23 jun. 2018

CIRCUITO OESTE AMERICANO-CAPÍTULO IV - PHOENIX - SCOTTSDALE - SEDONA - GRAN CAÑÓN.

Ir a : Página Principal
Ir a: Capítulo III
Ir a: Capítulo V

CAPÍTULO IV - PHOENIX - SCOTTSDALE- SEDONA - GRAN CAÑON
Kms. previstos: 381

DÍA 4º) Viernes- Día 08/06/2018

Recorrido del día:





En recepción a las 07:30. Salida en dirección a uno de los platos fuertes del viaje, El Cañón del Colorado", aunque antes habría paradas en algunos paisajes pintorescos.



Olvidé decir en el capítulo anterior que al inicio del viaje Paul nos pasó la lista con las excursiones opcionales. Ya sabíamos que este tipo de viajes no sólo cuesta lo que pagas en origen si no lo que lo encarecen las visitas añadidas no incluidas, pero ya contábamos con ello.



Estas fueron las excursiones que nos ofrecieron y que aceptamos todas, salvo una que cancelaron y las dos cenas, en Phoenix y en Kanab, que preferíamos pasar de los espectáculos y cenar a nuestro aire.

  • Excursión en helicóptero sobrevolando El Gran Cañón = 219 $ cada uno. Esta la aceptamos porque aunque era bastante cara, era algo que me hacía mucha ilusión y no quería que me quedara la espinita como cuando visitamos las cataratas de Iguazú.
  • Monument Valley= 50 $ c/u. También la hicimos porque a los autobuses no les está permitido el acceso y para verlo bien había que adentrarse en el valle,  por ello era imprescindible esta excursión, sino te dejaban en el Centro de visitantes.
  • Death Valley desde Las Vegas = 60 $ c/u. A esta visita  aunque nos apuntamos, Paul la canceló porque sólo éramos 4 y no le era rentable. Me dio mucha pena no  poder realizarla y también el hecho de no ofrecer ninguna alternativa con otra empresa o pagando un suplemento. Este ha sido un detalle más de las incidencias enviadas a Catai.
  • En San Francisco visita complemento de la panorámica, incluyendo además el Golden Gate, Sausalito y barco de regreso al puerto pasando por delante de Alcatraz = 40 $ c/u.
Bien, comentado esto, prosigo con el día de hoy:

Salimos en dirección norte a través del "Jardín desierto de Arizona" hacia la población de Sedona.

Paisajes desde el autobús por la Ctra. 17 (Black Canyon Fwy)






En carretera, ya desde kms. antes de Sedona, Paul nos viene advirtiendo que preparemos nuestras cámaras que vamos a encontrar paisajes maravillosos.



¡Y que razón tenía! Se trataba de unas rocas con formaciones caprichosas de color rojizo que destacaban en el horizonte,  entre otras "Bell Rock"  y "Courthouse Butte", a pocos kilómetros de Sedona.

Viniendo por la carretera AZ-179, llegando al pueblo de Oak Creek empiezas a ver las primeras formaciones.











Justo al terminar Oak Creek, hay un apartado a la derecha con parking donde se desvió el bus para hacer la parada de 10', suficiente para fotografiar de cerca estas maravillas.















A unos 9 kms. de la parada anterior de Bell Rock, se encuentra Sedona. Continuamos hasta esta población viendo los paisajes de Canyon Creek.












Poco antes de llegar a Sedona, se encuentra esta Galería Internacional de Exposiciones (Expossures International Gallery)- No nos paramos sólo las vimos desde el bus.








Puente cruzando Oak Creek




Y a continuación está Tlaquepaque, Centro comercial diseñado como si fuera un pueblo mexicano y en donde se concentran tiendas con obras de arte y artesanía de origen indígena.









En Sedona hicimos parada de 1 hora, considero que el tiempo fue excesivo teniendo en cuenta el calor que hacía y no había nada más interesante que ver que tiendas, por cierto bastante caras.

Si hubiéramos tenido algo más de tiempo podríamos haber hecho alguna pequeña ruta de senderismo o visitar Tlaquepaque, el centro comercial de arte que he mencionado anteriormente
Sedona es una población del desierto de Arizona cercana a Flagstaff, rodeada de colinas de roca rojiza, cañones profundos y bosques de pinos. Destaca por su clima templado y una comunidad artística muy activa. En la parte norte del pueblo proliferan las tiendas de estilo new age, los spas y las galerías de arte. A las afueras, hay numerosos senderos hacia el parque estatal de Red Rock, lugar donde se pueden avistar aves, hacer senderismo o disfrutar de un pícnic.










Sobre las 11:10 partimos de nuevo, esta vez rumbo a un restaurante buffet donde comeríamos. Estas son las fotos desde el bus de ese tramo.


















En unos 45' aprox. (45 kms.) llegamos al Restaurante buffet Sizzler (2105 S Milton Rd, Flagstaff, AZ 86001, EE. UU.) 14 $ cada uno, para ese precio estaba bastante bien, sin alcohol, por supuesto. A veces, es más difícil encontrar una cerveza en USA que en un país árabe.



Sobre las 13:00 horas partimos para el cañón del colorado.



Quedaban todavía casi 1,5 horas para llegar al aeropuerto donde tomaríamos el helicóptero para visualizar el cañón desde arriba.


La ruta fue por la Carretera 40 hasta tomar a la derecha por la 64. En un trayecto bastante grande se solapaba con la famosa e histórica ruta 66, fue el único tramo que pisamos de esa mítica carretera que todo el mundo quiere pasar por allí cuando viaja a la costa Oeste, pero claro eso es cuando vas por libre, el autobús para optimizar el tiempo toma por autopistas.

La empresa con la que realizamos el vuelo en helicóptero, se llama Papillon. La duración es de unos 25' pero pasan tan rápido...

Cuando llegas a sus instalaciones, pagas el viaje puesto que sólo habíamos hecho un anticipo para la reserva, este importe sí lo puedes abonar con tarjeta y a continuación te pesan y en una sala te ponen un vídeo con las medidas de seguridad, (que por una parte me parece fabuloso), son muy estrictos con lo de llevar gorro, pañuelo o algo suelto que se te pueda enganchar o caer.







El Gran Cañón del Colorado, conocido también como "Gran Cañón", es una sucesión de parajes rocosos esculpidos por el río de Colorado.
Este río junto a sus afluentes socavaron el terreno por millones de años, convirtiendo así su cauce en una obra de arte y de reconocimiento mundial, ya que en 1979 la UNESCO declaró al Cañón del Colorado patrimonio de la humanidad.

Nos montamos con nuestros amigos vascos, cuatro en total. Una vez dentro, entre el poco espacio y el apretado cinturón de seguridad, casi no te puedes girar para mirar por la ventanilla o hacer fotos y los micrófonos-auriculares no funcionaban muy bien, pero todo eso es lo de menos.





Fue espectacular, es una de las mejores experiencias a la hora de visitar el Gran Cañón viéndolo desde el aire, arriba se ve la inmensidad y la grandeza de tal maravilla de la naturaleza. Es cierto que dependiendo de la hora del día o según como esté el sol se puede ver con un colorido u otro diferente.

Sólo podía estar pendiente de la ventanilla de mi lado, era imposible a la velocidad que pasa, abarcar los dos lados y hacer fotografías y/o vídeos. Pensé que en algún punto daría la vuelta para poder divisar el otro lado, pero no fue así.
  



Debido a la profundidad del Gran Cañón, el río sólo puede ser visto desde algunos puntos panorámicos, por lo que haciendo la visita en helicóptero nos podemos sentir afortunados de verlo desde arriba.












































Una de las cosas que no me gustó fue que el helipuerto está un poco lejos de la zona bonita del cañón y hay que atravesar una amplia zona verde y el cañón propiamente dicho lo pasan muy rápido y sólo puedes ver un lado.

Al final, cuando llegamos al aeropuerto de nuevo, al piloto le habían sobrado unos minutos y nos tuvo un ratito dando vueltas por la zona verde hasta completar el tiempo. Ese tiempo lo podría haber aprovechado en la zona bonita.


Pienso que con la experiencia que deben tener podían tener más calculado el tiempo y pasar más despacito e incluso parar un momento en algún punto estratégico (ya que estos aparatos pueden hacerlo) para verlo mejor que es por lo que habíamos pagado, y no sobrevolar la zona verde.

Tampoco me gusta que no te dejen hacer fotos junto al helicóptero al bajarte o subirte. Sólo las que hacen ellos para luego vendértelas, como si no hubieran cobrado ya suficientemente caro para regalarte una foto o permitir que la hagas con tu cámara.


Con mi pequeño descontento, he puesto una nota en la famosa web "Tripadvisor" y Papillón, aunque no me ha convencido del todo su argumento, por lo menos ha tenido la gentileza de contestar.

En este enlace podéis ver mi comentario y su respuesta.



Esta fue "robada" antes de que se dieran cuenta.


Justo pasando el pueblo de Tusayan, donde nos alojaríamos esa noche y al cual volveríamos más tarde, se encuentra la entrada al Parque Nacional.

Debemos aclarar primero que hay tres partes que se pueden visitar en el Gran Cañón: West Rim, se visita desde Las Vegas, está a una distancia de 200 kms South Rim, la más visitada y según muchos, la más bonita y North Rim, la menos interesante y más alejada del Cañón. Dependiendo de dónde te encuentres y del tipo de viaje que quieras hacer, visitarás un lugar u otro

La parte que nosotros visitamos es la conocida como South Rhin o Borde sur.

Si lo que quieres ver es el Skywalk, famoso balcón mirador con suelo de cristal a más de 1.300 metros de altura, tendrás que hacerlo por la parte del West Rim, desde Las Vegas.



A mi me han quedado muchas ganas de verlo pero desde Las Vegas no tuvimos tiempo para hacer esa excursión (tampoco nos la ofrecieron) y además, cuando me enteré que no puedes hacer fotografías..... como que se me quitaron un poco las ganas.

Si se quisiera recorrer todo el cañón por carretera habría que rodearlo por completo, lo que supondría recorrer 345 kilómetros y ¡¡¡ cinco horas y media de viaje !!!


Los paisajes te dejan boquiabiertos y se han instalado en mi memoria para toda la vida.

Las recomendaciones de esta página (porque de Paul nada de nada) son: 

Si cuentas con entre una y dos horas: Visite alguno de los puntos panorámicos (Mather, Yavapai o Yaki) y sumérjase en la magnífica vista. Recorra brevemente el sendero Rim y observe los diseños cambiantes del cañón.

Nosotros tuvimos de tiempo libre unas dos horas y media aproximadamente y visitamos desde un poco antes del mirador Mather, el más concurrido, hacia la izquierda, hasta el mirador Yavapai.

Hubiéramos tenido tiempo de ver algunos miradores más, pero entonces no los disfrutas, tienes que ir deprisa y corriendo y nosotros nos recreábamos tirando fotos.























Mirador  o Punto Mather










































Aquí también vemos el río, pero muy lejos, con el zoom a tope.




Llegamos hasta el museo de Geología de Yavapai. Ubicado en el mirador de Yavapai Point, entre Grand Canyon Visitor Center y Grand Canyon Village y nos volvimos despacito para el parking donde nos esperaba el autobús.







Con esto nos despedimos del Gran Cañón. Para un tour organizado de este tipo no está mal, no me quejo, 2,5 horas caminando por las pasarelas y el paseíto en helicóptero.... pero El Cañón es mucho cañón y hay que verlo completo, con tiempo y a diferentes horas, donde cada vez que que lo miréis lo veréis diferente por las distintas luces del día.

Lo ideal es pasar un día completo en el Gran Cañón y si podeis dormir dentro del P.N. para, según he podido leer, ver sus espectaculares amaneceres, mucho mejor.



Para nosotros.... eso quedará para otro viaje.



Retrocediendo por donde habíamos venido, en 1,5 km. volvimos a Tusayan.

Nos alojamos en el Hotel CANYON PLAZA RESORT GRAND CANYON


De las instalaciones del hotel no puedo comentar nada ya que no las vimos, no pasamos por su recepción ni desayunamos. 

Al ir en grupo no tenemos que hacer el checking, nos entregan las llaves en cuanto llegamos, a veces incluso aún sin bajarnos del autobús

Aquí el Sr. Paul de nuevo, hizo una de las suyas, nos cambió de habitación, nos alojó en la última de todas, lejos de nuestro amigos y compañeros de viaje españoles.

Lo descubrimos a la mañana siguiente a través del mozo de las maletas, pero en fin, esto ya no tiene importancia, es sólo por comentar un detalle más.

Las habitaciones eran muy grandes, como casi todas y casi todo en América es enorme,  están independientes de la recepción, no se accede  por ella. Si estáis interesados lo podeis ver en el enlace anterior de booking. Es más un motel típico americano como los que vemos en las películas y como son la mayoría de los que nos hemos alojado en este viaje, salvo en las tres grandes ciudades.


Después nos fuimos a un supermercado cercano, Tusayan Store, a comprar víveres para la cena, el desayuno y algún recuerdo también cayó, ya que tenían buenos precios. 



A continuación salimos a dar una vuelta y teníamos intención de ir al Cine Imax, allí en Tusayan, muy cerquita del hotel donde ponen documentales espectaculares del cañón, pero decidimos primero tomarnos una cerveza y ya nos perdimos, se nos echó el tiempo encima.

Ahora he visto en Tripadvisor que no es para tanto (o por lo menos así me consuelo), seguro que en algún cine Imax de España también se pude ver y no lo cambiaría por el ratito tan bueno que echamos en el bar (jaja, "contentos", sí hay que disfrutar de todo, no sólo de los monumentos).

Nos llamó la atención el Restaurante mexicano "Plaza Bonita". Nos tomamos una jarra de cerveza (tamaño industrial) negra mejicana "Modelo" como ya he explicado en otro post y que nos hemos aficionado en este viaje. 

Con ella nos pusieron doritos con una salsa un poco picante buenísima y no fue nada caro, sin comparar, teniendo en cuenta que estamos en norte América. Todo lo que veis en la foto por $26,62 (22,69€). Ummmm y tenían tan buena pinta los platos que veíamos pasar,  que casi nos arrepentimos de haber comprado cena en el supermercado.




Pues nada, acabadas nuestras cervezas disfrutamos de nuestra cena en una de las habitaciones (os recuerdo que eran suites) con nuestros amigos y una agradable conversación.

Ir a : Página Principal
Ir a: Capítulo III
Ir a: Capítulo V

No hay comentarios: