15 sept. 2011

DÍA 5º) DORNIE-LAGO NESS-INVERNESS

 

Día 5º) 06/09/2011 – Martes.

Hoy amanece un día de perros, lloviendo a cántaros y con un viento de 60 Mi/h. Es lo esperado en estas tierras. Hasta ahora habíamos tenido mucha suerte con el tiempo. Nuestro destino era dirección Inverness por la carretera A-890, llegar al hotel, dejar las maletas e irnos para el Lago Ness.

El dueño del hotel, en vista del día, nos aconsejó que no tomáramos esa ruta que era peor carretera, que fuéramos hacia el sur por la A-87 y después paralelo al lago Ness por la A-82 que estaba en mejores condiciones y llegaríamos al Lago por la parte de abajo, aunque sólo hay 6 millas menos. Carretera que ya conocíamos porque era la que tomamos  cuando íbamos desde Fort William a Dornie.

Así que cambiamos nuestra ruta original por esta otra. El camino, a pesar de la poca visibilidad por la lluvia, aunque según íbamos avanzando mejoraba el tiempo, era muy bonito. Si ya siempre hay chorros de agua por las laderas de las montañas corriendo desde su cima, hoy con lluvia mucho más, eran pequeñas cascadas.

De esta manera llegamos al Lago Ness casi sin darnos cuenta, no sé si sería por la lluvia que nos pasamos Fort August y no caí en la cuenta hasta que estábamos bastante avanzados, pero bueno como ya habíamos visto dos esclusas, la de Corpach y la de Garlochy y aún nos quedaba la más importante de todas, la de Falkir, no le di más importancia.

El Lago Ness me decepcionó un poco, ocurría igual que con el Loch Lomond que esperaba ir divisándolo a lo largo del todo el recorrido por la carretera paralela al mismo, y no, lo tapaban los frondosos árboles.

Llegamos al Castillo de Urquhart una de las visitas obligadas cuando se hace la ruta del Lago Ness. Después de que aparcamos y estuvimos a punto de entrar, nos los pensamos mejor, no nos parecía muy interesante, también en ruinas, costaba 7,50 gbp y no podíamos comprar aún la Explorer Pass porque la de 7 días válida para 14, ya a estas alturas del viaje no nos era rentable y la de 3 días válida para 5 aún era pronto y no nos llegaba a los últimos días para poder ver el Castillo de Stirling, el caso es que si nos hubiera entrado dentro de la Explorer Pass, aunque sólo fuera para amortizarla, lo habríamos hecho.

Estaba bastante complicado el acceso para poder ver “algo” del Castillo desde fuera, altos muros y vegetación, por lo que después de alguna fotillo medio en condiciones, decidimos irnos para el centro de visitantes del Lago Ness que se encuentra a 2,2 Millas del Castillo.

Cuando íbamos por la Carretera camino del centro de visitantes, nos encontramos a la derecha tiendas de suvenires y restaurantes y a la izquierda una gran explanada de aparcamientos con una oficina de información turística, paramos a ver si ahí era donde daban información y se compraban los tickets para el paseo en barco por el Lago Ness.

Efectivamente, la chica de Turismo, nos dijo que los tickets los podíamos comprar justo enfrente en la tienda de suvenir, costaban 12€ un recorrido de una hora y que el patrón del barco hablaba español, que se lo dijéramos.

Nos pareció un poco caro, aunque ya había dejado de llover intensamente, sólo caían pequeños chaparrones intermitentes, y como tampoco podíamos ver muchas cosas al aire libre, al menos en el barco no nos mojábamos y así podíamos ver la mejor vista exterior del Castillo de Urquhart, la que se ve desde el lago.

Esperamos por allí hasta las 11:55, hora en que nos recogía un microbús para llevarnos al embarcadero, que está a un par de minutos de allí ya que a las 12:00 comenzaba nuestro recorrido en barco. El conductor del microbús era el mismo que el patrón del barco. A las 13:00 horas, al terminar, nos devolvía al aparcamiento.

Cuando vimos el barco, nos pareció muy pequeñito y tenía una buena zona al aire libre con la cual corrimos para tomar los sitios cubiertos, porque seríamos unos 12 pasajeros en total y no había sitio para todos, aunque al final cuando empezó a lloviznar, lógicamente nos apretujamos, no los íbamos a dejar mojándose y por supuesto, otro timo, el patrón no hablaba español y encima contestó muy desagradablemente. Quiero pensar que no fue un engaño, que un determinado patrón de un barco, posiblemente hable español, pero no tuvimos suerte de pillar ese barco ese día o que el buen señor estaba de baja. La narración de la historia, también corría a cargo del patrón, “hombre multifunciones” de la cual nos enteramos bastante poco.

Fue una turistada total, la verdad es que si no vais sobrados de tiempo o de dinero, no lo recomiendo salvo por las vistas del Castillo de Urquhart, que si entráis a verlo os podéis ahorrar la vista desde el barco.

Es la fama del lago Ness por aquello de Nessie y demás, la verdad es que después de los abundantes lagos que hemos visto a lo largo de todo nuestro viaje por Escocia hemos disfrutado de muchísimas vistas más maravillosas que las que nos ofrecía Ness.

Como el barco era pequeño y también había llovido, el agua estaba un poco revuelta y se notaba mucho el oleaje, bueno por decirlo de alguna manera, el vaivén. Lo que sí fue muy bonito es la cantidad de patos que allí hay y que se arremolinaban en el barco para que el patrón le echara pan y el arco Iris que se formó con la salida del sol y los intermitentes chaparrones. En estos días en Escocia, con este clima tan propicio para ello, hemos visto más arco iris que en muchos años en nuestra tierra.

Cuando llegamos de nuevo a los aparcamientos, decidimos que era mejor comer ya que por allí había algunos restaurantes y ya estábamos libres para irnos a Inverness.

Comimos en un Restaurante llamado The Courtyard, allí probé por primera vez los haggis, bueno realmente la única, aunque me gustaron no los volví a pedir más. Ver foto

Es un plato muy condimentado y de sabor intenso. Aunque existen muchas recetas, algunas de las cuales utilizan asaduras de ciervo, normalmente se elabora a base de asaduras de cordero u oveja (pulmón, hígado y corazón) mezcladas con cebollas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal y cocido durante varias horas..

Después de comer fuimos para el Centro de Visitantes, un bonito edificio donde había exhibiciones del Lago y un hotel llamado Drumnadrochit, donde tomamos un café. Estuvimos viendo los suvenires, pero tenía precios mucho más altos que los que habíamos visto en Fort William donde compramos nuestros regalos y ya nos dirigimos directamente para Inverness.

Nuestra llegada a Inverness fue un poco impactante pues era la primera ciudad grande, con vida, gente, tráfico y bullicio que veíamos desde nuestra llegada a Escocia. Con nuestro GPS, no nos fue complicado llegar hasta nuestro hotel, lo complicado era parar allí un momento para soltar las maletas y aparcar.

Cuando soltamos las maletas y el coche nos fuimos caminando para la zona céntrica, realmente estábamos en pleno centro pero me refiero a la zona de los monumentos y la calle peatonal, la Hight Str., llena de Centros comerciales, suvenires, restaurantes, pubs etc.

Al final de la Higs St. te encuentras con el río Ness al fondo y a la izquierda con el castillo, que parte de la vista desde ese punto está cubierta por un horrendo centro comercial moderno que han puesto justamente delante, no sé quién tendría la fantástica idea de poner ese centro comercial y cargarse la vista del castillo.

Tomamos hacia la derecha por Bank str., calle que va paralela al río Ness, disfrutando de algunos emblemáticos edificios más como iglesias y la atractiva pasarela peatonal que cruza al otro margen del río. Ver foto

Y ya nos dirigimos hacia el Castillo, aunque estaba cerrado, había que ver ese imponente edificio anaranjado y sobre todo las vistas que desde allí se veían de la catedral y el río Ness. Justamente enfrente hay un bar que se llama “La Tortilla asesina”, español por supuesto, con productos españoles a la venta y cerveza San Miguel, pero ningún camarero hablaba español. Seguimos paseando hasta la hora de cena que la tomamos en un restaurante que nos recomendó el recepcionista del hotel, fue todo un éxito, se llama Johnny Foxes, en 26 Bank Street. La comida era buenísima os recomiendo el plato estrella de mejillones con langostinos en salsa, otros de nuestro grupo tomaron el fishs and chips famoso, pero también era muy diferente a los que habíamos tomado en otros lugares, estos se parecían a las pavías de mi tierra. Posteriormente ha ido allí un amigo y quedó igualmente encantado.

Terminamos tomando unos whiskies en un pub de Hight St. que no recuerdo su nombre donde después de un partido de futbol que estaban televisando y con un fantástico ambiente, escuchamos música celta con un dueto en vivo y en directo.

Ir a página principal

Ir a Viaje Escocia

No hay comentarios: