16 sept. 2011

DÍA 6º) INVERNESS-ELGIN-DSTILERÍA GLENFIDICH- STONHAVEN-ALYTH

Día 6º) 07/09/2011 – Miércoles.

Esta mañana, cuando nos levantamos, como era el único hotel donde no llevábamos incluido el desayuno y como nos pareció un poco caro pagar 9,95 GBP, nos fuimos a desayunar a una cafetería que teníamos en la misma calle un poquito más adelante. Gran error porque las dos chicas que atendían la cafetería, no podían ser más desagradables, parece que cuando entrábamos un grupo de 6 personas se ponían nerviosas.

Después, recogimos el coche y las maletas y nos dirigimos para Elgin, antes paramos a unos 27 kms. de Inverness, en la ciudad de Nairn, pueblo costero donde descansamos un rato disfrutando de su bonito puerto.

Al llegar a Elgin, nos fuimos directamente para Alexandra Road, donde se encuentra la oficina de turismo, que también es biblioteca, situada frente al verde parque “Cooper Park” donde nos entregaron el correspondiente planito para movernos por la ciudad y nos fuimos para la Catedral, que estaba muy cerca de allí.

Al llegar a la Catedral, la chica de los tickets, muy amable y que hablaba español, nos ofreció la Explorer Pass, que ya por fin aceptamos comprarla porque con hoy eran justamente 5 días los que nos quedaban para irnos. El precio era de 25 GBP los adultos y desde ya empezaríamos a amortizarla.

La Catedral de Elgin una de las ruinas más impresionantes de Escocia. Su construcción data de finales del siglo XIII. El interior de la nave se encuentra repleto de tumbas de obispos y de alguna personalidad influyente de la época, así como la de John Shanks, la persona que logró salvar el tesoro que hoy vemos. Ver fotos

Al lado de la catedral y pegado a Cooper Park, se encuentra el Jardín Bíblico, precioso jardín con esculturas diversas que representan parábolas como la buen Pastor, Moisés y los Diez Mandamientos. Es gratis de 10 a 19:00 todos los días de mayo a septiembre.

De allí ya nos fuimos para la Hight St., para ver el centro de la ciudad. Tiene una plaza muy bonita y es una ciudad pequeñita pero con mucha vida. Después de tomarnos un café con unos sándwiches espectaculares, en el Café Ecosse, nos fuimos para recoger el coche.

Tengo que contar una anécdota sobre la policía: Por interés particular de una persona del grupo teníamos que ir al cementerio para localizar una tumba. Hasta entonces, como dije al principio, todo el tiempo había conducido el coche Jose, pero Rafa quiso darle un descanso y probar la experiencia de conducir por la izquierda. Al principio que es un poco dificultoso hasta que te acostumbras y en plena ciudad con tráfico, semáforos, gente, etc. debió de hacer algún movimiento raro que enseguida teníamos a la policía detrás parándonos. Nos entró el pánico al no conocer las normas de un país extranjero, por ir conduciendo otro conductor que no era el declarado y por llevar seis ocupantes en las plazas de cinco. Pues bien, los polis cuando se acercan nos preguntan: “are you lost?” le dijimos que sí que íbamos al cementerio y realmente no sabíamos muy bien donde estaba. Nos intentaron explicar pero dijeron, mejor os acompañamos, seguidnos, y allí fuimos escoltados por la policía sin perdernos. Llegamos al cementerio y muy amablemente se despidieron, sin pedir ningún tipo de documentación ni siquiera mirar para el interior del coche, con lo cual respiramos tranquilos y aún más asombrados por la labor que hicieron “sólo ayudar” por si estábamos perdidos, eso imposible encontrarlo en nuestro país.

Nuestro siguiente destino era la Destilería de Glenfiddich, nos decidimos por esta entre las más de sesenta destilerías que se encuentran en la región de Spayside porque nos habían dicho que era muy bonita, la más grande (o al menos la que tiene mayor producción y exportación del whisky a nivel internacional), que hablaban español y además gratis.

Por el camino tuvimos que parar en varias ocasiones para disfrutar del bucólico paisaje engrandecido por el precioso día que había salido. Campos de trigo dorado, estrechas carreteras con frondosos árboles y verdes campos con el ganado pastando.

Cuando llegamos a Glenfiddich, después de fotografiar las bonitas instalaciones exteriores, entramos a la recepción donde nos apuntaron para un tour organizado para las 14:00 horas, lástima, hay tours en español pero para a esa hora no había ninguno en nuestro idioma.

Mientras tanto nos tomamos una cerveza en el bar de la destilería y aprovechamos para ir a los aseos, visita que recomiendo, al menos el de las damas merece la pena su inspección, por su amplitud y decoración.

A las 14:00 horas, estábamos allí clavados listos para “mirar” la destilería porque lo que era entender, pillábamos poco, la verdad es que la guía tampoco se esforzaba mucho hablando despacio para que la comprendiéramos.

Fue fundada en 1886 por William Grant, la visita se inicia con una proyección donde explican los inicios por el fundador y su familia para pasar a continuación a las diferentes instalaciones donde explican todo el proceso de elaboración del dorado líquido. Ver fotos

Por último nos llevaron a otra sala para hacer las catas. Nos dan a probar tres tipos de whiskies “Glenfiddich de 12, de 15 y de 17 años”, para mí, poco entendedora de whiskies, el que más me gustó fue el de 15 años. No compramos ninguno. Los precios eran prohibitivos, no recuerdo exactamente pero los tres pasaban los 30 GBP la botella.

Después de la cerveza antes del tour y los tres chupitos de whisky con el estómago vacío, estábamos locos por tomarnos un merecido almuerzo, cogimos el coche y nos dirigimos a Dufftown, el pueblo más cercano de la destilería, con idea de comprar nuestro pan y bebidas en un supermercado para el picnic, pero hoy no nos complicamos mucho la vida, justo en la plaza del pueblo, debajo de reloj, había un merendero y muy cerca un co-perative, nuestro supermercado favorito y zas, rapidito por si alguna nube le daba por humedecer nuestro lunch, nos llenamos muy requetebién, aún con productos de nuestra tierra.

Tomamos el coche de nuevo y continuamos nuestra ruta, era el tirón más largo, porque teníamos que llegar a Alyth para dormir pero por supuesto pasando antes por Stonehaven porque no podíamos perdernos su castillo. Sí estaba un poco alejado de nuestra ruta, pero no Stonehaven sino el hotel, ya que no habíamos encontrado nada para alojarnos por esa zona, así que teníamos opción de tomar por dos caminos, vía Aberdeen bordeando la ciudad sin llegar a entrar y siguiendo la carretera de la costa hasta Stonehaven o bien cruzar por los Grampiones, nos decidimos por la primera opción que es la que nos marcaba el GPS y además pensando que cruzando el parque natural sería peor carretera y no queríamos llegar demasiado tarde ni al hotel ni al castillo para que aunque estuviera cerrado, al menos verlo con luz.

Tomamos dirección a Huntly y continuamos por la A-96 hasta Aberdeen, para tomar pasada esta ciudad la A-90 que nos llevaría directamente a Stonehaven, no se si fue un error acercarnos tanto a la ciudad de Aberdeen para tomar la carretera de la costa ya que en la circunvalación de esta nos pilló un tráfico tremendo, supongo que sería una hora punta. Hicimos unos 110 kms. aproximadamente.

Cuando llegamos a Stonehaven a unos 3 kms. más al sur se encuentra el Castillo Dunnotar, por supuesto que estaba cerrado, pero menos mal que al menos aquí dejaban la verja abierta y podíamos pasar al acantilado donde se encuentra el castillo medieval en ruinas, y ¡que vista nos encontramos! ¡¡espectacular!!

Está situado en un precipicio rocoso en un cabo en la costa nordeste, en su época fue un lugar de mucha importancia para la historia de Escocia  debido a su posición estratégica que controlaba las rutas de transporte marítimo hacia el norte y también a que por hallarse situado sobre una terraza costera controlaba los movimientos terrestres que pasaban en una estrecha franja de terreno a los pies de la terraza.

Posee como único acceso un estrecho canal de tierra que lo conecta con tierra firme, prosiguiendo por un escarpado sendero que conduce hasta una puerta fortificada.

Nos pareció realmente precioso el entorno y la ubicación, en la escasa media hora que estuvimos allí no nos cansamos de hacer fotos desde diferentes puntos queríamos inmortalizar esa imagen.  Ver fotos

De allí nos fuimos para Alyth, recorriendo los más de 80 kms. que nos separaban y llegamos al hotel, situados en un pequeño pueblecito, en plena plaza central con un bonito canal que cruzaba por delante del hotel, sobre el hotel, ya di la descripción en el apartado de alojamientos.

La cena la tomamos en el mismo hotel y nos fuimos a descansar.

 

Ir a Página principal

Ir a Rutas de Escocia.

Ir a fotos de este día

Ir a alojamientos

No hay comentarios: