25 jun. 2018

CIRCUITO OESTE AMERICANO - CAPÍTULO VI - KANAB-BRYCE CANYON-ZION-LAS VEGAS

Ir a : Página Principal
Ir a: Capítulo V
Ir a: Capítulo VII

CAPÍTULO VI - KANAB-BRYCE CANYON-ZION-LAS VEGAS

Kms. previstos: 519

DÍA 6º) Domingo- Día 10/06/2018

Recorrido del día:



Como estábamos en el estado de Utah, era una hora menos que en el resto de los lugares que visitamos y extrañamente mi teléfono no actualizó la hora, con lo cual nos levantamos bastante justos, y casualmente hoy era uno de los dos días que tuvimos desayuno buffet.


Menos mal que algo similar les debió ocurrir a casi todo el grupo, así que hubo que apresurarse, pero a las 07:30 ya estábamos dejando el Parry Lodge en dirección a Bryce Canyon.


El desayuno, bastante normalito, nada de embutidos, pero bueno para no llevarlo incluido en nuestro circuito y no esperar nada, no estuvo mal.

Estos fueron los primeros paisajes de formaciones rojas que nos encontramos en nuestra ruta de hoy circulando por la carretera UT-12.

Fotos desde el autobús.







A 102 kms.(1h10') del hotel que habíamos dejado en Kanab, tuvimos una parada técnica para baños en Red Canyon, en el Centro de Visitantes. 


Red Canyon se encuentra ubicado en la Carretera UT-12 dentro del Dixie National Forest.

La UT-12 discurre sorteando caprichosos túneles naturales, rodeados de pináculos, no tan estilizados como los del Bryce, pero muy vistosos por su intenso color rojizo mezclados entre el verde de los pinos, lo que ya te hace disfrutar no sólo del destino final sino de toda la conducción si tienes buen lugar en el autobús para ir pendiente del paisaje.

Nuestra parada fue muy breve y ya nos empezamos a quedar boquiabiertos con las formaciones rojas que estábamos viendo y nada comparado con lo que veríamos en Bryce Canyon.

Si se va con tiempo, es un bonito lugar donde te puedes adentrar por los distintos senderos, extensos y bien mantenidos, cuya información te pueden facilitar en el Centro de Visitantes. Según he podido leer si te alejas de las multitudes puedes ver áreas saturadas de tesoros geológicos.















Muy cerca de Red Canyon nada más pasarlo en dirección a  Bryce Canyon, id muy pendientes del paisaje de frente, ya que se encuentra este arco natural por debajo del cual pasa la carretera.





El Bryce Canyon National Park, se encuentra a 117 kms. a unas 2 horas aproximadamente del alojamiento de la noche anterior en Kanab.

Llegamos sobre las 09:30.
El P.N. de Bryce Canyon es una extensa reserva del sur de Utah célebre por sus formaciones rocosas rojizas en forma de chimeneas de hadas, llamadas localmente "hoodoos". La carretera principal cruza el anfiteatro de Bryce, una depresión llena de estas chimeneas de hadas situada justo debajo de la ruta de senderismo Rim Trail. 
Las mejores vistas pueden contemplarse al alba y al atardecer.








Aquí os pongo alguna información interesante que he encontrado en la web y así aprendemos todos un poco más de esta maravilla de la naturaleza, aún así si queréis ampliar más la información podeis entrar en esta página: Consejos para visitar Bryce Canyon

A pesar de su nombre, el cañón Bryce no es un cañón, ni se ha formado por la erosión de un río. Se trata de un gran anfiteatro natural que se ha creado en la ladera de la meseta de Pausagunt. Esta meseta está compuesta de roca sedimentaria. Es decir, sedimentos que con el paso de millones de años se convirtieron en roca. Pero no es roca pura, lo que le hace bastante susceptible a la erosión.
BRYCE CANYONTemblores de tierra que azotaron la zona hace millones de años, agrietaron las articulaciones o aletas que se forman en el borde de la meseta debido a la erosión. Cuando la nieve hace acto de presencia cada invierno y las temperaturas bajan por debajo de 0º C, el agua se hiela entre las fisuras y grietas, expandiéndose y rompiendo la roca más dura. 
Luego, las tormentas de verano que suelen descargar en Bryce, hacen el resto del trabajo arrastrando las tierras menos arraigadas entre las aletas o articulaciones. Y como resultado final tenemos unas estructuras geológicas únicas, llamadas hoodoos o chimenea de hadas.





La permanencia total en este maravilloso cañón desde que llegamos hasta que nos marchamos, fue de unas dos horas aproximadamente. El tiempo libre que nos dejaron, una hora y media, lo disfrutamos y aprovechamos a tope, eso sí un poco más rápido de lo que me hubiera gustado, se me hizo muy corta la visita.


Mi deseo habría sido estar toda la mañana para caminar por cada uno de sus senderos y tomarme un picnic recreándome delante de esta maravilla de la naturaleza, pero en este tipo de viajes organizados no es posible.

Teniendo en cuenta que Bryce es mucho más grande de lo que a priori parece, entre otros, hay cuatro puntos importantes para divisar el parque: "Bryce Point", "Inspiration Point", "Sunset Point" y Sunrise Point".


Evidentemente en nuestra visita de una hora y media de duración el tiempo libre del que disponíamos no daba para verlos todos y máxime si queríamos descender por alguno de los senderos para ver la parte baja del cañón.

Dada la cercanía donde nos dejó el bus, nuestros paseos fueron desde el Sunrise Point al Sunset Point por el Raim Trail, caminito que va paralelo al anfiteatro, cómodo y llano, apto incluso para sillas de ruedas.







Según he leído, no preocuparos si os ocurre como a nosotros que no tenéis tiempo de visitar todos los puntos, no es tan importante ver todos los miradores, son muy similares e igualmente espectaculares, es más interesante tener más tiempo para divisarlo en horas diferentes que es cuando más cambio se nota por las diferentes luces del día.

Aquí os pongo plano encontrado en la web mencionada anteriormente que me parece bastante práctico y descriptivo y que ojalá hubiéramos tenido nosotros allí para orientarnos mejor.

En honor a la verdad tengo que decir que aunque parezca u os de la impresión de que me estoy quejando continuamente de lo que me faltó por ver, creo que estoy sufriendo más ahora al hacer estos post por la información que estoy reuniendo.

Al desconocer la magnitud de los lugares visitados, me vine muy satisfecha con lo que me mostraron. Ahorré mucho tiempo antes del viaje  en no tener que invertir en su preparación porque no serviría de mucho. He viajado en plan  cómodo a que me enseñaran sin preocuparme de nada.


BRYCE CANYON MAPA

Fue impactante. De los dos principales senderos de bajadas hacia el cañón, que se conectan entre sí (Queens Garden Trail y Navajo Loop Trail) nosotros descendimos por el más cercano a el Sunset Point (Navajo Loop trail). Es el más duro, escarpado, zigzagueante y con más pendiente, lo tomamos por casualidad no sabíamos en ese momento ni cual era el más interesante ni el de más dificultad.

La bajada la hicimos muy deprisa, tanto, que no éramos conscientes de que todo lo que bajáramos teníamos que subirlo y para los senderistas no muy experimentados como nosotros y aún más para mí, todavía recuperándome de una operación de juanete, la subida se hizo bastante dura.

Aunque fue agotadora, sobre todo por el calor que hacía y por el estrés de querer ver el máximo de cosas posibles, volvería a hacerlo encantada después de saber lo que nos encontramos allí abajo.

Mereció muchísimo la pena y me quedé con las ganas de hacer ese segundo sendero de la parte izquierda, Queens Garden, aunque como he dicho antes se comunicaban entre sí y entonces lo desconocíamos. Lo que sí es cierto que para hacer el recorrido completo circular hacen falta unas dos horas y media, tiempo insuficiente para nosotros.


Aquellos que podáis hacerlo es recomendable iniciarlo como nosotros por Navajo Loop y terminarlo por Queens Garden Trail, donde se asciende de manera más fácil, ya que hay menos pendiente, sobre todo los que no estéis muy en forma.

En este cañón, hay tramos que se asemejan mucho y me recordó a dos viajes realizados anteriormente, me refiero a Petra en Jordania y a las chimeneas de las hadas en la Capadocia turca, llamadas igualmente como aquí. Aquellos que conozcan ambos lugares sabrán de lo que les hablo.


Inicio de Navajo Loop Trail (Bryce Canyon)








Cuando tomas el sendero Navajo Loop Trail que te lleva al fondo del Bryce Canyon, te encuentras rodeado de un paisaje surrealista con pináculos que parecen estalagmitas guardando equilibrio o puentes rosas excavados en la roca.











































Creo que lo habréis notado y vosotros mismos juzgaréis, pero como afortunadamente hay gustos para todos.... El Gran Cañón, me impresionó mucho pero estamos acostumbrados a verlo con frecuencia en la TV, y el resto, muy bonitos pero como Bryce Canyon... ninguno, para mi fue una sorpresa y un gran descubrimiento. Se lo recomiendo a todo el que vaya por esta zona que no se lo pierda.

Sobre las 11:00 emprendimos el camino de nuevo en el bus. En una hora y media paramos en una zona de servicios de la carretera estatal 89, llamada "Tienda de Regalos White Mountain Trading Post", una especie de Súper de "desavíos" y tienda de regalos, algunos bastante originales pero también me pareció un poco cara. 

Los que me conoceis sabeis de mi negatividad hacia las compras en general y a las de las paradas en esos sitios específicos de las excursiones organizadas en particular.

El parking estaba lleno de autobuses, caravanas, cochazos como el que veis en la foto y sobre todo moteros, lugar de descanso de los que realizan la ruta en este medio de transporte.




Sobre las 13:15 aproximadamente, llegamos al siguiente destino del día, el P.N. Zion.

Este parque tiene una carretera de asfalto pintada en rojo que cruza y conecta los accesos sur y este, de 10 millas de recorrido (unos 16 kms).

Con un estilo totalmente diferente de los parques que habíamos visto hasta ahora (Gran Cañón y Bryce Canyon), también es muy espectacular. 

Una de las principales diferencias con los anteriores es la forma de visualizarlos, los primeros desde arriba a través de unas pasarelas o caminos, siendo opcionalmente la bajaba y este se divisa desde abajo, siendo opcional la subida.

Como la circulación era lenta en el parque y desde el autobús se visualiza todo bastante bien, nos permitió verlo y fotografiarlo como veréis a continuación.







No obstante se hicieron dos o tres paradas en puntos más estratégicos para fotos personalizadas.














































Se pasan dos túneles pero especial atención al segundo, donde a la derecha quedan unas ventanas con vistas a la montaña, tendréis que estar atentos, ir despacio y cámara preparada si queréis tirar alguna foto porque no se puede parar.

















En esta página podéis encontrar muchos consejos útiles para visitar Zion Parque Nacional , aquellos que vayáis a echar el día haciendo impresionantes rutas de senderismos, sobre todo los más experimentados o estéis más en forma, os pongo aquí un par de fotos tomadas de esa web que me parecen realmente espectaculares:

The Narrows - Zion


refrigerator canyon Zion

Prosigo con mis fotos desde el autobús y desde las escasas mini paradas que hicimos.

 










El parque completo incluidas las paradas, tardamos en cruzarlo una hora aproximadamente.


Salimos del parque y continuamos por la carretera 9, Zion Park Boulevard, hasta enlazar con a ctra. 15. Poco antes de llegar al pueblo de San George, paramos para comer en un buffet, donde en este, a diferencia del de días anteriores, había carnes a la parrilla.

El Restaurante se llama Golden Corral, 42 S River Rd, St. George, UT 84790, esta es la dirección de donde comimos nosotros, pero como supongo que será una franquicia, hay varios repartidos por todo el país. Os pongo foto de Google:



Comimos estupendamente, incluidos unos chuletones de carne a la brasa fantásticos, eso sí, sin alcohol, pero ya casi estábamos acostumbrándonos a no esperarlo. El precio era bastante asequible 13,50$ por persona, ¡increible!


El personal era muy amable, todos encantadores y bastantes de ellos hablaban español.

No se si lo he comentado en algún otro capítulo pero aprovecho para decirlo aquí, que cuando viajéis por esta zona de américa, si no sabéis nada de inglés, no preocuparos porque os encontrareis en cada establecimiento público ya sea bar, restaurante, hotel o comercio una persona como mínimo que hablará nuestro idioma.

Tras cruzar un trocito del estado de Arizona, a las 15:42 entrábamos en el de Nevada, digo la hora porque aquí cambiábamos de uso horario, recuperábamos la hora perdida cuando entramos en Utah.






Primeras imágenes de Las Vegas desde el autobús:




La punta de la torre del Stratosphere se puede ver desde cualquier lugar del valle de Las Vegas. Luego más tarde subiriámos a su cima.






Aquí tengo que hacer un inciso. Quiero recordar que este edificio rojo de la siguiente foto nos dijo Paul que era un casino para niños (¿¿??), pues sí así nos quedamos todos de extrañados de las incoherencias de este país, pero ahora al hacer este post no encuentro nada relacionado con ello. Si alguien lo reconoce o tiene alguna información agradecería que me la pasara, me gusta contrastar la información que recibo.


























Y ya por fin llegamos a nuestro Hotel, el Excalibur.

Este complejo de hotel-casino con temática de castillo de Disney, por fuera es muy espectacular, más incluso que otros muy lujosos, pero por dentro me decepcionó mucho. 
Expongo algunas de las razones:



La situación aunque te lo quieren vender que se encuentra en el centro del Strip, no es cierto, para mi está situado un poco lejos de todos los hoteles importantes que hay que visitar.

De hecho el famoso Strip o Las Vegas Bulevar como se llama realmente, tiene una longitud de 5 kms. que van desde la torre Stratosphere en el norte, al hotel New York y MGM Grand en el sur y el Excalibur se encuentra justo al cruzar la calle aunque tiene acceso con el New York a través de una pasarela encima de la avenida.

No tiene ninguna parada de autobús muy cercana, veréis, en circunstancias normales no es que esté lejos pero con el calor tan grande que hace, cualquier distancia se hace enorme.


Es oscuro y todo enmoquetado lo que le da un aspecto antiguo y hay que hacer un doble esfuerzo para arrastrar las maletas.


 

Tiene un ambiente cargado por el tabaco y con mal olor, esto me llamó mucho la atención, en USA, que comenzó mucho antes que España el acoso anti-tabaco y luchar por un ambiente limpio, me sorprende tanto que en los casinos permitan fumar, en nuestro país a estas alturas sería inconcebible.

Aquí estoy yo simulando jugar, pero sólo simulando porque lo cierto es que no llegué a gastar ni un dólar, aunque no me gusta el juego principalmente fue por falta de tiempo.


Teníamos que atravesar todo el casino para llegar a los ascensores. Era tan enorme que costaba trabajo encontrar algo, más de una vez me perdí en la planta baja, buscando la salida correcta.

El wi-fi funcionaba bastante mal aunque a nosotros afortunadamente gracias a la tarjeta que llevábamos no nos hizo falta y algo muy importante dadas las temperaturas de allí y es que no hubiera frigorífico en la habitación.

Hacer el check-in fue muy rápido,  gracias al ir en grupo a veces tiene sus ventajas, no hay que esperar cola ni facilitar tu pasaporte ni nada. He leído que quien va por libre y llega en hora punta de entrada tiene esperas de hasta 1,5 horas.

Paul nos dio nuestras tarjetas y tras dejar las maletas en la habitación nos fuimos inmediatamente de nuevo para la recepción, para localizar un mostrador que nos dieran planos e información.

Nos atendió un chico hispano, muy amable pero estaba recién llegado, muy novato y no podía contestarnos a la mayoría de las preguntas que le hacíamos. 

Buscábamos una alternativa a la excursión de Death Valley que no pudimos realizar con la empresa de Paul, intentamos preguntarle si en ese hotel u otro ofrecían excursiones a lugares cercanos, o bien si había agencia de viajes, pues de eso no tenía ni idea, así que el empleado se limitó a entregarnos los planos y darnos una amplia información sobre el sistema de autobuses, eso sí, ahí se esmeró el muchacho.

Cuando se viaja a Las Vegas uno debe estar preparado para largas caminatas por los hoteles, los centros comerciales y el Strip, porque aunque parezca que la calle no es larga, lo es y mucho, entre lo que andas, subes y bajas escaleras mecánicas, pasas por puentes para cruzar calzadas… se hace interminable.


Por eso decidimos coger un autobús, aunque en según qué tramo va lento por el tráfico, a veces mejor, si coges buen sitio en el autobús, como por ejemplo la parte delantera de la segunda planta, así te da tiempo a recrearte en el exterior de los edificios con mayor panorámica que a la altura de la calle y hacer fotografías.

De acuerdo a la información que nos dio el chico novato del Excalibur, la mejor manera de moverse por Las Vegas, son los autobuses de la compañía RTC. Hay dos: The Deuce y Strip & Downtown Express.

Puedes coger cualquiera de los dos aunque The Deuce hace más paradas por todos los hoteles más populares. Si tienes que hacer un tramo largo preferible coger el otro, va más rápido. 

Tienen una frecuencia de 15 minutos y Las tarifas son: 

Pase Strip de 2 horas: 6$ / de 24 horas: 8$ / De tres días: 20$ 

No se puede comprar el billete en el autobús. Debes comprarlo en unas máquinas expendedoras que hay en todas las paradas y llevar el importe exacto o pagar con tarjeta como hicimos nosotros.

Hay billetes con descuento para jóvenes de 6 a 17 años y personas mayores de 60 años, esto entonces nosotros no lo sabíamos podíamos habernos beneficiado, llevábamos un miembro que reunía esa característica, pero bueno en definitiva esto realmente no me pareció caro. Los niños menores de 5 años viajan gratis.

Plano de los dos autobuses de Sur a Norte y de Norte a Sur:





Hechas estas aclaraciones que considero importantes, es evidente que nosotros optamos por comprar el de 24 horas, es mucho más rentable.

Así que nos fuimos a la parada del bus del Hotel MGM (Metro Golden Mayer), donde hay una máquina donde sacar los billetes.


Cuando llegó el autobús, validamos el ticket hasta las 19:00 horas del día siguiente.








Fotos desde el autobús:








Nos bajamos en la parada de la Torre Estratosfera. 


La Stratosphere Tower-Casino Resort Hotel es un edificio de 113 plantas, que abrió sus puertas en 1996. Se encuentra en Las Vegas Boulevard en la parte norte del Strip, dispone de una torre-observatorio de 350 metros de altura y está a 3 km del Fremont Street Experience.




Cuando llegamos, algunos intrépidos de la adrenalina estaban tirándose en caída libre con una cuerda, daba miedo verlos. 


Decidimos entrar. Pagamos nuestra entrada, 29$ cada uno, aunque una fue a 19$, precio reducido por mayor. 

Sí una pasada por sólo por ver el mirador. Aunque nuestro ticket no especificaba nada, ahora me queda la duda de si la entrada que pagamos fue con alguna atracción incluida porque los precios que veo en Internet todos son más baratos, no se si no están actualizados. Lo comento para los que tengáis interés en subir estéis atentos no vaya a ser que nosotros pagáramos de más por el no dominio del idioma

Tomamos nuestro ascensor de alta velocidad y en un pis pas habíamos subido más de 100 pisos.

Es la torre de observación más alta del país. Desde sus plataformas exteriores e interiores se puede disfrutar de una panorámica de 360ª de toda la ciudad y el desierto de Nevada. 

La vista desde el piso 109 es verdaderamente espectacular, y si bonita es de día, aún más fantástica de noche. 













La Stratosphere Tower no ofrece solamente vistas. Los gestores del hotel han creado una serie de emocionantes atracciones que aprovechan la altura para añadir dramatismo y locura a la experiencia.

X Scream: Es una forma de caída libre pero algo más segura. Es el ride más nuevo en Las Vegas. 

Los que se atreven a subir estarán en el aire a 265 metros sobre el suelo, y luego caerán toda esa altura en un minuto a una velocidad de 50 km/h por hora.

Los pasajeros se suben a un vagón que tiene cupo para ocho personas, va por un carril, el brazo se extiende hasta 9 metros en el vacío. Debe ser de infarto.










Bigshoot: Una auténtica locura. Un elevador con caída libre en la cúspide de la torre. Baja en segundos una altura de decenas de metros y somete tu cuerpo a fuerzas “g”, como pilotos o astronautas. 


Insanity the Ride: Situada a 900 pies (274 m) es la segunda atracción más alta del mundo, hace que las personas cuelguen sobre el borde de la torre y luego gira circularmente a aproximadamente 40 millas por hora.





Además de estas atracciones están el Hight Roller, la montaña rusa, el Skyjump, la caída libre más alta del mundo, salto al vacío en una cuerda desde la planta 108 .







Permanecimos un rato más viendo como anochecía y como seguían sin parar llegando clientes a las distintas osadas atracciones.























Nos bajamos al piso 106 al restaurante observatorio giratorio llamado "Top of the World" (la cima del mundo). Allí nos tomamos una cerveza observando nuevamente las vistas a 360º donde esta vez nos giraban, no caminábamos nosotros.

Estábamos tan a gusto allí que nos arrepentimos de no haber hecho reserva y haber cenado. Era un sitio espectacular, además nos hubiéramos ahorrado un 15% en el precio de la subida de la torre. Aunque ahora al ver el precio en una web, ya no me he quedado tan apesadumbrada, el costo por comensal ronda los 100$.

A continuación tomamos de nuevo el autobús para dirigirnos con dirección norte, a la última de las más interesantes atracciones de Las Vegas.


Fremont Street Experience, (La Experiencia de la Calle Fremont), y realmente puedo decir que en efecto es toda una experiencia.

La Experiencia Fremont ocupa cinco manzanas. La gran atracción es la pantalla gigante abovedada que por la noche ofrece espectáculos audiovisuales con los grandes éxitos del rock mundial (Queen, Kiss…)  

Es un lugar para pasear, comer barato, ver gente rara, oír música en directo y sobre todo para disfrutar de un espectáculo único, la pantalla más grande del mundo.

 Crear la Experiencia de la Calle Fremont fue una decisión de varios hoteles y casinos cercanos para reactivar el turismo en la zona vieja de Las Vegas. La primera exhibición fue el 14 de diciembre de 1995, más tarde se instaló el escenario y el sistema de sonido. A mediados de 2004 se comenzó la ampliación para dar lugar a lo que hoy se puede encontrar allí. 
Actualmente, la pantalla situada en la bóveda tiene más de 12 millones de bombillas led y 220 altavoces. En esta pantalla se representan por las noches diversas escenas que evocan a Las Vegas.
Fue algo espectacular, neones a tutipleni. Es un impacto visual, una explosión de luz, sonido, no sabría explicarlo, pero a la vez, para mi fue irritante porque había conciertos en directo y música a tope, mis oídos no aguantaban tantos decibelios. 




No sabia para donde mirar si  a los cantantes, la tirolina, los establecimientos, la gente rara que paseaba o mirar al techo abovedado, continuamente cambiante de colores que incluso los más atrevidos ponían sus fotos y mensajes de amor, no se exactamente como funciona porque no permanecimos demasiado tiempo.

Íbamos sin cenar e intentábamos hacerlo allí pero en la calle principal era imposible por lo que he comentado antes, así que tuvimos que salirnos un poco del bullicio y encontrar un local de comida rápida para picar algo. Fue una pizzería. 


Realmente me hubiera gustado estar más tiempo allí y pasear por algunas más de sus calles. Parte del espectáculo es su público extravagante, también chabacano para mi gusto, muchos borrachos y gente colgada con policías vigilando el orden, pero no se si era un poco tarde y era hora punta donde los espectáculos estaban a tope, quizás a una hora más temprano hubiera menos ruido.




De regreso pasamos de nuevo por la loca calle Fremont, viendo algunas extravagancias del lugar y nos fuimos hacia la parada del bus, que nos dejó a la altura del Hotel New York y de ahí caminando unos metros hasta el Excalibur.







No hay comentarios: