aún no la conozco, pero por lo que tengo entendido, son muy parecidas ambas.
 
En el recinto de la mezquita también se encuentra un museo dedicado al Rey Abdullah I, abuelo del Rey actual y en memoria de quien la construyeron. En él se encuentran las maquetas de muchas mezquitas del mundo.

DSC_0797
DSC_0796 DSC_0815

DSC_0816

SDC12779
DSC_0800DSC_0795
      

DSC_0810

DSC_0802

DSC_0803

  DSC_0807DSC_0809

DSC_0811

DSC_0812

Nizar nos había aconsejado que al salir de la mezquita tomáramos un taxi ya que la Ciudadela, nuestra siguiente visita, quedaba un poco lejos pero sobre todo por lo dificultoso del camino.
Al salir preguntamos la forma de llegar a la Ciudadela y nos la indicaron así como el tiempo estimado, como eran unos quince minutos a pie y nos apetecía caminar, no le hicimos caso a Nizar y nos fuimos andando.
Gran error, cómo nos arrepentimos, o no nos entendieron o no nos explicamos bien pues estaba bastante lejos y efectivamente el camino era dificultoso y el  enredado de calles y cuestas, un laberinto.
Tuvimos que preguntar varias veces y cuando por fin la vimos, no encontrábamos la entrada, hubiéramos tenido que rodearla entera por fuera de sus murallas, teniendo una extensión considerable, unos niños nos indicaron cómo podíamos entrar y cuál fue nuestra sorpresa que tras subir unas escaleritas nos encontramos dentro de ella, sí, lo hicimos por la parte trasera y sin pagar entrada, no era nuestra intención ya que la entrada no era cara, creo que 2 Dj, pero una vez dentro nadie nos dijo nada, debe ser una entrada o salida para la gente de la ciudad no para el turista.
P1040784
Poco antes de que hubiéramos dado con la entrada no oficial, nos paramos para reponer un poco de fuerzas, en un bar para tomar un té o café, aunque era un local grande, bonito decorado y con unas vistas preciosas desde lo alto de una de la montañas frente a la ciudadela, donde se encontraban algunos clientes jugando al backgamon, qué diferencia con el lugar que estuvimos la tarde anterior, igualmente nos pusieron los vasos de agua precintados en los tarros de plástico, sin pedirlos y también unos vasitos similares cuyo contenido era de color naranja, suponíamos que se trataba de un yogurt, como no lo habíamos pedido y tampoco  se nos apetecía en ese momento tomar nada, le dijimos al camarero que se lo llevara, sí, se lo llevó pero sobreentendimos que lo había cobrado por que la clavada fue monumental, con lo cual vimos que no hay relación de precio de un sitio a otro.
 
Por fin estábamos en Jabal Al-Qal´a o Colina de la Ciudadela, en forma de L, antigua acrópolis romana desde la que se domina la ciudad baja. La mayoría de lo que podemos contemplar hoy en día son restos romanos, bizantinos y omeyas que dan fe de lo que una vez hubo allí. La ciudadela de Amman está situada a 800m. sobre el nivel del mar, en la cima de una de las siete colinas de la ciudad. Visita que fue amenizada por unos beduinos tocando música típica de Jordania.

PTDC0890
 PTDC0927
PTDC0893
DSC_0840PTDC0917


Los lugares turísticos más significativos son:
El Palacio de Omayyad, el Templo de Hércules, la Iglesia bizantina del siglo VI y El Museo Arqueológico Nacional que es el único edificio moderno de la ciudadela.
 
El Templo de Hércules con sus soberbias columnas, es la edificación romana más representativa, que data del 162-166 d.C. aunque no fue el primer santuario en alzarse en la zona, ya que se han encontrado restos de uno anterior que data de la Edad del Hierro.
 

DSC_0821


 DSC_0822DSC_0831

DSC_0832

DSC_0838

DSC_0839


SDC12801

P1040840
En la parte noroeste se encuentra una iglesia construida con las piedras del Templo de Hércules, edificada entre los siglos V-VI. Se levantó para satisfacer las necesidades espirituales de la pequeña comunidad cristiana, que hizo de la ciudadela su residencia habitual y lugar de trabajo.
El Palacio de Omayyad
Palacio que fue edificado entre 720 y 750. Fue utilizado como cuartel general, residencia del emir y sede administrativa; todavía se puede ver su inmenso vestíbulo, pues conserva toda su altura (recientemente se restauró con una cúpula de madera), una impresionante sala de espera. Entre el palacio y el Museo Arqueológico descansan los restos de la mezquita omeya.
DSC_0843

PA108998

P1040819

  DSC_0836P1040821
P1040822
PTDC0891


P1040824 
P1040827

PA108999

DSC_0842


Pero aparte de lo que históricamente podemos encontrar en la ciudadela, el principal atractivo son las impresionantes vistas de la ciudad, el aglomerado de casas y el teatro romano que desde allí se ven.
 

DSC_0820


 DSC_0827
 
DSC_0828
 
DSC_0833
 

Bajando la Ciudadela, hacia el Este del centro se encuentra un teatro romano el cual es bastante impresionante. Para llegar hasta él hay que seguir por otro laberinto de calles pero sobre todo escaleras, sólo que esta vez era más cómodo por ser cuesta abajo.
No me cansaré de decir que la gente es encantadora, como hoy quizás fuera el único día que anduviéramos más tiempo solos sin el grupo ni guía, la gente nos iba parando por el camino con cualquier excusa y se ponían a charlar con nosotros, ya fueran niños o de cualquier edad, la mayoría de la gente sabía inglés (igualito que los españoles), un señor quería darnos la dirección de su casa para que nos pasáramos a tomar un te, lo que le agradecimos y rechazamos la invitación por no quedarnos más tiempo en Amman.
El Teatro Romano, es de entrada libre y es el más grande de todo Oriente y también el más imponente y mejor conservado monumento de la Philadelphia romana. Fue construido durante el reinado de Antonino Píus (138- 161 d.C) para albergar a 6000 personas.
 Hasta arriba sólo subió Rafa, el resto del grupo estábamos ya bastante destrozados para subir más escalones, nos conformamos viéndolo desde abajo y le esperamos en la placita más famosa y concurrida de la vieja ciudad, la plaza Hashemita frente al kiosco que veis en la foto con el cartel de toros.

P1040844


DSC_0845






 
P1040853


 
P1040843

 
P1040847

 
 
P1040851
 
 
PTDC0926
 


Como se aproximaba la hora de comer y un miembro del grupo se había quedado en el hotel por no encontrarse muy bien, decidimos irnos hacia allí para acompañarla, así que tomamos un taxi y comimos en un restaurante enfrente del hotel y después como aún nos quedaban algunas horas hasta que pasaran a recogernos para llevarnos al aeropuerto, nos dimos un largo paseo por la calle Garden Street, muy cerquita del hotel, gran avenida llena con soportales repleta de tiendas de todas clases.
 
 
Flashes de Amman:
 

P1040842P1040854PTDC0813  PTDC0922

SDC12787

A la 01:30 de la madrugada hora jordana salió nuestro avión (el IM 7311 de la compañía MAD) el cual nos traería sin ningún problema de regreso a nuestro país, plenos por haber pasado unos magníficos días en tierras musulmanas y también muy satisfechos por la grata experiencia de viajar en grupo.
Ir a página principal
Ir al Capítulo VIII: Amman-Betania-Amman

1 comentario:

Marta Frachia dijo...

Excelente! La información me retrotrae los recuerdos vividos! Gracias!