17 may. 2011

SICILIA: CAPÍTULO VIII-DE RAGUSA A CATANIA

 

Ir a –> Página Principal

Ir a Capítulo anterior: Capítulo VII – De Agrigento a Ragusa

Ir a Capítulo Siguiente: Capítulo IX - Catania

Día 6º – Lunes 02/05/2011

Itinerario: RAGUSA-MODICA-NOTO-SIRACUSA-CATANIA

Captura-de-pantalla-completa-1206201

De Ragusa a Modica = 15,3 Kms. 21’

De Modica a Noto = 38,2 kms. 55’

De Noto a Siracusa = 39,1 kms 43’

De Siracusa a Catania = 65,9 kms. 55’

Total Kms. del día = 159 – 2h 53’

El día de hoy auguraba ser un día muy intenso, tres ciudades muy bonitas con mucho que ver y con muy poco tiempo y además con desplazamiento a Catania que es donde teníamos el alojamiento, pero como había que sacrificar algo, pensamos que sería mejor suprimir algunos monumentos en vez de alguna ciudad completa. Bueno eso es prácticamente lo que venimos haciendo hasta ahora, no profundizamos mucho en una ciudad par poder ver más  de las que nos pillen de paso en nuestro objetivo de dar la vuelta entera a la isla.

MÓDICA

Nos fuimos para Módica, aparcamos en un aparcamiento de zona azul de la calle principal, Corso Umberto I, compramos en un estanco el ticket de dos horas , a 60 cmts./hora.

Empezamos a caminar y como siempre te encuentras gente muy amable que habla español, alguien que está casado con una venezolana, que ha estado viviendo en algún lugar de España o de Sudamérica o que ha sido emigrante en Argentina y te pueden dar unas instrucciones más precisas sobre todo de cómo ver lo más importante ahorrando el máximo de tiempo. Ese fue el caso de un señor que nos encontramos en el tabaqui que nos indicó qué ver de la ciudad.

Módica es una ciudad de unos 50.000 habitantes situada en la parte meridional de los montes ibleos. Está dividida en dos áreas Modica Alta, cuyas construcciones se encuentran escalando las rocas del monte y Modica Baja, abajo en el valle, donde un tiempo corrían dos ríos, Ianni Mauro y Pozzo dei Pruni, luego cubiertos a causa de los numerosos aluviones, donde está ahora situada la avenida Umberto, calle principal y centro histórico de la ciudad.

Comenzamos por el Duomo di San Petro, con una bella escalinata presidida por los doce apóstoles.

Duomo di San Petro

DSC_0221-Mdica3_thumb

Imagen-572_thumb11Imagen-591_thumb

DSC_0232-Mdica3_thumb DSC_0240-Mdica3_thumb

DSC_0233-Mdica3_thumb DSC_0235-Mdica3_thumb

DSC_0237-Mdica3_thumb1 DSC_0238-Mdica3_thumb

DSC_0239-Mdica3_thumb2P5029369-Mdica3_thumb1

Iglesia de Santa Mª de Belén

Continuamos por el Corso Umberto I hasta la  Piazza Principe di Napoli, donde tomamos a la izquierda hacia la calle Via Marchesa Tedeschi, 1 donde se encuentra la parroquia Santa Mª de Belén, desde ahí divisamos unas bonitas vista del Castillo de los Condes de Módica, construido en la cima sobre una roca.

P5029367-Mdica3_thumbImagen-561_thumb

DSC_0222-Mdica3_thumb

Castillo de los Condes de Módica

DSC_0224-Mdica3_thumbImagen-559_thumbDSC_0223-Mdica3_thumb

Diversos soportales, callejuelas y escalinatas de la ciudad

P5029368-Mdica3_thumbDSC_0225-Mdica3_thumbDSC_0226-Mdica3_thumb

 DSC_0228-Mdica3_thumbDSC_0230-Mdica3_thumbDSC_0231-Mdica3_thumb

DSC_0241-Mdica3_thumb

DSC_0243-Mdica3_thumb DSC_0244-Mdica3_thumb

Llegamos hasta la Catedral barroca de San Jorge, dedicada al Santo del mismo nombre, patrono de la ciudad, ubicada en el Corso de San Giorgio. Merece la pena subir la interminable escalinata con sus 280 escalones para encontrarte de pronto con esa hermosa fachada considerada una de las maravillas del barroco por su elegancia y estilismo.

Catedral de San Jorge

P5029372-Mdica3_thumb DSC_0247-Módica

DSC_0245-Mdica3_thumb DSC_0246-Mdica3_thumb

P5029373-Mdica3_thumb

 P5029376-MódicaDSC_0248-Módica

P5029375-Módica

Vistas de Módica desde la Catedral de San Jorge.

P5029374-Mdica3_thumb

DSC_0250-MódicaDSC_0251-Módica

DSC_0252-MódicaDSC_0255-Módica

Teatro Garibaldi

DSC_0253-Módica

En vista de lo famoso que es el chocolate en esta ciudad, hicimos una parada en esta Gelateria antes de tomar rumbo a nuestro siguiente destino, para probarlo, pero tengo que decir que no me gustó.

DSC_0256-MódicaImagen-595_thumb[6]

NOTO

Noto es la joya del barroco siciliano, denominado como “El jardín de la piedra”, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996.

La antigua Noto, ciudad medieval original fue destruida por el terremoto de 1693, la ciudad  actual fue construida en la pendiente de la colina;convirtiéndose en la capital siciliana del Barroco por su exuberancia y la unidad de estilo. Un lugar diseñado, según el gusto barroco de la época, con calles paralelas intercaladas entre plazas, con escalinatas, terrazas y desniveles; creando un espacio de armonía entre iglesias, palacios, conventos y casonas de piedra que, al contacto con el sol, adquieren una tonalidad dorada irrepetible.

La calle principal de Noto, el corso Vittorio Emanuele III al que se llega nada más cruzar la Puerta Real, representa el epicentro del poder eclesiástico con la catedral de S. Nicolò y las iglesias de S. Franceso, S. Chiara, S. Carlo Borromeo y S. Domenico y sus respectivos conventos.

DSC_0260-NotoDSC_0266-Noto

P5029379-Noto

DSC_0262-NotoDSC_0263-Noto

DSC_0264-NotoDSC_0265-Noto

Catedral de Noto

DSC_0270-NotoDSC_0267-Noto

P5029381-NotoDSC_0269-Noto

DSC_0272-NotoDSC_0274-Noto

Ayuntamiento de Noto

DSC_0268-Noto

DSC_0271-Noto

DSC_0273-NotoDSC_0275-Noto

DSC_0276-NotoDSC_0277-Noto

P5029384-NotoP5029385-Noto

DSC_0278-NotoDSC_0279-Noto

Puerta Nacional

DSC_0280-NotoDSC_0281-NotoDSC_0282-Noto

DSC_0283-NotoDSC_0284-Noto

DSC_0288-NotoDSC_0289-Noto

DSC_0286-NotoDSC_0293-Noto

DSC_0290-Noto

DSC_0291-NotoDSC_0292-Noto

DSC_0294-Noto

DSC_0295-NotoDSC_0296-Noto

Enoteca Emily’s Wine

DSC_0298-Noto

SIRACUSA

Al llegar a Siracusa, cuando dejamos el coche en el parking, nos tomamos unos fantásticos bocadillos de mortadela que compramos en los kioskos que había en el aparcamiento, y a continuación nos fuimos para el Parque Arqueológico.

Parque arqueológico de Neápolis.

Anfiteatro romano

Es el más grande de la isla. Data del siglo I a.c. su forma elíptica tiene una extensión de 140 x119 metros. En él todavía se pueden observar las arcadas norte y sur que servían para dar paso a los gladiadores y las fieras, la cávea para espectadores, las inscripciones en las primeras gradas y los orificios excavados en al arena para dejar las herramientas durante los espectáculos.

DSC_0301-SiracusaDSC_0302-Siracusa

DSC_0300-Siracusa

Teatro Griego

El testimonio de la arquitectura griega del siglo II a.c. Era capaz de albergar, en sus orígenes, a 15.000 espectadores. En la actualidad acoge, en verano, representaciones de tragedias y comedias de autores clásicos griegos y romanos.

P5029389-SiracusaP5029390-Siracusa

DSC_0303-SiracusaDSC_0304-Siracusa

DSC_0305-Siracusa

Las Latomías o canteras de piedra

Son grutas excavadas en las antiguas minas calizas de las que se extrajo la piedra para construir los templos de Siracusa, y que fueron utilizadas como prisiones en unas condiciones infrahumanas. La más importante es la Latomía del Paraíso, de 45 metros de profundidad.

P5029391-SiracusaP5029392-Siracusa

P5029393-SiracusaDSC_0307-Siracusa

DSC_0308-Siracusa

La oreja de Dionisio

La Oreja de Dionisio es una gruta que se encuentra en la zona de “Latomia del Paraíso” (cantera de piedra) en Siracusa. Las “latomías” (que en griego significa corte de piedra) son grandes oquedades naturales en la pared de roca caliza que fueron ensanchadas y habilitadas por antiguos habitantes de Siracusa. Las dimensiones son de 65 de largo, de 23 metros de alto y aproximadamente entre 5 y 11 metros de ancho.

Es una cueva artificial de caliza cavada en la colina de las Terrenitas y que adquirió su nombre por su similitud con una oreja humana. Dionisio usó, según la leyenda, la cueva como prisión y con la perfecta acústica de la cueva escuchaba los planes y secretos de los cautivos.

P5029394-SiracusaDSC_0322-SiracusaDSC_0319-Siracusa

DSC_0313-SiracusaDSC_0323-Siracusa

DSC_0320-SiracusaDSC_0321-SiracusaDSC_0316-Siracusa

DSC_0312-SiracusaDSC_0314-Siracusa

DSC_0310-SiracusaDSC_0311-Siracusa

DSC_0324-SiracusaDSC_0325-Siracusa

DSC_0327-SiracusaDSC_0326-Siracusa

Santuario de la Madonna delle Lacrime

Entre Piazza de la Vitoria e Via Tecrito y frente a la entrada del Museo arqueológico, se encuentra el Santuario de la Virgen de las Lagrimas de Siracusa (Santuario della Madonna delle Lacrime) signo importante de la devoción que siente la comunidad siciliana, una de las que ostenta tristemente mayor grado de analfabetismo de Italia.

Fue erigida en recuerdo al supuesto “milagro” que se produjo cuando una efigie de yeso lagrimó en la cabecera de la cama de una humilde casa.

El Santuario de la Virgen de las Lágrimas destaca más por sus proporciones que por su belleza. Criticado por parte de la comunidad siracusana es símbolo de fe para otra parte sustancial de los devotos católicos.

La realización del proyecto tardó 30 años en consumarse, y consta de una cripta y de un templo de forma cónica de 74,5 metros de diámetro y 80 de altura, coronado por una estatua de la Virgen en bronce.

Actualmente el templo de la Virgen de las Lágrimas de  Siracusa es lugar de peregrinación de fieles de todo el mundo.

DSC_0328-SiracusaDSC_0336-Siracusa

DSC_0329-Siracusa

DSC_0330-SiracusaDSC_0331-Siracusa

DSC_0333-SiracusaDSC_0334-Siracusa

DSC_0332-SiracusaDSC_0335-Siracusa

ORTIGIA (Siracusa)

El sector antiguo de la ciudad se encuentra separado por un canal, y conforma la isla de Ortigia.

DSC_0337-SiracusaDSC_0340-Siracusa

DSC_0341-SiracusaDSC_0345-Siracusa

Plaza del Duomo y Catedral de Siracusa en la Isla de Ortigia

Sobre la parte más elevada de la península de la Ortigia se planificó la Piazza del Duomo. Su media elipse contiene los edificios más representativos de Siracusa: Il Duomo, la Iglesia de Santa Lucía alla Badia, el Palacio Senatoriale (ayuntamiento), el Palacio Beneventano del Bosco, el palacio del ex-museo arqueológico, el palacio arzobispal con su biblioteca Algoniana.

La visita de Ortigia la realizamos sorteando pequeños chaparrones de lluvia pero que no impidieron ver la belleza de su casco antiguo.

DSC_0346-SiracusaDSC_0347-Siracusa

DSC_0348-Siracusa

DSC_0355-SiracusaDSC_0360-Siracusa

P5029396-SiracusaP5029397-Siracusa

DSC_0352-SiracusaDSC_0353-SiracusaDSC_0354-Siracusa

P5029398-Siracusa

P5029399-SiracusaP5029400-Siracusa

P5029401-SiracusaP5029402-SiracusaDSC_0358-Siracusa

P5029404-Siracusa

DSC_0359-SiracusaP5029403-Siracusa

Calleja de la Isla de Ortigia y Templo de Apolo en Via dell'Apollonion

DSC_0361-SiracusaDSC_0364-Siracusa

Fontana de Artemide en Piazza Archimede

P5029405-SiracusaP5029406-Siracusa

DSC_0362-SiracusaDSC_0363-Siracusa

Y cuando ya nos empezaba a anochecer, nos dirigimos a Catania que era nuestro siguiente destino.

Allí nos alojamos en el hotel que describí en el primer capitulo, y suerte que tenía aparcamiento, porque tras hacer el cheking salimos a dar una vuelta para cenar y presenciamos una desagradable experiencia, muy cerca del hotel estaba situada una comisaría de policía y en la puerta se encontraban charlando con los policías tres chicas españolas de Madrid que les habían robado todo, recién llegadas en el aeropuerto alquilaron un coche y unos individuos se les pusieron delante obligándolas a parar, se lo llevaron todo, coche, equipaje incluso bolsos de mano arrastrándolas.

Ahí nos dimos cuenta de lo peligroso que era Catania para el turista, teníamos que extremar la precaución y lo desagradable del caso era la poca cuenta que les estaba haciendo la policía y tuvimos que prestarle nuestro móviles para que llamaran a su familia y la embajada española.

Ir a –> Página Principal

Ir a Capítulo anterior: Capítulo VII – De Agrigento a Ragusa

Ir a Capítulo Siguiente: Capítulo IX - Catania

No hay comentarios: