15 sept. 2011

DÍA 4º) DORNIE-PLOCKTON-ISLA DE SKYE-DORNIE

 

Día 4º) 05/09/2011 – Lunes.

DESCRIPCIÓN

Esta mañana cuando le dijimos al dueño del Hotel Duich la ruta del día, nos recomendó que pasáramos por Plockton, (ver fotos) un pequeño pueblecito que se encuentra muy cerca de Kyle of Lochalsh, a donde teníamos que ir para tomar el puente hacia la Isla de Skye, la mayor de las islas Hébridas orientales.

Le hicimos caso y nos fuimos directamente hacia allí. No vimos mucho del pueblo pero tenía un puerto muy bonito. Desde allí ya nos dirigimos para Skye, atravesando su famoso puente que une las poblaciones de Kyleakin y Kyle Of Lochalsh y que es gratuito, porque yo había oído que había que pagar un peaje muy caro, no sé si lo habrán quitado pero el caso es que no pagamos ni un pound. Desde el puente se ven unas espectaculares vistas, lástima que no te puedes parar, está todo lleno de cámaras.

Nuestra siguiente parada fue en Breadford, para echar gasolina y tomar un cafelito, ya de ahí tomamos dirección Portree.

Realmente Portree es el único lugar de la isla que podemos considerar como un verdadero pueblo, con sus 2.500 habitantes, pues el resto de las localidades forman muy pequeñas comunidades. El nombre de Portree significa “el Puerto de Rey” en honor a Jacobo V, ya que este visito la ciudad en 1540.

Aparcamos en la plaza Somerled Square y nos fuimos caminando hacia el puerto, lo vemos desde un mirador, pues el pueblo se encuentra en lo alto de una colina, y para ir al puerto pesquero deberemos bajar por una pendiente, es la parte más bonita, sobre todo la vista desde la carretera de arriba donde ves reflejadas las casitas de colores en el agua, éstas ocupadas por restaurantes y establecimientos B&B, y los barcos pesqueros. (Ver fotos)Aquí mismo, se puede contratar una excursión en barco para poder avistar focas, delfines y pájaros en las islas cercanas.

Esa zona si me gustó, el resto era un pueblecito, normal. Allí nos volvimos a encontrar a los chicos catalanes, Olga y Dani y no sería la última vez.

Después de dejar Portree, tomamos la carretera A-855 hacia el norte, con intención de a poco más de 6 millas, pararnos en el monolito rocoso de 55 m. de altura “The old man of Storr” para verlo aunque sea desde algún mirador o desde la carretera, pero los lugares donde se divisaba bien no se podía parar y donde paramos no llegamos a verlo, lo ideal era haber tenido tiempo para subir, hablamos con unos chicos que acababan de bajar y nos dijeron que la ruta de senderismo entre subir, estar algo allí y bajar, aproximadamente una hora y media, desistimos, no teníamos tiempo, además de que caían chaparrones intermitentes y no quisimos correr el riesgo de ponernos empapados, así que sólo tengo algunas fotografías no muy cercanas y el recuerdo de las vistas en coche desde la carretera.

Varias paradas más para fotos pero principalmente la obligatoria y que recomiendo, es una que queda un poco más arriba y a la derecha, en alto y antes de llegar a Kilt Rock, es un mirador, con sitio para parar, banco para sentarse y un panel informativo de los lugares que desde ese punto se divisan. Ese lugar es fantástico Ver fotos

Llegamos al Kilt Rock, la cascada más famosa de la Isla de Skye. Kilt Rock está en realidad casi en el punto más al norte de la isla. Su nombre viene de la semejanza de sus pilares de roca que forman los mismos pliegues que los de las Kilt o faldas escocesas. Desde el mirador vemos el acantilado, el cual se engrandece por un salto de agua que cae hasta el mar. En este mirador las vistas panorámicas que tenemos son realmente bellas. Es un paisaje de naturaleza salvaje, en el que se nos mezclan las montañas verdosas y los lagos, que en realidad son lenguas de mar que interna entre múltiples pequeños islotes.

En el mirador de Kilt Rock hay también una placa con huellas de dinosaurios que nos recuerdan que en esta zona se han encontrado no hace mucho tiempo rocas fosilizadas con dicho tipo de huellas.

Ya era nuestra hora de comer, no encontrábamos un bar o restaurante donde tuvieran licencia “Full” para poder comprar una cervezas para comer, por fin, en Stafin encontramos un supermercado que en su misma puerta tenía un merendero, nos vino fantástico, allí tomamos nuestro tercer picnic en Escocia.

El siguiente lugar algo más importante a continuación era Uig, que desde ese punto había dos formas de llegar por la carretera que atraviesa a lo ancho el pico norte de la Isla de Skye o continuando por la carretera que llevábamos desde Portree, la A-855 bordeando todo ese pico por la costa, optamos por esta última aunque era algo más largo, en realidad sólo son 5 millas más pero pensamos que sería más pintoresco el divisar el mar aunque las carreteras fueran peores.

Sí, efectivamente las carreteras no eran de lo mejor, sobre todo por la estrechez, menos mal que a cada tramo nos veíamos compensados con un passing place, que es un ensanchamiento para quedarte parado y dejar paso al coche que viene de frente o al revés cuando el passing place está en el lado contrario. Eso sí, la gente encantadora, lo respetaban a rajatabla y si éramos nosotros los que cedíamos el paso, te saludaban amablemente con la mano y te ofrecían una sonrisa.

De allí nos fuimos ya directamente casi sin parar más hasta  Castillo Dunvegan, el castillo escocés más antiguo que no ha dejado de estar habitado, aunque los dueños viven en la estancia de arriba. Justo cuando llegábamos nosotros lo cerraban, desde fuera no se ve absolutamente nada, lástima porque tengo entendido que tiene unos jardines preciosos, suerte que encontramos a las empleadas de la taquilla (las reconocimos por su uniforme, no que nosotros seamos adivinos) y le preguntamos que si había algún lugar cercano donde poder divisar el castillo aunque fuera de lejos, porque ya que habíamos llegado hasta allí e irnos sin verlo…, las señoras nos dijeron que continuáramos por la misma carretera un poco más adelante y al volver la curva hay una vista muy bonita.

Les hicimos caso y efectivamente, había una vista preciosa con el lago Dunvegan delante del castillo, aunque este un poco lejos realzaba por su alta torre. Ver fotos

Después nos tomamos unos cafés y chocolates en el hotel “The Tables” en el pueblo de Dunvegan y uff el chocolate más malo que me he tomado en mi vida, eso sí un tazón de ½ litro pero agua caliente sucia.

Según mi programación, desde ese punto teníamos que ir a ver a continuación el faro de Neist Point, no quedaba demasiado lejos pero según había leído, después de llegar había que dejar el coche y hacer un buen tramo de bajada y después de subida a pie, lo que entre unas cosas y otras se nos irían como poco 1 hora y media y después llegar hasta Dornie, ya era un poco tarde así que decidimos no ir y volvernos despacito disfrutando y recreándonos con el paisaje de vuelta hacia Dornie.

Como por ejemplo con las montañas Los Cuillins, muy populares para los escaladores y montañistas, ya que los paisajes desde la cima son de los mejores que se pueden ver en toda Escocia.

Como ya también era una hora que empezaba a caer el sol, disfrutamos de unas bonitas puestas de solpor la carretera Ver fotos.

Nos fuimos directamente a Dornie para cenar en el restaurante de la noche anterior y de ahí al Hotel donde algunos terminamos rendidos y otros tomando un whisky el bar del hotel, deleitándonos Rafa con la guitarra de su hijo que el dueño le prestó .

Ir a página principal

Ir a viaje a Escocia

No hay comentarios: